Vecinos Martes, 13 de junio de 2017 | Edición impresa

Santa Rosa: piden que erradiquen cuatro basurales

Lo solicitó la Fiscalía de Estado a la comuna. El Concejo Deliberante avanzó para crear un único depósito.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

El Concejo Deliberante de Santa Rosa aprobó declarar de utilidad pública a un proyecto del Ejecutivo, que plantea construir a las afueras de La Dormida, una planta de transferencia que acopie todos los residuos domiciliarios que genera el departamento. La iniciativa, que se financiará con dinero de la provincia, busca terminar con los basurales a cielo abierto, un reclamo que en los últimos días le hizo Fiscalía de Estado al municipio, a partir de una nota publicada por Los Andes.

En la actualidad, Santa Rosa viola la ley 5.970 de residuos urbanos y mantiene abiertos, dentro de su territorio, cuatro basurales municipales. Para cerrarlos y dar cumplimiento con la legislación vigente en la provincia, precisa antes montar una planta de transferencia, es decir, un lugar donde acopiar toda la basura domiciliaria que genera el departamento para luego transportarla en un camión batea hasta Rivadavia, donde funciona la planta de residuos para toda la región del este mendocino, lugar al que ya llevan su basura San Martín, Junín y por supuesto, el mismo departamento de Rivadavia.

 

 

Con la oposición del kirchnerismo que plantea que el predio elegido para montar la planta de transferencia se encuentra muy cerca del cementerio local y del ingreso al distrito de La Dormida, el Concejo aprobó por cinco votos contra cuatro la resolución que declara de utilidad pública tanto el terreno elegido como la construcción de la planta.

Así, el municipio cuenta ahora con el respaldo del Concejo para avanzar con la expropiación del terreno de 16 hectáreas elegido en La Dormida, un trámite que llevará adelante la Legislatura, a partir de un proyecto presentado por el senador Walter Soto.

“Necesitamos terminar con los basurales a cielo abierto en el departamento y tenemos un presupuesto de 12 millones de pesos que viene de la provincia para realizar la planta de transferencia. Con la aprobación del Concejo y la ley de expropiación de la Legislatura, la obra debería estar lista este año”,  señaló la intendente Norma Trigo.

Hace algunos días, Los Andes publicó un detalle del panorama que se vive en el basural de Las Catitas, el más grande del departamento, ubicado frente al populoso barrio La Costanera y a la escuela de chicos especiales 2-041 Sebastián Juricich. 

Con esa nota como fuente, Fiscalía de Estado reclamó al municipio medidas concretas para avanzar en el cierre de sus basurales y cumplir con la ley;  el Concejo reaccionó al pedido y dio el visto bueno a la creación de la planta de transferencia, un proyecto que estaba frenado en comisión desde hacía un mes.

 

 

“En Santa Rosa seguimos tiramos la basura a cielo abierto como hace 50 años y es tiempo de cambiar. Hay un proyecto concreto para hacerlo, está el dinero y lo que planteamos desde el Ejecutivo no es un basural en La Dormida, como sostiene la oposición, sino construir una planta de transferencia, es decir un espacio reducido y controlado que sirva para juntar la basura en un mismo punto y llevarla en camión hasta Rivadavia”, comentó Walter Fredes, secretario de Relaciones Institucionales y vecino de Las Catitas: “La mayoría de la gente quiere cerrar los basurales y tenemos que avanzar en ese sentido”.

El bloque kirchnerista, que se opuso a la aprobación del proyecto, sostiene que la información proporcionada por el Ejecutivo es insuficiente y que, habiendo tanto campo sin uso, elegir un terreno cercano al cementerio local y al ingreso a La Dormida es un error grave.

“No nos dicen cómo van a cerrar los basurales, qué va a pasar con la gente que trabaja allí rescatando cosas para vender, cómo será la planta de transferencia o cuánto tiempo permanecerá allí la basura antes de ser transportada hasta Rivadavia. Nos piden que acompañemos pero nos niegan los detalles de la obra”, justificó su voto negativo el concejal kirchnerista Marcial Ibarra.

En cualquier caso, el proyecto fue aprobado por la mayoría y el municipio avanza con la idea. Así, una vez que la Legislatura autorice la expropiación, se habrá allanado el camino para concretar la obra.