Policiales Miércoles, 13 de septiembre de 2017

Un “okupa” y su hermano policía, acusados de recaudar casi $100 mil en la pensión allanada

Administraban con amenazas el inmueble allanado en Cuarta Sección de Ciudad. Usurparon el lugar en 2015 y lo transformaron en “aguantadero”

Por Redacción LA

Un joven de 28 años y su hermano policía son los acusados de administrar la pensión que funcionaba como “aguantadero” y que esta mañana fue allanada en la Cuarta Sección de Ciudad. La dupla recaudaba casi 100.000 pesos por mes mediante extorsiones, amenazas y negocios “turbios”.

El allanamiento realizado hoy por distintas divisiones de la Dirección de Investigaciones surgió como respuesta a un cúmulo de denuncias realizadas hace tiempo. Minimarkets, taxistas, hoteles y transeúntes eran las víctimas frecuentes de muchos de los que habitaban en la pensión ubicada en la esquina de Rioja y Alberdi de Ciudad.

“Sabíamos que era aguantadero. Hay víctimas que cuentan que los han seguido y han llegado ahí o los perdían de vista en esa cuadra”, contó a Los Andes una fuente ligada a la causa.

 

 

La investigación iniciada les permitió a los pesquisas saber que quien estaba a cargo de la pensión era un joven de 28 años llamado Maximiliano Bastías. Sobre el acusado, quien fue detenido esta mañana durante el operativo y permanece alojado en los calabozos de la Oficina Fiscal 13 de Capital, pesaba una orden de detención por amenazas agravadas por el uso de arma de fuego y usurpación.

Bastías es hijo de un suboficial de la Policía de Mendoza y hermano de un auxiliar de la Fuerza, a quien testigos y víctimas señalan como quien llegaba a principios de cada mes a cobrar. Los relatos describen a un hombre que, con una pistola 9mm en la cintura, amedrentaba a los inquilinos y los amenazaba con expulsarlos si no pagaban a tiempo.

Ese sujeto acompañaba siempre al “okupa” a realizar la recaudación. Incluso lo hizo esta mañana momentos antes de que llegaran sus pares. En ocasiones, los “administradores” apelaban a órdenes de desalojo truchas en caso de que los inquilinos no se pusieran al día con la renta de la habitación. “Maximiliano ponía la cara pero el que estaba a cargo es el hermano”, arriesgan los sabuesos.

 

 

“Maximiliano Bastías entró como inquilino, amenazó a los dueños a punta de pistola y se quedó con la pensión en 2015. Empezó a cobrar la habitación desde 2.000 hasta 5.000 pesos y corrió a los antiguos inquilinos”, describió una fuente. Carlos Benavidez, abogado del dueño del inmueble, confirmó los hechos y agregó que la encargada del lugar también fue amenazada hace dos años.

“Bastías llevó muchos delincuentones a la pensión, en su mayoría asaltantes, pungas y prostitutas. Metió un polirubro de delincuentes”, ejemplificó un investigador.

"Empezó a cobrar la habitación desde 2.000 hasta 5.000 pesos y corrió a los antiguos inquilinos”

 

Casi 100.000 pesos por mes

La administración de las 32 habitaciones con que contaba el complejo les permitía al acusado y a su hermano recaudar más de 90.000 pesos por mes, según tienen acreditado los pesquisas. Pero no todos los inquilinos eran delincuentes. En el lugar también vivían familias humildes, niños, ancianos y discapacitados que no tenían otro lugar adonde ir. Esa personas sufrían las extorsiones de los acusados.

“Ha habido un alto nivel de ineptitud por parte del Poder Judicial. Hace mucho tiempo se podían haber pedido medidas que no se pedían. Uno pasaba por la puerta y lo veía a Bastías. Todo el mundo sabía lo que pasaba ahí y nadie hacia nada”, añadió Benavidez.

 

 

“No descarto en absoluto que nadie haya hecho nada porque hubiera un policía involucrado. Hay que ver que hace ahora el Ministerio de Seguridad con los familiares policías del detenido, que al parecer han estado involucrados”, concluyó el abogado.

Junto a Bastías esta mañana fueron apresados otros siete sujetos, según informó Seguridad. Con el correr de las horas esos aprehendidos recuperaron la libertad. El único que quedó con captura firme fue el violento “okupa”, quien tiene antecedentes penales cuando era menor de edad por hurtos.