Más Deportes Martes, 18 de abril de 2017 | Edición impresa

Tres mendocinos besados por la gloria

Valentín Grimalt, Lucas Martínez y Dario Giménez, jugadores de la Selección argentina de hockey sobre patines, alzaron la Copa de las Naciones tras 24 años.

Por Mauricio Videla - mvidela@losandes.com.ar

Esta semana nuestro deporte estará signado por el número tres, una cantidad en la que también están cifradas la entrega, la esperanza y la pasión.

En el tradicional torneo de Montreux, en Suiza, la Selección argentina mayor de hockey sobre patines -en un partidazo- derrotó a Portugal (6 a 5) el domingo de Pascuas y conquistó la Copa de las Naciones; un galardón que los albicelestes ya había logrado en las ediciones de 1989 y 1993.

En el equipo, que dirige el técnico sanjuanino Dario Giuliani, el arquero Valentín Grimalt y los delanteros Lucas Martínez y Dario Giménez fueron nuestros representantes en el plantel campeón. En la capital europea del Jazz también estuvieron presentes el dirigente Walter Fernández y el árbitro Sergio Insúa.

En un año mundialista, Argentina defenderá la corona conquistado en La Roche-sur-Yon (Francia), Más Deportes dialogó con los artilleros Lucas Martínez y Dario Giménez  sobre esta nueva estrella del elenco nacional y sobre sus “ilusiones” de defender la casaca celeste y blanca -en el mes de setiembre- en China.

Con una ilusión intacta 

“Ser parte de la Selección argentina en Montreux fue una experiencia muy buena en lo personal, porque en este momento poder jugar la Copa de las Naciones suma mucho a la motivación para poder llegar en el mejor nivel al Mundial”, explicó ayer, vía web, desde España Darío Giménez.

El hombre que juega en la OK Liga, bajo los colores del Lleida, tuvo sus minutos de cancha a lo largo del torneo helvético y también fue parte de la victoria ante España (4-2) por una de las semifinales.   

“Para mí poder ser parte de la Selección argentina es lo máximo a lo que puede aspirar un deportista. Es una ilusión inmensa poder estar ahí (en un campeonato) y vivirlo todo al máximo, porque es indescriptible todo lo que se vive al vestir esa camiseta, las emociones siempre están a flor de piel. Siempre me ilusioné con el Mundial, nunca se pierden las esperanzas”, confesó el jugador nacido en la cantera de Andes Talleres.

“De cara al Mundial lo único que quiero hacer es entrenarme al máximo y tratar de hacer las cosas bien en mi club, en el torneo de la OK Liga, y seguir creciendo como jugador para poder ser parte de este hermoso grupo, ser compañero de estos grandísimos jugadores”, detalló el Subcampeón del mundo con Argentina  en Angola 2013. 

 

 

Con la madurez justa

Lucas Martínez, máximo artillero de la temporada pasada en la Liga Italiana A-1, regresó a la Selección argentina mayor tras ganar el Panamericano 2011. “Poder vestir la camiseta de la Selección en Suiza, renovó mis ilusiones de poder ser parte del equipo que irá al Mundial”.

Martínez, convocado a las preselecciones de los dos Mundiales anteriores 2013 y 2015, destacó: “Las ilusiones siempre están, la verdad es que este proceso lo afronto de otra manera, con mayor madurez. He progresado en mi juego y se de lo que soy capaz de entregarle al equipo. Fue muy positivo este torneo para mí, más allá de haber ganado el título, que el técnico me haya tenido en cuenta y me haya dado minutos de juego, que valore mi esfuerzo y también mi trabajo en Italia”. 

“Hoy soy un delantero con mayor marca y puedo desempeñar otras funciones que registra el equipo. El resto de la temporada en Monza trabajaré pensando en la oportunidad de vestir la camiseta de la Selección argentina; una cuenta pendiente para mí -por pasión- es poder jugar con Argentina el Mundial”, finalizó Martínez.

 

La pasión, su as bajo la manga

La historia deportiva del arquero Valentín Grimalt (SEC San Juan) y los delanteros Lucas Martínez (Monza, Italia) y Dario Giménez (Lleida, España) tienen muchas aristas en común. En sus clubes, en Mendoza, han logrado lo máximo a lo que se puede aspirar como jugador de hockey sobre patines. Torneos locales, Argentinos, Ligas Nacionales y el ansiado Sudamericano. 

Los tres han tenido importantes experiencias internacionales y también, en distintos momentos, han sido parte de equipos que siguieron construyendo el prestigio de la Selección. Pero mucho más destacado, es su pasión por Argentina. 

Una vehemencia que los lleva a realizar grandes esfuerzos y sacrificios, sin mediar tregua. Un compromiso que a la hora de las evaluaciones (de los amantes del deporte) y de las cuantificación matemáticas, les otorgan un lugar en la historia, como iniciadores de grandes proezas.

“Uno siempre quiere llegar a la final y ser el campeón. Uno sueña con eso desde que comenzó a jugar al hockey, pero este titulo también es de toda la gente que ama el hockey”, señaló Valentín Grimalt tras la premiación en el Mundial de Francia.

Dos años después, aquella jornada inolvidable -vivida  en Vendéspace-, en Montreux comenzó el sueño de lograr el sexto campeonato mundial. La historia del arquero Valentín Grimalt y los delanteros Lucas Martínez y Dario Giménez vuelven a cruzarse, los tres aspiran poder desplegar una pasión llamada Argentina.