Estilo Miércoles, 5 de julio de 2017 | Edición impresa

Parejas que se tatúan el compromiso

Si bien pareciera ser una moda llevada por las celebrities a la hora de comprometerse o casarse, son muchos los que prefieren tatuarse un símbolo o dibujo determinado, para compartir de por vida. Testimonios de especialistas y de los enamorados que decid

Por Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

Como un lienzo que proyecta e inmortaliza sentimientos, gustos, ideologías, sueños, recuerdos, modas, personas, momentos, culturas...Así se deja percibir en parte la magia del tatuaje sobre la piel. 

Una opción por las que  muchas parejas deciden optar, a la hora de pensar en la alianza tradicional como símbolo de compromiso, unión o matrimonio. Ya no pasa por una tendencia de los famosos (ver recuadro aparte), sino por una mirada más profunda del vínculo llevado al cuerpo. 

“Hay que tener en cuenta antes que nada que un tatuaje es una marca, una elección personal, un dolor, un sello elegido en el instante de la elección de algo para toda la vida”, puntualiza el psicólogo Mario Lamagrande.

La palabra tatuaje proviene del samoano “tátau”, que significa marcar o golpear dos veces (en referencia al método tradicional de aplicar los diseños o plantillas), se incorpora al español a través del francés, tatouage.

Cabe preguntarse ¿Qué lectura profunda debería hacerse respecto a esta creciente costumbre de las parejas por el tatuaje como alianza, dejando aquellos que lo hacen por moda?

Según Lamagrande “los rituales son una forma humana de expresión de afectos. Por ejemplo se ha encontrado en cementerios prehistóricos las marcas de flores, lo que implica que existían ya rituales así realizados por nuestros antepasados. Las huellas de manos, de dibujos rupestres han acompañado la evolución del hombre. Es así que estos detalles representan en la posmodernidad un compromiso si se quiere indeleble, de algo que no va a pasar. No se trata de  un anillo que puede retirarse o esconderse, sino de un símbolo de esa elección.

 

 

Escrito en la piel

-¿Qué connota para la pareja ese “compromiso escrito en la piel” que se llevará toda la vida?

-  Se ha dicho que es la época del hombre light, ese humano ligero que no ve más allá del día a día, y que se encuentra con un límite real que es la muerte. Sin embargo estas marcas a veces perduran más allá del tiempo biológico, es como un símbolo para representar la trascendencia del afecto sobre la naturaleza.

- ¿El cambio de época y paradigmas han incidido?

- Sí en la antigüedad los tatuajes han sido usados para distintos rituales por ejemplo de jerarquía en el antiguo Japón o para iniciación en los aborígenes suramericanos. Entonces queda claro que esta alianza es un ritual particular y consentido de ese amor que se jura más allá de los cambios en el tiempo.

Todos los significados

- ¿Qué significa hacerse un tatuaje que implique lo vincular entre dos personas, y a qué reemplaza en el mundo afectivo de ambas?

- Estos actos son de afirmación y son formas de garantizar estas alianzas. Tengamos en cuenta que para la  sociedad mendocina por ejemplo, en general, la fidelidad es un contrato de exclusividad emocional y sexual. Este tipo de acciones vienen a darle un gesto de firma a ese afecto prometido.

- ¿Puede convertirse en una moda, o ya es un rasgo cultural más profundo?

- La moda es un rasgo cultural, y como todos estos eventos sociales nace para quedar anidado con los ya conocidos, sin significar esto que los desplace. Sino que se acomoda a nuestra realidad.

- ¿Qué pasa cuando la pareja se rompe con ese símbolo perdurable? Resulta más complejo en duelo?

 -Es el riesgo del amor, del enamorado, como dice Hermann Karl Hesse ( escritor, poeta, novelista y pintor alemán) “Las mariposas nacen para amar y luego morir”.

En ese acto para toda la vida está el instante de ese amor, de esa pasión que más allá que la modifique la cotidianidad, es el rastro de ese instante que parecía vencer a la muerte.

 

 

En primera persona

Luis (35 años)

“Con mi esposa Laura nos gustan los tatuajes, y nuestra historia nos es usual. Nos conocimos, nos enamoramos y dos meses después le pedí casamiento. Nueve meses más tarde nos casamos, hace diez años  de eso... Los dos tenemos un alto grado de creatividad que dio en la tecla a la hora de pensar en la boda, y en el símbolo de ese amor, un tatuaje. Nos copó la idea y así fue ¡Juntos para toda la vida!

Además la piel es un hermoso lienzo a cubrir, y como nos dijeron que podía borrarse con los años decidimos tatuar nuestro símbolo también en la muñeca de la misma mano. La elección fue simple: nuestras iniciales. Le dimos vuelta mil veces hasta que logramos un tribal que unía ambas letras. Lo hicimos no para que el mundo lo vea, sino para nosotros porque cada tatuaje es muy nuestro y está cargado de significado e historia

Por otro lado, si algún día nos separamos (cosa que dudo y espero que nunca pase) no cambiaría ni modificaría el tatuaje. Lo que hayamos hecho tiene que ver con nuestra vida, con una sucesión de historias que nos definen porque eso es lo que somos. Algunas historias son tristes, y otras llenas de alegría. La nuestra tiene de ambos complementos, pero sobre todo, el hecho de estar juntos con alegría, amor y compañerismo para superar la peor de las tristezas.

Yo soy las historias que vienen conmigo,  ellas me formaron le guste - o no- al mundo”.

Luz (28 años)

“Cuando decidimos comprometernos con mi esposo Leo, fue justo después de nacer nuestro hijo Baltasar. Si bien ninguno de los dos tenía tatuajes previos, no encontramos mejor momento e idea que tatuarnos un símbolo especial y eterno de nuestra unión, junto a la iniciales engarzadas de nuestro hijo.

Quisimos tener un sentido de perpetuidad que nos acompañara en nuestra vida diaria, y que pudiéramos tener todo el tiempo con nosotros, sin necesidad de sacarlo por algo en especial...Porque para nosotros ese símbolo es como una extensión de nuestro cuerpo.

Algo que viene de una decisión que nada tiene que ver con convencionalismos ni modas, sino con un compromiso afectivo y de familia que nos completa”.