• Martes, 18 de abril de 2017
  • Edición impresa

Reclaman mejoras en la escuela Vergara

Padres de los alumnos piden la urgente reparación de los sanitarios y restablecer el sistema de energía en varios sectores. Prometen soluciones.

Zulema Usach - zusach@losandes.com.ar

La escuela Carlos Norberto Vergara de la sexta sección es uno de los edificios educativos más antiguos y amplios emplazados en la Ciudad de Mendoza. A la institución que tiene más de cincuenta años, asisten al menos 900 estudiantes divididos en tres turnos.

Ayer, cansados de esperar respuestas, los padres y madres de los alumnos de la primaria decidieron visibilizar los problemas de infraestructura que sus hijos tienen que vivir a diario.

Es que si bien el establecimiento necesita una refuncionalización integral (un ejemplo es el antiguo sistema de cañerías que nunca fue reemplazado con materiales nuevos), el problema más grave y urgente tiene que ver con el estado de los baños para niños y niñas.

Hace unos días, las cloacas colapsaron y eso obligó a realizar algunos trabajos inmediatos, que no resolvieron del todo las malas condiciones a las que los alumnos y alumnas deben atenerse.

Sólo con echar un vistazo, las falencias salen a la luz: los baños no tienen puerta, en el lava manos -roto, sucio y vetusto- sólo una de las dos canillas puede abrirse y como no hay electricidad, los  estudiantes dependen únicamente de la luz natural.

Las paredes y azulejos están rotos, mientras que por todos lados, el frío se hace presente debido a que los baños no cuentan con un cierre adecuado. Al salir, de hecho, se ve un montículo de tierra que de manera desprolija tapa la salida de la red cloacal.

Hace poco, aseguran en la escuela, se logró arreglar la descarga de agua en los inodoros y se cambiaron algunos codos. Pero eso fue todo. Las madres que ayer por la tarde esperaban en la puerta del colegio para buscar a sus chicos, explicaron que los inconvenientes  vienen de larga data y que por eso solicitaron una reunión con las autoridades escolares.

“Queremos soluciones. Nuestros hijos están asistiendo a una escuela que tiene los baños en pésimas condiciones. No sólo tienen un riesgo de enfermarse por el frío, sino que tenemos miedo de que contraigan una infección. Hace poco de desbordó la cloaca; los problemas siguen”, se quejó Luciana (39), mamá de una alumna.

Otras madres y padres prefirieron resguardar su nombre. Pero destacaron la necesidad de que las autoridades del Gobierno busquen la forma de mejorar la calidad de la infraestructura en el establecimiento de dos plantas y un amplio patio, en calle Martínez de Rozas y Moldes.

Los directivos no son ajenos a la problemática y aseguran que en mayo del año pasado realizaron las gestiones ante el área de Infraestructura para que se efectúen las mejoras y mantenimiento correspondientes.

“Se han ido haciendo arreglos de iluminación parciales y en algunas aulas hemos podido pintar. Los papás colaboran mucho desde la comisión, pero los trabajos más estructurales requieren de una inversión más grande”, indicaron en la escuela.

Emilio Pastorino, subdirector de Reparaciones y Mantenimiento del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía detalló que ayer por la mañana, durante la reunión con los padres, recibió los reclamos, entre los cuales se destacó la situación de los baños.

“La semana pasada enviamos las cuadrillas y los dejamos funcionando. Ahora queda realizar más refacciones. Los padres nos dieron un plazo de un mes, pero calculamos que entre esta semana y la que viene avanzaremos con otros arreglos”.