Lunes, 24 de abril de 2017
  • Jueves, 16 de marzo de 2017
  • Edición impresa

Rodrigo Valdez “perdió” su último combate

El colombiano es recordado por sus dos derrotas frente a Carlos Monzón y contra el mendocino Hugo Pastor Corro.

Redacción LA

Rodrigo Valdez fue un gran boxeador que tuvo la mala suerte de encontrarse con el enorme Carlos Monzón, uno de los mejores medianos de la historia del pugilismo y que puso fin a su gran carrera con dos triunfos que dejaron huella en este colombiano, que murió sobre la medianoche del martes a los 70 años.

Quedará en el recuerdo que este moreno de Cartagena fue quien puso a Monzón de rodilla en lona cuando transitaba el segundo round de la última pelea el 30 de julio de 1977, lo cual no fue óbice para que el argentino se retirara como campeón imbatido.

Valdez fue uno antes de soportar los puños del santafesino y otro el que se coronó campeón con el argentino retirado, título que perdió con el mendocino Hugo Pastor Corro en 1978.

El Consejo Mundial de Boxeo y su entonces presidente, José Sulaiman, fue el que logró transformar en un clásico los choques Monzón-Valdez. Monzón era campeón de la Asociación y el Consejo, que lo desconoció como tal para buscar reverdecer interés y dinero. El 25 de mayo de 1974, Valdez, el que quería ganar a Monzón, enfrentó al norteamericano Bennie Briscoe, el que no pudo ganarle a Monzón.

Fue una batalla tremenda, con los dos boxeadores visitando el hospital. Pero Valdez fue campeón. Monzón ya había retirado a Nino Benvenutti, a Emile Griffith, a Jean-Claude Bouttier, y desparramado a otros de menor jerarquía. Superó sin trauma doce defensas. Tras cuatro peleas de Valdez, hubo acuerdo para reunificar, aquello que Sulaiman buscaba.

Fueron dos combates, ambos en Montecarlo, los dos los ganó Monzón claramente por puntos. En la primera pelea, el 26 de junio de 1976 fue Valdez el que tocó la lona, y el 30 de julio del año siguiente hubo revancha. Aunque Monzón recibió la cuenta de protección tempranamente, no dejó dudas de quién era el monarca. Eran tiempos de romance del campeón con la diva, Monzón y Susana Giménez.

Para ocupar la vacancia hubo otra versión de Valdez-Briscoe, descolorida por cierto. Monzón asistió, elegantemente vestido, desde el ring side a una pobre pelea que se desarrolló en Campione d'Italia, muy cerca de la frontera con Suiza y que significó el segundo título para el colombiano tras imponerse por puntos.

Se decía que Monzón podía pelear cinco rounds con cada uno y ganarle a los dos. Valdez no llegó a defender el título. Curiosamente también sucumbió ante otro argentino, el mendocino Hugo Pastor Corro, un pugilista técnico, que le ganó en San Remo el 22 de abril de 1978 por puntos.

Como ante Monzón, Valdez tuvo revancha con Corro y volvió a fracasar. Se supo poco y nada luego de Valdez, más allá de algún reportaje por alguna fecha relacionada a Monzón.

Hasta que la prensa colombiana informó que un infarto puso fin a la vida de Rodrigo "Rocky" Valdez.