Vecinos Martes, 14 de marzo de 2017 | Edición impresa

San Martín prepara un cuerpo de preventores

Ya operan en etapa de prueba. La idea es que vigilen los espacios públicos, ayuden al orden y desalienten el vandalismo.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

El reclamo de los vecinos que viven en las cercanías del museo Las Bóvedas parece haber sido la gota que colmó el vaso y por ello, la comuna decidió crear un cuerpo de preventores que, aunque por ahora se encuentra en etapa de prueba, ya sale por las noches a recorrer los espacios públicos, con la idea de disuadir actos de vandalismo o de infracciones al Código de Faltas.

Días atrás, Los Andes daba cuenta del reclamo de ese grupo de vecinos que vive frente al remodelado museo Las Bóvedas y que se queja porque en cada fin de semana, centenares de jóvenes copan el lugar, sus veredas y el parque para hacer allí 'la previa' de las salidas, con largas reuniones que se extienden hasta la madrugada y en las que no faltan la música fuerte, el alcohol y también los desmanes.

“No podemos descansar, no podemos dormir. El museo ha quedado muy lindo pero la tranquilidad de este lugar se perdió”, coincide parte de la gente que vive en la zona.

“Sí es cierto, estamos armando un equipo de preventores municipales que, aunque está en etapa de prueba, hasta el momento ha mostrado un resultado positivo”, confirmó Oscar González, secretario de Gobierno: “Hoy están como agentes de tránsito en Las Bóvedas, pero la idea es que hagan tarea de prevención, como auxiliares de la policía y para eso se los está preparando”.

La comuna de San Martín firmará por estos días el decreto que crea el área de Prevención y, mientras tanto, destina mensualmente miles de pesos al mantenimiento de los espacios públicos, muchos de los cuales lucen descuidados culpa del vandalismo e incluso inseguros, especialmente durante las noches.

 

 

En 2016, el municipio gastó más de seis millones de pesos en combatir los destrozos del vandalismo en las plazas y admitió que dejó de tener placeros por cuestiones de seguridad: “Durante mucho tiempo hubo placeros, pero se ha vuelto un trabajo inseguro: al de plaza Italia lo golpearon y al de la San Martín le prendieron fuego el depósito. Es gente que está preparada para cuidar plantas, para regarlas y no para hacer seguridad. La verdad es que ya no tenemos placeros porque corren peligro”, justificaron desde la comuna.

Ahora, el municipio apostará a un cuerpo formado por una decena de preventores, que se encargarán del cuidado de los espacios públicos, del patrimonio municipal pero también del orden en predios como el del museo Las Bóvedas o de la seguridad, en dependencias municipales que funcionan por la noche, como es el caso del centro universitario.

Desde la oposición, el radicalismo advierte que el grupo de preventores que está formando la comuna “no tiene la capacitación necesaria.

El preventor debe ser un auxiliar de la policía, preparado para intervenir llegado el caso y acá no se les está dando ninguna preparación”, señala el concejal Mauricio Petri y completa: “Armar un cuerpo de preventores con la idea de que cuiden los espacios públicos es hacer la mitad del trabajo, para eso contraten serenos. Lo que hace falta es un auxiliar de la policía, que colabore con la seguridad, con los vecinos, pero para eso tiene que estar equipado con radio, con movilidad e incluso con chaleco antibalas, como ocurre en Capital”.

Desde el Ejecutivo aseguran que el cuerpo de preventores recibirá la capacitación necesaria: “No sólo apuntamos al cuidado de los espacios públicos sino al problema de la inseguridad. De todos modos esto es nuevo para nosotros y vamos avanzando con acciones que vemos que son positivas. La idea es que no entren en un área de conflicto, que sepan en qué momento retirarse. No puede impedir el delito cuando se trata de un riesgo para él”, cerró González y dijo que, formalmente, el grupo de preventores será presentado en los próximos días.