• Domingo, 19 de marzo de 2017
  • Edición impresa

Rompieron parte de la infraestructura que se usó en la Fiesta Nacional del Chivo

Vándalos que no han sido identificados destruyeron los hornos que se construyeron este año para un concurso de chivos asados por puesteros.

Gustavo Yañez - Especial para Los Andes

Para esta edición de la Fiesta Nacional del Chivo, la Municipalidad en Malargüe había construido seis hornos de barro.

La finalidad fue realizar un concurso entre puesteros de distintas zonas y mediante un jurado, evaluar de qué sector del departamento son los chivos más ricos. Pero de la noche a la mañana, aparecieron destruidos.

Los hornos fueron construidos por personal municipal en el predio del Parque del Ayer, en el sector sur. Esa zona por lo general solo se utiliza para la Fiesta del Chivo, jineteadas o eventos de estas características. 

El acceso para los vehículos, por el mismo sector, no está permitido, ya que los portones tienen candados. No obstante, la entrada peatonal es libre.

Lamentablemente, días atrás personas inadaptadas rompieron esos hornos construidos con muchas horas de trabajo. Además, en el lugar se encontró una botella de whisky, la cual dejaron quizá los responsables de este acto vandálico.

Carlos Vázquez, secretario de gobierno de la Municipalidad de Malargüe, dialogó con Los Andes y se refirió a lo ocurrido: “Cuando nos enteramos nos dio mucha bronca, nos dolió lo que hicieron”.

A lo que agregó: “Todos habíamos puesto algo para que estos hornos se construyeran y a veces no sabemos cómo hacer las cosas, porque cada vez que hacemos algo tenemos que poner a un custodio al lado. Los valores han cambiado”.

En lo que respecta a la seguridad, en la zona donde estaban ubicados los hornos no hay custodia permanente, porque por lo general se resguarda el edificio de Cultura, el museo y el molino, situados en el Parque del Ayer.

Por eso, el vocero de la Municipalidad anticipó que están evaluando construir una casa para personal de seguridad en los Corrales de Rufino Ortega. Dicho lugar fue restaurado y fue sede de la Bendición de los Frutos, realizada el mes pasado por primera vez en el departamento.

Los Corrales están en un predio distinto al del Parque del Ayer y la intención de la comuna es resguardarlos de los inadaptados.