Policiales Viernes, 21 de abril de 2017 | Edición impresa

Tiempo de alegatos por el crimen de un futbolista

Carlos Josué Martín, tenía 19 años y fue baleado por Alberto Cortez para dirimir un viejo pleito que se había originado en una cancha de fútbol.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

En los alegatos por la muerte de un jugador de fútbol de Huracán Las Heras Carlos Josué Martín Vallejos (19) se solicitó que se condene a Alberto Cortez (30), quien es juzgado en la Sexta Cámara del Crimen por homicidio.

El fiscal de cámara Fernando Guzzo solicitó que se condene al imputado a 13 años de prisión por homicidio agravado por uso de arma de fuego. En cambio, la querellante oficial Claudia Vélez estableció que la pena debe ser de 15 años de cárcel por el mismo delito.

Ambos coincidieron en que dos testigos -uno de ellos, el acompañante de la víctima- vieron a Cortez disparar contra Vallejos de una distancia no mayor a los 30 metros.

Por su parte, Pablo Cazabán y Juan Pablo Chalés, defensores de Cortez, solicitaron la absolución de el imputado por el beneficio de la duda.

Para ello se basaron en una pericia balística en la que se analizó la ropa de la víctima y se encontró bario, un metal que se encuentra en el fulminante de los proyectiles. Este elemento sólo aparece cuando el disparo se hace a corta distancia. 

Una discusión futbolera

Carlos Josué Martín Vallejos murió en el hospital Lagomaggiore en los primeros minutos del 3 de febrero de 2015, horas después de ser baleado.

Según los testigos, el joven -obrero de la construcción y jugador de la reserva de Huracán Las Heras- estaba enemistado con el presunto homicida desde mucho tiempo atrás. Cinco años antes, Vallejos le dio un pelotazo a Cortez durante un partido de fútbol. Este incidente entre adolescentes -muy común en el deporte- se habría mantenido en el tiempo, al punto que las amenazas habrían sido una constante.  

La noche del crimen, Vallejos iba al barrio Sargento Cabral de Capital con su hijo de 2 años y con un amigo y fue atacado por un individuo que se desplazaba en una moto.

Se escucharon varios disparos y una bala ingresó por la zona abdominal y salió por un glúteo. El plomo causó daño en distintos órganos vitales, lo que le produjo la muerte, horas después. 

Una semana más tarde Cortez se entregó y fue imputado por homicidio agravado por la fiscal Laura Rousselle. La próxima semana  los jueces de la Sexta Cámara del crimen dictarán sentencia.