Domingo, 24 de septiembre de 2017
  • Jueves, 12 de enero de 2017
  • Edición impresa

Se acomodan a sus necesidades

Gimnasia, el Deportivo Maipú y Gutiérrez, sumaron lo justo y necesario para pelear en la segunda fase.

Rodrigo Olmedo - rolmedo@losandes.com.ar

El Lobo de Alaniz se conformó con Riera

Está claro que Gimnasia es uno de los candidatos a pelear por el ascenso y los números de la primera rueda lo dejan en claro.

Por esa razón es que Darío Alaniz no tuvo grandes pretensiones a la hora de pedir refuerzos para esta segunda rueda, ya que el Lechuga y los dirigentes consideran que tienen un buen plantel para afrontar lo que viene.

El único pedido del DT fue la llegada de un jugador que pueda suplir al lesionado Nicolás Arce y, gracias al conocimiento de Alaniz, llegó Ezequiel Riera, un volante que se desempeña por la banda izquierda y que tiene buen manejo de balón.

Este jugador fue dirigido por Alaniz cuando pasó por Godoy Cruz y eso le sirvió para recalar en el Parque.

Lo bueno es que el Lobo contará con un refuerzo que no estaba en lo planes: Nico Arce. El “Chango” ya está trabajando casi con normalidad y estaría en condiciones óptimas de reaparecer en la segunda fecha, aunque no se descarta que, si se demora el arranque del fútbol, Arce pueda estar en condiciones para el primer partido de la segunda fase ante Sportivo Las Parejas.

Cayó en un amistoso con FADEP

Gimnasia disputó ayer un amistoso con FADEP y perdió 3 a 2. El Lobo formó con Viola; Corvalán, Curbelo, Leguizamón e Inostroza; Espinosa, García, Oga y Domínguez; Cucchi y Palacios Alvarenga. Los goles mensana fueron convertidos por Cucchi y Curbelo.

 

 

 

El Cruzado tuvo que sumar de apuro

El Deportivo Maipú cerró 2016 en total paz y armonía, aunque con algo de calentura por quedarse afuera de la zona campeonato.
Tan tranquilo había terminado el año que hasta ya había cerrado sus dos refuerzos para disputar la reválida: Claudio Ojeda y Marcelo Carrizo, dos jugadores importantes para cubrir las bandas, algo que le faltaba al Botellero.

Pero con el arranque del 2017 la cosa se complicó bastante, ya que comenzó una sangría de jugadores que nadie la esperaba.

Primero fue Marcos Benítez el que se fue a Guaraní Antonio Franco y después se le sumó Julio Villarino, quien emprendió viaje a Salta para sumarse a Gimnasia y Tiro, dos jugadores que podrían ser titulares en cualquier equipo. Por esa razón es que la dirigencia se amparó en la lista de buena fe y volvió a llamar a Judelín Aveska, quien había rescindido contrato en la mitad de la primera rueda junto a Martín Gómez.

Ahora la dirigencia y el entrenador buscarán sumar un jugador más (ver aparte), pero lo importante es que pudo tapar los huecos que le dejaron las salidas de los centrales.

¿Y si llega Matías Minich?

La salida de Julio Villarino dejó al plantel de Juan Bermegui algo diezmado y como el defensor llegó para remplazar al lesionado Lucas Parisi, la dirigencia del Cruzado se está moviendo para que le autoricen a sumar un jugador más y el elegido es Matías Minich.

 

 

El Celeste buscó más experiencia

Gutiérrez tiene como objetivo hacerse fuerte en una zona donde todos los equipos están parejos y por eso apuntó a sumar jugadores con experiencia.

Lo primero que analizó Alejandro Abaurre es que le faltaba alguien más de referencia en el área contraria, más allá del gran trabajo que realizaron en la primera fase Joan Juncos y Matías Chavarría y por eso apuntaron a Nicolás Gatto.

El aplomo del ex goleador de Atenas de Río Cuarto y el Deportivo Maipú será vital para esta nueva etapa que disputará el Celeste, donde las credenciales valen mucho.

El otro nombre que cerraron los directivos es Alejandro Capurro. Este volante, con pasado en Colón de Santa Fe, Huracán de Parque Patricios y Excursionistas, entre otros, llega para reforzar el puesto de volante central, donde el “Cachorro” sólo tiene a Nicolás Dávila como único “5” natural.

Con estos dos nombres, sumados a los jugadores de experiencia que llegaron, el Celeste buscará mantener la categoría y, por qué no, pelear por meterse de lleno en la pelea por el segundo ascenso a la B Nacional.

Con la puesta a punto en la mira

Gutiérrez sigue con los trabajos de pretemporada con la misión de llegar de la mejor manera al inicio del torneo.

Lo importante, para el equipo de Alejandro Abaurre, es poder tener a todos los jugadores disponibles para el partido en Catamarca, ante San Lorenzo.