Vecinos Viernes, 19 de mayo de 2017

Vándalos destrozaron mesas de una plaza que aún no fue inaugurada en Luzuriaga

Vecinos del barrio Ferroviario esperaron más de 25 años por esta obra. "Estamos muy dolidos", dicen y reclaman por más presencia policial.

Por Rodrigo Cuello

La plaza, punto central, de encuentro, la “cara” de cada barrio. Sobre todo mendocino.

Con ese sentido de pertenencia, la unión vecinal del barrio Ferroviario, uno de los más antiguos de Luzuriaga, anunció una noticia esperada por años: la Municipalidad de Maipú había incluido en el presupuesto la remodelación de la plaza barrial. Las obras arrancaron en octubre de 2016.

Sin embargo, la alegría de los vecinos mutó rápidamente a tristeza cuando descubrieron que vándalos habían atacado el predio: desconocidos destrozaron tres mesas recién construidas valuadas en 25.000 pesos cada una, pintaron el futuro mástil y sacaron adoquines para romper los flamantes canteros.

“Esta es una obra que estuvimos esperando por más de 25 años, todo el barrio está muy dolido”, contó el presidente de la unión vecinal, Augusto Durán.

La obra completa, licitada por 2.800.000 pesos, incluye, además de la plaza, la edificación de un salón de usos múltiples y la renovación de la cancha de fútbol (pasará de suelo de tierra a césped sintético) donde decenas de chicos asisten a la escuelita barrial.

“Nos reunimos con preventores y efectivos de la comisaría y les solicitamos más presencia policial, al menos hasta el día de la inauguración, que será a principios de julio”, detalló Durán.

El pulmón del barrio lleva el nombre de “Capitán José Daniel Vázquez”, un ex vecino y héroe de Malvinas caído en combate.

 

 

“Nosotros nos criamos jugando acá, queremos y cuidamos mucho nuestro lugar. No entendemos cómo pueden romper todo sin ninguna razón”, relató dolido Gustavo, un vecino de 30 años.

“Ya hablamos con la arquitecta encargada de la obra y nos aseguró que el municipio va a pagar los daños y la plaza se va inaugurar con todo nuevo. Pero esto pasa por otro lado; queremos transmitir el sentido de pertenencia para los chicos del barrio y todos los que vengan a disfrutar de este espacio”, confesó el presidente vecinal.

Por el momento las refacciones están enfocadas en el centro del predio, en unos días los obreros se moverán unos metros y comenzarán a nivelar el suelo para colocar la césped sintético en la cancha. Pero acá surge otro problema.

“El cierre perimetral de la cancha lo va a realizar personal d e la municipalidad, pero tienen que esperar que la empresa privada termine todas las refacciones y tenemos miedo de que destruyan también la cancha de fútbol”, advirtió Durán. 

"Lo único que pedimos y queremos es que respeten este lugar que es de todos y para todos”, finalizó el el presidente d ella unión vecinal del barrio, Augusto Durán.