Martes, 25 de julio de 2017
  • Jueves, 18 de mayo de 2017
  • Edición impresa

Sharapova recibió un apoyo clave

La rusa emitió un comunicad y recibió el respaldo del jefe de la WTA.

Redacción LA

No quiso enfrentar los micrófonos ni referirse a lo que la Federación Francesa de Tenis había decidido. Maria Sharapova esperó el momento más adecuado y este miércoles expuso su postura luego de que le negaran la invitación a Roland Garros, Grand Slam que ganó en 2012 y 2014.

"Si esto es lo que se necesita para levantarse de nuevo, entonces estoy en el camino correcto", remarcó la rusa, cuyo ranking (actualmente es la 211° del mundo) no le permitió disputar la qualy en Francia.

En la tarde del martes, Bernard Giudicelli, presidente de la FFT, fue tajante al afirmar las razones de negarle una wild card a Sharapova, quien regresó al circuito en abril tras una suspensión por dar positivo en Meldonium.

“No hay invitación para volver del doping”. expresó el máximo dirigente del tenis francés, apenas minutos antes de que la rusa saliera a disputar su partido de segunda ronda en Roma, tercer torneo desde su regreso, al que accedió por invitación.

 

 

Visiblemente conmovida por la situación, Sharapova salió a disputar el duelo con la croata Mirjana Lucic-Baroni. Con el partido 6-4, 3-6 y 2-1 a su favor, abandonó por una lesión en su muslo izquierdo. Dejó el Foro Itálico entre lágrimas y se disculpó por no acudir a la conferencia de prensa. Aunque, a través de un breve comunicado, agradeció a los organizadores del torneo romano, con un pase de facturas a un destinatario con aroma francés. “Gracias a este torneo por darme la oportunidad de jugar en este evento especial de nuevo”, dijo.

Ayer, a través de su cuenta en la red social Twitter, Sharapova elevó su mensaje directamente hacia los organizadores de Roland Garros.

La ex número 1 del mundo escribió: "Si esto es lo que se necesita para levantarse de nuevo, entonces estoy en el camino correcto, día tras día. Ninguna palabra, partido o acción me alejarán jamás de alcanzar mis propios sueños. Y tengo muchos”.

Quien salió a apoyar a la rusa fue el jefe del circuito femenino de tenis (WTA), Steve Simon, quien criticó la decisión de Roland Garros de no invitarla. "Ha cumplido la sanción. No hay motivos para que un miembro del programa antidoping -como Roland Garros- penalice a un jugador más allá de las sanciones establecidas", destacó.