Muy Tecno Lunes, 25 de septiembre de 2017

¡Manden desnudos! el insólito pedido de un virus para liberar la info que roba de la PC

Advierten que un código malicioso encripta datos personales del usuario y tiene ese tipo de requerimientos para liberarlos. Cómo protegerse.

Por Télam

Un código malicioso que simula ser un ransomware -como se conoce al malware que encripta dispositivos y los libera tras exigir un pago- solicita fotos de desnudos para liberar el acceso a las computadoras infectadas, advirtió un especialista de una reconocida empresa de ciberseguridad, situación que, según una activista digital, "impacta violentamente con mas fuerza" sobre las mujeres.

"Si bien el negocio del ransomware se sostiene y evoluciona gracias a las recompensas que son pagadas por las víctimas, hoy hemos visto una muestra denominada nRansom que demanda a sus víctimas el pago a través de sus propias fotos privadas (desnudos)", señaló a Télam Santiago Pontiroli, analista de Seguridad del equipo de Investigación y Análisis de América Latina de Kaspersky.

El mensaje de los ciberdelincuentes que logró capturar el grupo de investigadores de ransomware "MalwareHunterTeam" dice: "Tu computadora ha sido bloqueada. Debes enviar al menos 10 fotografías en las que aparezcas desnudo. Después de esto, tendremos que verificar que las fotografías son tuyas. Una vez que hayan sido verificadas te daremos el código que desbloquea tu equipo y venderemos tus imágenes en la deep web".

Pontiroli aclaró que "este código malicioso parece ser más una broma que una verdadera amenaza, ya que no cifra los archivos, solo bloquea el acceso al escritorio de Windows mientras se está ejecutando. Sin embargo, se puede desbloquear fácilmente introduciendo la contraseña '12345'", algo que las personas afectadas desconocen.

No obstante, el especialista consideró que "esta muestra es interesante para analizar pero sin mayores complicaciones para los usuarios. La pregunta que verdaderamente deberíamos hacernos es: ¿Qué sucederá cuando realmente un individuo con intenciones maliciosas libere un código de este estilo pero que verdaderamente haya sido diseñado con el objetivo de dañar y extorsionar"".

Al respecto, la argentina Florencia Goldsman, licenciada en Comunicación e integrante del grupo de investigación en Ciberculturas y Géneros ( Gig@) de la Universidad Federal de Bahía, Brasil, consideró este episodio como "una muestra del recrudecimiento del intento de control de los cuerpos y la intimidad de las personas".

Para la activista "este violencia en las vidas digitales recae con mas fuerza sobre las mujeres y personas de la diversidad sexual".

"Como mujeres que trabajamos y politizamos las tecnologías sostenemos que Internet, así como la fotografía y el arte digital en todas sus variantes, son herramientas para la expresión de nuestra sexualidad y erotismo.Por tanto, nadie puede quitarnos el derecho de vivir la sexualidad como mejor nos parezca", destacó la activista.

"Menos aún ejerciendo extorsiones como ésta, que se traducen en violencia patriarcal al pedir como rescate imágenes íntimas, o al intentar registrar, almacenar y publicar material gráfico sexual sin el consentimiento de las personas, añadió Goldsman.

Destacó asimismo que "el fenómeno extorsivo de la divulgación de material gráfico y audiovisual de tinte erótico o explícitamente sexual sin consentimiento y sin propósito legítimo (en general con la intención de humillar, intimidar o presionar a la víctima) se viene registrando desde hace varios años con la expresiónpornografía de venganza'".

La profesional recomendó indagar en acoso.online que brinda pautas concretas para evitar la caer en esta situación. También propuso revisar www.codingrights.org/pt/manda-nudes, una web en portugués que ofrece una guía sexual de seguridad digital.