• Martes, 25 de abril de 2017
  • Edición impresa

Segundo intento de ordenar el territorio provincial

A casi 3 años de la presentación del plan del anterior gobierno, Cornejo entregó un documento con modificaciones para que se trate en el corto plazo.

Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Poner freno al desordenado crecimiento de la provincia de Mendoza es un desafío que sigue presente aún, ocho años después de la sanción de la ley de Ordenamiento Territorial 8.051. Es que la normativa exige para su pleno cumplimiento la elaboración de un Plan Provincial de Ordenamiento Territorial aprobado en la Legislatura.

Este mismo fue presentado el 1 de mayo de 2014 por el ex gobernador Francisco Pérez, pero desde entonces no tuvo ningún avance. Con el cambio de gestión, el gobernador Alfredo Cornejo instruyó a su equipo para que retomara el documento y le realizara modificaciones.

Cerrado este proceso, ayer se presentó en la casa de las leyes el “nuevo” plan con la esperanza de que se lo apruebe a la brevedad. Una vez que salga los municipios tienen un año para desarrollar su propios planes. 

 

 

“Cuando empezamos la gestión teníamos dos opciones, empezar un plan nuevo o tomar todo lo que se había trabajado, no solo desde lo político, sino desde lo institucional y lo técnico, así que decidimos tomar esa letra y generar este nuevo documento”, explicó el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance durante el acto formal de presentación.

Entre las modificaciones que se le hicieron, el secretario señaló dos fundamentales: “Nosotros aportamos porque no estaba definido el concepto de zona rural, urbana e interface, lo que era básico”, aseguró. En cuanto a este última señaló que se trata de la zona de mayor tensión.

“Allí se instalan los barrios privados, villas inestables, industrias, grandes superficies comerciales, pero de forma desordenada en algunos casos invadiendo la ciudad y en otras invadiendo lo rural, el plan lo que genera es ese manto de certeza sobre dónde instalar cada una de las actividades”, apuntó.

En segundo lugar remarcó que desde lo técnico se definió hacia dónde va a crecer la ciudad. “Se decidió que se debe compactar la ciudad, no estamos pensando en construir rascacielos, sino ocupar eficientemente esos vacíos urbanos que hoy se encuentran”, expuso.

Si bien se espera que este proyecto se apruebe en el corto plazo, la situación del Piedemonte mendocino es prioritaria, por lo que ya se está trabajando en el área.

“Con la ley que hoy existe se puede avanzar en restringir el avance en el Piedemonte", adelantó Mingorance quien precisó que están avanzando para evitar que se hagan fraccionamientos, lo que implica entrar en conflicto ya que se trata de un área en la que previamente no había ningún control. 

 

 

 

Detener el avance urbano

Uno de los aspectos fundamentales del ordenamiento es evitar el avance urbano sobre la tierra productiva. “Se prevé que no se siga expandiendo lo urbano hacia donde hay mejor productividad, el Cinturón Verde específicamente tiene un subprograma para darle mayor oportunidad de trabajo a la gente que ya está allí", manifestó Silvina Liceda arquitecta, magíster en Ordenamiento Territorial y asesora en este proceso. La profesional agregó que esta zona se va a preservar, entre otras, porque cumple una función en la sustentabilidad.

En cuanto a los barrios privados explicó que van a tener una serie de limitaciones para instalarse. “No se van a poder hacer en cualquier lugar, tienen que garantizar la accesibilidad y se van a pedir dictámenes vinculantes de la Agencia, además de la Evaluación de Impacto Ambiental”, detalló. Ella hizo hincapié además en que la aplicación de la zonificación no es tan sencillo como trazar una línea fija en el territorio.

“La idea es que brindar los instrumentos para que el territorio se gestione bien y con transparencia, sino aparecen las excepciones”, subrayó. Uno de estos instrumentos previstos es el desarrollo de la unidad económica mínima.

“Van a haber zonas de interface o zonas rurales donde no se va a poder fragmentar un predio menor a cierta cantidad de hectáreas que van a estar estipuladas", ejemplificó.

 

 

Críticas al proceso

Consultado luego de la presentación de este plan en la Legislatura, el diputado nacional por Mendoza del FPV, Guillermo Carmona, criticó que el documento no haya pasado por audiencia pública.

"Denota un evidente incumplimiento de la ley de Ordenamiento Territorial, que asegura que ante modificaciones que se introduzcan en el plan se requiere una nueva evaluación y audiencia pública", expuso el legislador quien fue funcionario de ambiente durante la sanción de la ley y el posterior proceso que se llevó adelante para su cumplimiento. Si bien él todavía no accede al documento, no descarta que haya otros incumplimientos. "Es una pérdida de oportunidad que se haga este esfuerzo y que pueda implicar un vicio del procedimiento", manifestó.

Para él también es sorprendente que se haga la presentación a días del primero de mayo. “Da la sensación que hay una intención de disimular omisiones”, deslizó a la vez que aseguró que no se convocó a la oposición para la presentación.

Al respecto de la falta de audiencia pública, Mingorance explicó tiempo atrás a Los Andes que no se consideró necesaria porque se mantuvo la misma estructura general que el plan anterior que ya pasó por esta instancia. Además explicó que igualmente se puso en consideración del Consejo Provincial de Ordenamiento Territorial.

 

Las claves

A pesar de la voluntad del ejecutivo de tratar del Plan de Ordenamiento Territorial a la brevedad, todavía no hay fecha precisa. “Ha ingresado a la Comisión de Medio Ambiente de Senadores y lo vamos a tratar de priorizar”, aseguró Jorge Teves, senador radical y presidente de la Comisión de Ambiente quien adelantó que puede ser entre 15 y 20 días. El legislador remarcó, que en principio, hay un consenso amplio en dicha comisión sobre el documento.

Guillermo Amstutz, senador por el FPV e integrante de la Comisión de Ambiente se mostró de acuerdo con su colega. "Es un proyecto que se viene desarrollando desde hace muchos años y que ha logrado llegar a un consenso", dijo. Desde su lugar adelantó que lo que se evaluará será una cuestión de forma y no de fondo.

"Es una ley trascendental para Mendoza, aunque las modificaciones no sean de fondo, entendemos que es imprescindible que salga con aval legislativo", remarcó. Así es que estima que se tratará en un tiempo suficientemente corto pero no instantáneo.

 

Crecimiento desordenado

Durante la presentación del Plan de Ordenamiento Territorial, el gobernador Alfredo Cornejo hizo hincapié en los efectos negativos de la falta de ordenamiento hasta el momento.

“Hemos crecido desordenadamente, hay comisarías en lugares que pedían los vecinos, se han cerrado calles o se han autorizados barrios que obstaculizaban el paso de policías o de ambulancias”, enumeró.

Además trajo a colación un informe del Consejo Empresario Mendocino que asegura que en la actualidad se gasta casi el doble que hace 12 años para brindar servicios de seguridad, salud, educación y de administración de justicia. “Se ha invertido más con menos resultados porque hemos crecido desordenadamente”, recalcó.