Estilo Domingo, 3 de septiembre de 2017 | Edición impresa

Salomé Vorfas: clima de desnudos, retratos y paisajes

Mandrágora Galería inaugura el jueves la primera muestra individual de esta fascinante creadora mendocina con impacto internacional.

Por Andrea Calderón - Especial para Estilo

Escribe con la luz. Con personas y una búsqueda más allá de lo visible, de lo evidente. Con espacios en altura, cuando aún las nubes conforman esa porción de todo dispuesta en el aire. Salomé Vorfas es fotógrafa autodidacta o, más bien, una de las primeras generaciones formadas a gusto y placer con las facultades de Internet. Tutoriales hasta el cansancio, noches enteras aprendiendo a editar con una mirada intuitiva y dos ojos afilados. Es así como aun siendo una joven en estado experimental, su blog ya recibía siete millones de visitas con fotos que ahora flotan en el caos de la web. Cuando no iba detrás de ningún nombre para lo que hacía, Salomé soñó con la palabra “vorfas” y así fue como el inconsciente le dictó su nombre artístico. 

Desde el 7 de setiembre y hasta el 3 de octubre, Mandrágora Galería presenta la primera exposición individual de esta fotógrafa mendocina en la provincia. Con destacadas muestras en su haber (Argentina, Chile, Alemania, Italia) y campañas internacionales de moda, publicidad y promoción cultural, nunca antes había sido convocada para compartir con el público local sus imágenes artísticas, tan provocadoras como inquietantes y siempre sin título, “para no direccionar ni condicionar la mirada del otro”, dice. Vive en Mendoza porque le gusta el lugar, pero reconoce que los trabajos que aborda provienen en su mayoría de ofertas de otros países.   

“Cuando encaro mi obra personal hago lo que se me ocurre. En el caso de los paisajes me gusta hacer fotos de la montaña desde el aire y en cuanto a los retratos, esta vez voy a mostrar una selección de los últimos tres años con modelos amigas o que ya son fetiche. Casi todas las imágenes están trabajadas en blanco y negro porque busco captar otras cosas de las personas o de los lugares y por ahí, en la expresión o la esencia de lo que quiero transmitir, el color distrae”. Salomé siente que su vocación por la fotografía fue pura casualidad y, en un ejercicio de autoreconocimiento, comprendió que lo suyo iba por buen camino. Se convirtió en una creadora con atmósfera. En una profesional que no descuida su obra viajada y personal, que es la que esta vez convoca al público.  

 

 

El ritmo del jazz y del swing, la referencia presente aunque tan distinta de Sebastião Salgado, su curiosa fascinación por el fotoreportaje, son algunas de las influencias que Vorfas encuentra en lo que hace, que surge de un modo natural y se acopla a lo ya hecho conformando un estilo que no persigue ni premedita. “Me encanta improvisar, no saber qué va a pasar. Ahí surgen situaciones geniales. Hace poco salí con una modelo a hacer una sesión en exteriores y al ver humo nos acercamos y vimos una cabra atada a un árbol. Así sucede la mayoría de mi producción personal: surge sin buscar demasiado, todo lo contrario a lo que propone el trabajo publicitario”.   

Para Andrea Cano, responsable de Mandrágora, tener a Salomé es una alegría y representa otro objetivo cumplido en la gestión cultural del espacio: “A pesar de lo joven que es, Salomé Vorfas ya tiene una obra, es posible distinguir su estilo propio y la calidad con la que trabaja y a eso apunta también nuestra galería. En este caso las impresiones son de Daniel Serio, que ha hecho un trabajo excelente, como siempre”.

Son coleccionistas privados, decoradores y arquitectos quienes sobre todo se acercan al vuelo fotográfico de Salomé. “Las fotos no han sido expuestas anteriormente en Mendoza. Están impresas en papel y tela. La impresión es muy importante. Hoy todos sacamos fotos con diferentes tipos de cámaras, sobre todo con celulares. Estaría bueno que al menos una vez al año se seleccionen e impriman esas fotografías, especialmente las familiares y personales. Hoy veo fotos de mis abuelos que han sobrevivido tanto tiempo, y pienso que si no somos precavidos, en el futuro eso no va a existir”, recomienda la joven próxima a estrenar sitio web,  salomevorfas.com.

 

 

Ficha

Primera Muestra Individual de la fotógrafa mendocina Salomé Vorfas. 

Lugar: Mandrágora Galería ( 25 de Mayo 780, Ciudad)
Horarios: Inaugura el jueves, a las 20. La muestra puede visitarse hasta el 3 de octubre, de lunes a viernes, de 17 a 21.