Estilo Martes, 8 de agosto de 2017 | Edición impresa

Transición estacional: ¿cómo cuidar nuestras plantas?

De la nieve pasamos paulatinamente hacia días más benévolos, y a veces soleados. En ese cambio las diversas especies sufren mutaciones y se secan. Consejos para preservarlas un tiempo más, y rescatarlas de los daños sufridos.

Por Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

Cada nueva estación y su paso de transición hacia la otra (con la suma de cambios climáticos inesperados) pueden hacer que nuestro jardín sufra los avatares visiblemente, y las plantas se sequen por congelamiento y diferencias de temperatura ¿Cómo restablecer su equilibrio y preservarlas hacia la nueva estación por llegar?

María Inés Sabatini (dueña del Vivero “San Cayetano” (en  Drummond 3286, Luján de Cuyo) argumenta: “Desde la llegada del invierno, nuestro clima tiene descensos de temperatura, y esto influye en la vida de nuestras plantas que soportan desde lo muy frío y con nieve, hasta la presencia de viento zonda o temperaturas que superan la normalidad de esta época. Todo esto perjudica de manera directa a ellas, teniendo que esperar hasta finales de agosto para asegurarnos que este tipo de temperaturas de frío extremo y fluctuante termine, para realizar los cuidados necesarios para aquellas que se han helado o secado”.

- ¿Cuáles serían?

-  Primero tenemos que observar muy bien todas las partes de cada especie que se ha secado por el frío o la nieve. 

Luego podar sacando las ramas que son aquellas que presentan la corteza de color marrón, un indicio de que esa parte de la planta no se recuperará.

Una vez realizada la poda  evaluar cómo queda la planta luego de la misma. Posteriormente remover la tierra agregándole un sustrato adecuado para cada tipo de de ejemplar.

- ¿Cuáles utilizar en plantas de interior?

- En general se desarrollan bien con un sustrato muy rico en materia orgánica libre de sales (salitre) y de ph bajo (ácido). Algo que se logra con el agregado de turba ácida o rubia, hojas de pino (o la corteza del mismo) el agregado de pequeñas cantidades de sulfato de hierro y un fertilizante compuesto (por ejemplo el triple 15) u otro abono también compuesto.

Cuando se observen indicios de brotación, agregar un fertilizante líquido con micro elementos.

- ¿Y para las plantas de exterior?

- Como las de exterior han sufrido un gran deterioro por las bajas temperaturas (por ejemplo las palmeras, cítricos, árboles no autóctonos de este lugar, entre otros)se debe realizar el mismo tratamiento que con las plantas  de interior, sin necesidad de aportar tierras especiales, ya que no son tan exigentes.

Por ello solamente fertilizar con triple 15, o abono compuesto.

Vale recordar que este mes es muy propicio para la poda de todas las plantas frutales

- Si llegara a aparecer alguna que otra helada en este último mes, o días muy fríos ¿El nylon sirve para preservarlas?

- El nylon no es muy aconsejable si está en contacto directo con las plantas. Lo mejor sería  utilizar diario o cartón.

Si se realiza con nylon es preferible hacerlo con uno transparente, haciendo un receptáculo de por lo menos un metro cuadrado arrancando desde el piso, porque el que realmente libera la energía es el suelo y nos evitará que la planta se hiele.

 

Bonus track por tres

1) Como es costumbre en nuestra Provincia comenzamos a percibir con más frecuencia la presencia del Zonda. Ante esta situación lo que hay que tener en cuenta es la hidratación de las plantas. Pero no hay que regarlas durante el viento -porque las podemos dañar-, sino inmediatamente después, o antes si se ha pronosticado posibles vientos.

2) Otro enemigo para las plantas en esta época del año puede ser el mal riego.  Muchas veces por mejor se hace abuso de él sin saber en realidad que debe ser moderado,  y siempre de mañana para que no queden gotas a la noche sobre las hojas, ya que las mismas pueden producir quemaduras o manchas que terminan por afear el aspecto de los diversos ejemplares.

3) Retirar aquellas  que no hayan sobrevivido 

Es necesario que hagas una limpieza a fondo. Lo ideal es prescindir y quitar todas las que no pudieron sobrevivir, para sembrar ahora que el invierno no se ha ido, y elegir las flores que se deseen tener en el jardín, de cara a la primavera. Eso sí, es vital no dejarse llevar por la primera impresión (por vistosas, o coloridas) y consultar al especialista del vivero, qué especies son las indicadas a la hora de sembrar.