Estilo Lunes, 10 de julio de 2017 | Edición impresa

París... Je t´aime

La semana de la alta costura más esperada tuvo lugar en París, con la presencia de los grandes popes del universo del diseño. Uno de ellos fue Karl Lagerfeld, director creativo de la casa Chanel, quien presentó un colección homenaje a la Ciudad Luz que ta

Por Redacción LA

Si al sueño de viajar a París, sumamos el presenciar la magia detrás del diseño de referentes mundiales en la “París Fashion Week de alta costura” (quienes a su vez contextualizan sus pasadas en escenarios casi cinematográficos), la ecuación es perfecta.

Un ejemplo concreto es el reconocido diseñador Karl Lagerfeld, director creativo de Chanel, quien pergeña verdaderas puestas en escena como pasarelas, para que sus diseños se luzcan en contextos sobrecogedores.

En este último Fashion Week de alta costura clonó nada menos que a la mismísima Torre Eiffel (símbolo máximo parisino) de 38 metros de alto en acero y madera, bajo el majestuoso techo de vidrio del museo del Grand Palais. Ese fue el marco que le dio a sus creaciones, para que sus modelos las lucieran por debajo de la estructura.

Katy Perry, Pharrell Williams, Kristen Stewart, Claudia Schiffer, Cara Delevingne y Lily Collins fueron algunos de los invitados VIP que estuvieron en la presentación de la temporada otoño/invierno 2018 del diseñador. Incluso (créase o no) la (¿it girl?) Calu Rivero presenció el espectacular desfile.

La colección. El “káiser” de la moda presentó una apuesta en la que el espíritu parisino podía respirarse en una colección engamada en tonos grises, con pinceladas de blanco y negro. 

 

 

El color estuvo signado en una serie de vestidos inspirados por las pinturas de Robert Delaunay, uno de los representantes del arte abstracto en Francia, quien además dedicó buena parte de su obra a representar paisajes parisinos. Los detalles cubistas del pintor, sus líneas de color y sus semicírculos se apreciaron en una serie de vestidos rectos con un corte ligeramente años 20, a la altura de la rodilla, decorados con pedrería y lentejuelas. 

La silueta triangular se desarrolló a lo largo del desfile, en prendas -especialmente en los vestidos de noche- o en detalles. Se pudo percibir incluso en las propuestas, cierto trazo arquitectónico y geométrico, mientras que por su lado, los  tejidos metalizados hicieron una franca referencia al esqueleto de la torre construida por el hombre.

Para la silueta, Chanel recuperó las mangas globo, para redondear los hombros, una de las formas favoritas de la firma durante los últimos años.

Por otro lado, el diseñador sumó también a la textura jaspeada del tweed (tejido de lana áspera, cálido y resistente, originario de Escocia)  flores bordadas y  plumas que ornamentaron varias chaquetas proyectadas sobre los hombros.

Las siluetas triangulares marcaron presencia a lo largo del desfile, en prendas -especialmente en los vestidos de noche- o en detalles, mientras que las líneas arquitectónicas también se adivinaron en las diversas propuestas. Por su lado, los  tejidos metalizados hicieron una franca referencia al esqueleto de la torre construida por el hombre.

¿El broche de oro? Un vestido nupcial de cuello redondo, de línea geométrica (trapecio), cuya falda se desplegó en línea A desde el bajo busto, y aggiornada con magnolias en la terminación del diseño y las mangas.

 Al terminar el desfile, la alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo, le entregó a Karl Lagerfeld la medalla “Grand Vermeil”; una de las mayores distinciones de la ciudad.

 

Chanel by Karl Lagerfeld

 

Las plumas, proyectadas desde los hombros, se lucieron en vestidos de noche del diseñador. 

 

 

El color estuvo en una serie de vestidos inspirados por las pinturas de Robert Delaunay, uno de los representantes del arte abstracto en Francia.

 

 

Vestido de novia geométrico (línea trapecio) de cuello redondo, con falda en línea A desde el bajo busto, aggiornado con camelias a tono, en las mangas y en la terminación del diseño.

 

 

 

Celebrities show

La actriz Kristen Stewart, enfundada en un mono strapless, muy ‘50, en lentejuelas. Una asidua concurrente a los desfiles del “Káiser” de la moda.

 

 

Katy Perry, también con pelo corto y platinada, con un tres piezas poco convincente.

 

 

Calu Rivero, de Argentina a París. La denominada “it girl” argentina estuvo como espectadora en el desfile Chanel, con un estilo muy elegante de camisa transparente con yabot, y pantalón palazo de gasa.