• Lunes, 6 de marzo de 2017
  • Edición impresa

Opiniones divididas en el debut del voto del público

Para muchos fue un lío, dijeron que estuvo desorganizado y que se generó confusión. No obstante, la mayoría coincidió en que es una buena idea.

Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

Fue negativo el debut del voto popular. Desprolijidades, insultos, forcejeos y denuncias de arreglo, son algunas de las palabras que se utilizaron para describir la iniciativa del gobierno para la Vendimia 2017. 

“La verdad ha sido un lío. Deberían haber puesto urnas en cada uno de los sectores”, dijeron Daniela y Ángela en la puerta de la carpa de votación que dispuso la organización de vendimia. Adentro del recinto se vivió un clima acalorado. No faltaron personas descompuestas que se quejaron del ambiente sofocante adentro del lugar.

Pero también hubo algunos que estuvieron conformes con el sistema. “Es lo mejor que han hecho en años. Ya deberían haberlo implementado antes. Para mí, esto no es un lío y tampoco creo que haya departamentos más perjudicados porque la gente viene de todos lados por igual”, dijo Adrián Domínguez, previo al caos que vendría con el paso de los minutos. 

Por su parte, Jorge Cano, en la fila de aquellos ubicados en el sector Malbec, indicó que como él es de San Carlos ya está acostumbrado a este sistema, ya que en ese departamento se viene implementando desde hace un tiempo. “Creo que es la forma más equitativa para elegir a las Reinas”, señaló. 

 

 

El sistema nuevo

Los 300 votantes fueron seleccionados de acuerdo al último número del documento. Además, para votar había que llevar la entrada, y ser mayor de edad. De esta forma votaron 80 personas del sector Tempranillo con el DNI terminado en 3; 70 del Malbec terminados en 9; 60 del Bonarda terminados en 5; 40 del Chardonnay terminados en 4. Por último 25 espectadores que estuvieron en el sector Cabernet y Torrontés con el DNI finalizado en 1 y 7, respectivamente.

“Ha sido un desorden. Deberían haber dividido a la gente antes, así hubiera sido más ordenado”, señaló Valeria. Algo curioso de la votación, y que también contribuyó al caos, fue la presencia de los seguidores de cada una de las Reinas en los alrededores de la carpa. Si bien aportaron color a este momento, hicieron que hubiera más gente, más ruido y más confusión. 

Rolando Gómez fue duro con sus críticas. “Lamentablemente y aunque está bueno que sea popular, debería estar mejor organizado. Esto está a tono con el desorden de lo que ha sido la Fiesta de la Vendimia y con la soberbia de Cornejo, que no quiere escuchar otras opiniones”, señaló enojado y transpirado el hombre. 

Otro hecho llamativo es que si bien las personas con alguna discapacidad no votan ya que pueden tener acceso gratis a una zona especialmente preparada para ellos, muchos de ellos llegaron al Frank Romero Day con entradas que pagaron y por lo tanto, con derecho a votar. Tampoco hubo una fila adecuada para ellos. Algo similar sucedió con las embarazadas, que dependieron de la solidaridad de los demás. 

 

 

Llegó la policía

Sobre las 21, una hora después de iniciada la votación y con un proceso poco fluido, una policía intentó calmar los ánimos, pero le fue tan difícil que finalmente llegaron 5 uniformados más y hasta se sumaron dos efectivos de seguridad privada.

Previo, tres de las empleadas del Gobierno a cargo de recibir los votos salieron de la carpa, incomodadas por las demandas de quienes querían votar, algunos de ellos, tras hacer fila durante más de una hora. “Acá votan los más jóvenes, que se meten de prepo en la mesa para votar”, dijo una mujer alterada por lo que estaba sucediendo. 

Luego de más de una hora intentando calmar a la gente, se logró una mejor organización, corriendo a todos los presentes fuera de la carpa y organizaron las filas de acuerdo a los sectores marcados en el teatro.

Los primeros en votar fueron vecinos del Valle de Uco, tal vez los más organizados que desde que llegaron al Teatro Griego se quedaron cerca de la carpa. El primer voto igual fue para Godoy Cruz, pero luego siguieron muchos para Tunuyán, San Carlos y Tupungato. También para Maipú.