• Domingo, 27 de noviembre de 2016
  • Edición impresa

Unimog... “no necesita un camino, sólo una misión”

Cumple años un único en su especie: fue ideado como una mezcla entre tractor y camión ligero, pero para ser usado como utilitario. Sigue marcando el rumbo...

Eduardo Ayassa - eayassa@losandes.com.ar

Universal Motor Gerät, es la abreviatura de Unimog (es decir un "dispositivo motorizado de uso universal", en alemán, su lengua de origen), y que fue creado, como prototipo, hace 70 años, por Mercedes.

Según la historia fue ideado como una mezcla entre tractor (tracción en las cuatro ruedas iguales) y camión ligero, para ser utilizado en todo terreno, pero principalmente en la agricultura.

Tenía y aún mantiene un montaje de frente, un espacio abierto en la parte posterior y el lugar reservado para la carga en el centro.

Nació con un propulsor de 4 cilindros y 1,7 litros, que generaba solo 25 caballos, para alcanzar una velocidad de 50 km/h.

Mientras que el modelo actual viene con un motor de cinco litros que genera hasta 231 CV, un par motor de 900 Nm, acoplado a una caja de cambios de ocho velocidades.

Y es Dieter Zetsche, CEO de Daimler, quien resume las propiedades de este vehículo, al señalar que  "No necesita un camino, sólo una misión".

Según fuentes originadas en la ciudad alemana de Gaggenau, todo comenzó en 1944, cuando el ingeniero alemán Albert Friedrich, quien dirigía la planta de motores para aviación de la Daimler-Benz AG, empezó a desarrollar los primeros estudios del nuevo vehículo. 

A finales del verano de 1945, junto con su socio Heinrich Roessler ideó un pliego de condiciones y criterios para su construcción, pensando que el Unimog "en caso de emergencia" podría reemplazar  al tractor, la furgoneta o el coche.

 

 

Entre socios

Fue necesario buscar otro socio y el primero de la lista fue la empresa "Eberhard & Söhne" en Schwäbisch Hall, donde, finalmente en el otoño de 1946 se construyeron los primeros diez prototipos.

Más adelante, el proyecto pasó a los hermanos Boehringer en la ciudad de Göppingen, donde se inició la producción a fines de 1947. La fuerza motriz, sin embargo, debía seguir viniendo de Stuttgart, ya que el motor elegido era un diesel de Daimler.

La reacción del público en el estreno en 1948 fue abrumadora y no paraban de llegar pedidos. 

Para satisfacer la demanda con rapidez, la fábrica en Göppingen debía montado 40 Unimog al mes. Pero Boehringer no pudo solventar los 20 millones de marcos que se necesitaban en aquel momento.

Entonces, Daimler volvió al ruedo y se acordó que en vez de suministros de motores a largo plazo, los alemanes iban a hacerse cargo de la fabricación completa del vehículo.

Con el tiempo, la gama de modelos estaba tan ramificada, la producción era tan compleja y la construcción era tan distinta a todos los demás vehículos de Mercedes, que solo por muy poco el proyecto Unimnog se salvó de la quiebra.

Damiler detuvo la producción en la planta de Gaggenau en 2002 y la llevó a la fábrica de camiones a Wörth, donde simplificó y unificó la producción y logró volver a reactivar las ventas.

El Unimog ya es un clásico, según lo señala Michael Wessel, quien en 1993 fundó el club Unimog en Gaggenau (hoy con más de 6.500 miembros distribuidos en 34 paises).

 

La versión local

Entre 1972 a 1976 en el país se fabricaron 2.872 unidades para la versión civil, mientras que el Ejercito Argentino sumó 2.850 vehículos del modelo 416, distribuidos entre ambulancias y de carga.

El pasado mes de setiembre la fuerza presentó una subasta de dos Mercedes-Benz Unimog, modelo 1970, que habían cumplido tareas en el Batallón Logístico de Paraná (Entre Ríos).

Se ofrecían con  doble tracción permanente y motores 421, pero aclarando que las dos unidades estaban fuera de funcionamiento, por eso su precio de base fue de 40 mil pesos.