Más Deportes Martes, 14 de marzo de 2017 | Edición impresa

Un comienzo con incertidumbre en el Zonal cuyano

Hubo preocupación por el número de autos que se presentó. La Asociación de Pilotos, con dudas.

Por Diego Rafael Espósito - desposito@losandes.com.ar

La actividad ya dio el primer paso en el vigente calendario y no caminó con tranquilidad, dejando incertidumbre entre los que componen el Zonal Cuyano más allá que una nueva categoría se agregó al evento.

El ingreso del Turismo Promocional Fiat fue el saldo positivo de la cita realizada en el autódromo de San Martín, con 14 inscriptos y 11 tomando parte de la serie y la competencia final que ganó Maximiliano Martínez, el monarca de Fórmula 1100 que nuevamente estrenó una divisional con éxito.

Los cambios en el reglamento se notaron en la Clase 2, donde todos los vehículos llevan motor Audi desde 2017. Solamente 10 autos fueron de la partida en la jornada de tres días.

Y pensar que el 6 de marzo del año pasado, cuando la actividad actuó de telonera del TC 2000 para inaugurar su temporada, hubo 24 pilotos en pista.

Venció Pablo Malizia, protagonizando una brillante remontada y un toque con Gustavo Santibáñez que generó polémica hasta que los comisarios deportivos resolvieron la situación a favor del sanrafaelino.

En relación a aquel inicio de 2016, el TC Cuyano mantuvo la cantidad de unidades. Otra vez se presentaron 17 volantes (2 no participaron de la final) y lo más importante fue que Dodge volvió a la victoria -no ganaba desde julio de 2013- de la mano de Gerardo Martín. 

El sanmartiniano estuvo a punto de dejar la actividad tras el impresionante vuelco que terminó destruyendo su Ford en el cierre de 2016, pero apostó al auto que conducía Hugo González (ahora en la faz técnica de Federación) y se llevó un triunfo que jamás olvidará.

De todas formas, el TC Cuyano apuesta al incremento del parque automotor tal como sucedió en la última cita del torneo anterior, la cual contó con 30 inscriptos. Esa impresionante cifra obligó a pensar en las series que finalmente se llevaron a cabo por primera vez el pasado sábado.

También resultó la primera vez para el Turismo Pista integrado solamente por los Fiat Uno. Fue la categoría que más vehículos presentó con 19 y William Sánchez cantó victoria a raíz de la exclusión -en la técnica- de Facundo Uzarralde que se había mostrado imbatible desde el primer día.

Al circuito Jorge Ángel Pena se acercaron 60 pilotos. Es decir, 18 menos que en relación al primer compromiso de 2016. Aunque no hay que olvidarse que la Clase 1 confirmó su ausencia con anticipación (¿emigrará al Zonal Puntano o reaparecerá en la segunda fecha?) y la Fórmula 1100 ya no formará parte del Zonal Cuyano.

 

Apostar pese al presente 

Párrafo aparte para la Asociación de Pilotos con Abdo Girala a la cabeza. Al terminar las carreras, la organización de cada evento puso en duda su continuidad pero no quiere bajar los brazos. Tanto es así que, rápidamente, el presidente decidió cambiar el escenario de la próxima fecha: en vez de viajar a San Luis para el 15 y 16 de abril, optó por otra cita en el Este provincial para tratar de elevar el número de pilotos que dejó más dudas que certezas en el arranque.

 

La gente no acompañó en gran número

La presencia del público no causó asombro como en muchas fechas del año pasado. Algunas personas entre la primera y segunda curvas, unos pocos en la recta principal y otros sobre el curvón peraltado. En el perímetro del autódromo, la gente no acudió en gran número y se notó.

Uno de los factores fue la poca difusión de la primera fecha. Si bien en las redes sociales fue fuerte la promoción del comienzo de temporada, en la ciudad de San Martín faltaron carteles, pasacalles y promotoras que invitaran al espectáculo de tres días.

A favor, los precios de las entradas. Eran accesibles ya que para adquirir una general había que pagar 50 pesos (con otros 50 para el estacionamiento) y para ingresar a boxes salía 150 abonando 100 para estacionamiento. 

Además, acertadamente se decidió desarrollar las competencias finales desde las 14 y el programa terminó en tiempo y forma. No así el sábado de ensayos, clasificaciones y series, cuya jornada finalizó con 2 horas de retraso en relación a lo establecido en el programa.