Más Deportes Lunes, 11 de septiembre de 2017 | Edición impresa

Romani: el bicho de la Davis

Surgido del Andino Tenis Club, llegó a ser tres del país y participó de dos series de Davis en 1972, en la que ganó un partido y perdió otro. Fue alto dirigente de la AAT.

Por “Fuente: "tetralogía Historia del Tenis Argentino”.

Con un estilo diferente y un gran carácter dentro y fuera de las canchas de tenis, Héctor Aquiles Romani dejó una marca imborrable en su paso por este deporte en alto nivel. En el ranking nacional de 1972 ocupó la tercera posición y figuró otras siete temporadas en el ordenamiento oficial: 10º en 1969; 9º en 1970; 6º en 1971; 4º en 1973; 5º en 1974; 16º en 1976 y 17º en 1977.

Fue uno de los pocos que pudo vencer a Guillermo Vilas en los albores de su explosión profesional: en el torneo de Ferrocarril Oeste del '72, por ejemplo, le ganó por 7-5, 0-6, 6-0, 2-6 y 6-0 y en el Campeonato del Sur de la República del '73, en el Náutico de Mar del Plata, por 6-1 y 6-2 en las semifinales. Apenas un año más tarde, Vilas fue campeón del Torneo de Maestros en Melbourne.

Todo lo asimilado en las extensas sesiones de entrenamiento en el Andino Tenis Club de Mendoza comenzó a dar frutos logrando el halago máximo para un tenista: representar al país en Copa Davis. Debutó en abril del '72 contra Brasil en Río de Janeiro, donde Thomaz Koch lo derrotó por 4-6, 6-4, 6-3, 2-6 y 6-1. Su segunda participación fue al año siguiente, contra los ecuatorianos, en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, donde superó a Ricardo Ycaza en tres sets.

 

 

Además, resultó un factor fundamental en varios triunfos argentinos en el tradicional Sudamericano Copa Mitre, en aquellos años generador de intensas confrontaciones con países como Chile, Bolivia y Brasil. Conquistó innumerables certámenes, entre ellos aquel en Ferrocarril Oeste, por el Circuito Marlboro preparatorio para Copa Davis, donde además de vencer a Vilas hizo lo mismo en la final con Julián Ganzábal, el número dos del país, quien a su vez venía de dejar atrás al máximo candidato, el húngaro Istvan Gulyas.

En 1973 se dio el gusto de eliminar, en el Río de la Plata, al paquistaní Haroon Rahim, quien venía de conquistar el título de los Estados Unidos sobre cancha cubierta y ser campeón junto a Jimmy Connors y Jeff Borowiak de la NCAA.

Fue finalista de singles del Río de la Plata 1972 (perdió con Vilas); campeón de doble mixto del República 1971 (con la rumana Edda Buding) y campeón de doble caballeros del Argentino 1970 (con Modesto Vázquez). Una inoportuna enfermedad -difteria- lo marginó del camino deportivo por un tiempo y quizás haya despertado su interés por otros aspectos relacionados o no al deporte, en los que también sumó éxitos.

 

 

Así fue como el "Bicho" -apodo que le puso Claudio Pandre en épocas juveniles- ofició de árbitro en innumerables encuentros de Copa Davis entre el '76 y el '78; capitaneó equipos juveniles entre el '72 y el '74; fue Director de la Escuela de Alto Rendimiento de la AAT en el '78 y '79, capitán de tenis del Tenis Club Argentino en 1972 y entre 2000 y 2006; miembro del Consejo Directivo de la AAT en 1996 y Director Ejecutivo a partir de febrero de 2007.

Se destacó en el campo empresarial con varios cargos relevantes, entre ellos Gerente de Comunicación de Alpargatas (específicamente como jefe de promoción de la marca Topper), Director de Massalín-Particulares, Vicepresidente de la Cámara Argentina de Anunciantes, del Consejo Publicitario Argentino y del Instituto Verificador de Circulación (IVC), Presidente de la Cámara de Control de Medición de Audiencia y de Vía Pública Interior. Contrajo enlace con Beatriz Araujo, ex número uno del país, el 17 de diciembre de 1976 en la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, cuya ceremonia estuvo a cargo de Monseñor Pío Laghi, y la reunión posterior se llevó a cabo en el Buenos Aires LTC.