Vecinos Viernes, 21 de febrero de 2014 | Edición impresa

Piden que se cree un área natural protegida en Uspallata

Los pobladores señalan que el valle alberga el único tramo de la cuenca del río Mendoza que no está protegido. Llevarán su propuesta a la marcha del Carrusel.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Además de la riqueza paisajística, la flora y fauna autóctonas, y el valor patrimonial e histórico del lugar, Uspallata alberga el único tramo de la cuenca del río Mendoza que aún no ha sido protegido.

Por eso, un grupo de vecinos autoconvocados, junto con un ex técnico de la Dirección de Recursos Naturales Renovables, está trabajando para lograr que se cree el Área Natural Protegida Uspallata-Polvaredas.

Además de presentar el proyecto en Legislatura con la intención de que algún legislador lo adopte y pueda ser tratado en el recinto, los habitantes de Uspallata llevarán esta bandera -la del pedido de creación del área protegida- a la marcha por el agua pura que cada año se realiza durante el Carrusel.

Federico Soria, quien llegó a ser coordinador de Áreas Protegidas de la provincia, comenta que ideó el Parque Provincial Polvaredas en 1995, para rendir su tesis de la Licenciatura de Turismo.

Reflotó el proyecto en el año 2000, cuando era técnico en Recursos Naturales, a raíz de una denuncia de que se estaban talando árboles en Polvaredas. Sin embargo, la propuesta, que llegó a tomar estado parlamentario en 2004, nunca fue tratada ni archivada.

En 2009, cuando los habitantes de Uspallata se reunieron en asamblea de vecinos autoconvocados para oponerse al proyecto minero San Jorge, retomaron la propuesta de Soria y trabajaron con él para resaltar la importancia del cuidado del agua, además del valor biológico, patrimonial, histórico y turístico del lugar.

Es que con la existencia de los parques provinciales Aconcagua, Tupungato y el recientemente creado Cordón del Plata, el valle de Uspallata comprende el tramo restante de la cuenca del río Mendoza que no ha sido incluido en una normativa de protección.
 
Esto, destaca Soria, pese a que de allí se obtiene el agua potable que abastece al área metropolitana, se riegan 200 mil hectáreas cultivadas del oasis norte y se utiliza líquido para los polos industrial y petroquímico.

El nuevo proyecto extendía el área a conservar a una superficie de 400 mil hectáreas y sugería que se creara un parque provincial -o nacional, ya que Mendoza es la única provincia del país que no tiene uno- en unas 100 mil hectáreas de terrenos fiscales, como también que se estableciera como reserva de paisaje protegido el resto de la extensión (la misma categoría que se utilizó en la Laguna del Diamante).

Pero cuando el plan fue presentado en la Legislatura en setiembre de 2009, no tuvo mejor suerte que el anterior. La diferencia fue que, en esta ocasión, el expediente se perdió al ser remitido a la Dirección de Recursos Naturales Renovables -donde Soria dejó de trabajar en 2007- para que emitieran su dictamen.

Federico Soria, quien ahora vive en Bariloche, no ha abandonado su sueño -que sostiene desde hace 20 años- de que se cree el área natural protegida. De hecho, sigue actualizando el blog parqueuspallatapolvaredas.blogspot.com.ar y tiene previsto viajar la semana que viene a Mendoza y terminar de armar una nueva carpeta para insistir con los legisladores.

Alder Corsánigo, poblador de Uspallata, comenta que, con los avances en el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial, están preocupados por qué usos se van a habilitar en la zona y qué extensiones van a ser finalmente preservadas. Por eso, espera que exista voluntad política para respaldar el proyecto vecinal.

Eugenia Segura, otra habitante del valle cordillerano, destacó que hace tiempo están trabajando para que Uspallata pueda ofrecer trabajo y tener desarrollo económico, pero en armonía con el ambiente, para que las generaciones futuras puedan disfrutar del lugar y también por el potencial turístico del entorno.

La joven subrayó que los paisajes son elegidos con frecuencia para filmar películas y como escenarios de campañas publicitarias.

Asimismo, destacó que el Cerro Tunduqueral tiene un gran valor cultural e histórico que no siempre es valorado por los lugareños y el resto de los mendocinos. Y que todas estas riquezas pueden atraer visitantes y generar fuentes laborales genuinas, pero que es necesario preservarlas.