• Miércoles, 11 de enero de 2017
  • Edición impresa

Un “error” que terminó con la vida de una joven madre

La Corte, por estas horas, inició una investigación para determinar responsabilidades en la libertad anticipada dada al ladrón que, escapando de la Policía, mató a una mujer en Las Heras.

Eduardo Luis Ayassa - eayassa@losandes.com.ar

“Si hubo errores habrá que ver qué tipo de errores existieron y, principalmente, conocer quiénes fueron los responsables de ello. Es decir, se investigará la cadena de responsabilidades”.

Así lo manifestó José Valerio, en su calidad de presidente de la Corte, en una conferencia de prensa que trató en exclusiva el caso de Horacio Rodríguez, el ladrón de 26 años que, tras robar un auto en el barrio Tamarindos de Las Heras, impactó contra una parada de ómnibus, atropellando a Marina Ayelén Arias, de 20 años, quien murió horas después, y también a su hijo, que por estas horas sigue internado en grave estado en el hospital materno infantil Humberto Notti.

Precisamente, Valerio confió haber estado reunido, en horas del mediodía, con los familiares de Arias-Echegaray, comprometiendo la Corte informarle a ellos sobre el avance de esta causa.

 

La respuesta

El integrante de la Corte recientemente nombrado salió de esta forma a “responder” las declaraciones del subsecretario de Justicia, Marcelo D'Agostino, quien ventiló que Rodríguez debería haber estado detenido hasta el 2019, pero “por un error de cálculo” estaba en libertad en agosto pasado.

Acompañado por el procurador Alejandro Gullé, Santiago Felipe Brennan, relator de la Corte, y Felipe Manganiello, secretario administrativo del alto Tribunal, Valerio aseguró que se está trabajando sobre el tema “desde el mismo domingo en horas de la mañana”, afirmando que ese día se pidió el expediente “que estaba archivado en la ex bodega Giol”, el que fue rescatado por personal de la Corte, acompañado por empleados de la 5° Cámara del Crimen.

 

 

El cómputo de la pena

Los magistrados, cada uno a su turno, consideraron que la razón de la liberación anticipada de Rodríguez de la cárcel fue como consecuencia “de un error” en la elaboración del cómputo de la sentencia del joven, que sumaba 12 años y medio.

Y lo explicaron señalando que “estamos abocados a la investigación de las responsabilidades en estos actos judiciales para saber quiénes participaron. Hubo errores y se establecerán las sanciones de acuerdo a las responsabilidades de las partes involucradas", informó Valerio, quien a renglón seguido admitió que "el cómputo es un paso administrativo y es un sistema antiguo que queremos sustituir para que no vuelvan a ocurrir estos casos.

La Justicia burocrática escrita hace que los secretarios revisen el cómputo y el juez lo vuelva a leer, pero a veces no lo hacen".

 

También los fiscales

Por su parte, Gullé anticipó que también se ha abierto una investigación desde la Procuración, señalando que “pudo haber una equivocación” ocurrida en ausencia del fiscal Ricardo Bianchi (titular de la 5° Fiscalía de Cámara) y que fue refrendada por dos fiscales subrogantes: María Luisa Cannata y Anabel Orozco, pero que no alteraron el cómputo dado por el Tribunal.

Sin aventurar una respuesta definitiva, el procurador general remató diciendo: “No sé si hubo un error voluntario o involuntario, pero, por las víctimas y la sociedad debe ser aclarado”.

 

Un pedido de libertad que rechazaron

De acuerdo a lo explicado por José Valerio en conferencia de prensa, en este proceso puramente administrativo se unificaron dos penas contra el hoy detenido Rodríguez: una, la primera, del año 2009 (por tres causas), donde fue condenado a 8 años, y una segunda condena -del año 2012-  relacionada a hechos cometidos cuando era menor de edad y que terminaron siendo unificadas en 12 años y 6 meses de prisión, pena que se cumpliría en el 2019.

En junio del año pasado, la defensa de Rodríguez pidió su libertad condicional, beneficio que fue rechazado por la “mala conducta” del detenido.

Sin embargo, un par de meses después se le dio la libertad condicional.