• Sábado, 18 de marzo de 2017
  • Edición impresa

Nicolás Viñolo: “Me gusta el laboratorio de autodidacta”

Artes de tapa, canciones propias, historietas y un sello musical operado desde el living de su casa. Este maipucino creativamente inquieto ganó con la gráfica de “Rara avis” el concurso de humor gráfico dedicado a la bebida nacional.

Mariana Guzzante - mguzzante@losandes.com.ar

Tal vez fue la portada de "Phisical Graffity" de Led Zeppelin. O el de "Dark Side of the Moon" de Pink Floyd. Desde niño, el arte de tapa de discos "tal como eran antes, grandes como posters", impactaron en la imaginería de Nicolás Viñolo, mientras crecía en su casa de Maipú y cada book, una aventura. "Nuca fui bueno en los deportes", suele decir para explicar por qué derivó de lleno en los lápices de colores. 

Su tendencia a pintar lo llevó a la Facultad de Artes Plásticas, donde se nutrió durante cinco años. Pero Nicolás no sólo se quedó con lo visual sino que unió las dos líneas de su vida: música e ilustración. 

De hecho, es todero en su propia plataforma: compone, toca varios instrumentos, graba, tiene un sello, hace sus propias tapas. Y además, se hace cargo de la batería en dos bandas (Peter Júpiter y Fuego en Moscú) y pone voz y guitarra a una tercera (Barbados del Eter).

En cuanto al sello, lo creó para editar sus canciones y los bautozó Igor Sueña Discos.  

 

 

- ¿Y dónde grabás?

- Lo hago de manera casera, en el living. Me interesa probar qué pasa en el proceso, en el hacer. No es que desestime el estudio, pero me gusta ese otro laboratorio autodidacta, donde podés probar una y otra vez y no tenés un reloj que te corre". 

En cuanto a la plástica, ha probado todas las disciplinas pero siempre vuelve a su primer romance: la historieta. 

A su página El Vignolo Art sube dibujos, pinturas, artes de tapa y viñetas varias. Hay ilustraciones originales de distintos períodos que incluyen superhéroes y heroínas, personajes de comic versionados por placer, tiras de aventuras, gifs, y portadas que atraviesan diversas estéticas. 

Por eso, cuando vio en Facebook la convocatoria del certamen "Humor y Vino" lo primero que se le ocurrió fue una serie de viñetas con varios chistes elaborados. "Estuve bastante tiempo haciendo ese trabajo, pensando en esmerarme. Como se podían presentar dos láminas, la noche anterior al cierre de la convocatoria se me ocurrió otro, mucho más simple, que hice sin dedicarle demasiado tiempo. Fue ése el que resultó ganador. Así que para mí allí también hay una lección".

Esa espontaneidad y frescura es lo que le valió el primer premio. Entre parodias de catas y bebidas sagradas, el "chiste" de Viñolo apuntó a la imaginería del vino de mesa y, con inocencia, destiló un guiño conocido por todos: los controles de alcoholemia.  

Decidió presentarse porque sabe que no es frecuente un concurso de humor gráfico propuesto por una institución, en este caso organizado por la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza y el MMAMM. 

"Los jurados, además, son personas que admiro", afirma refiriéndose a Marchese, Chanti, Pavezka y Cangialosi.

Ellos seleccionaron a los tres ganadores entre los 36 trabajos que se presentaron al concurso. Y los premios resultaron así: Primer Premio Nicolás Viñolo (Rara Avis) $10.000; Segundo Premio, Federico Calandria (Envasado en Origen) $7.000; Tercer Premio, Jorge Mariano Ruszaj (Descuido) $5.000.

Desde ayer, en el hall de la Nave Cultural se expondrán más de 30 trabajos de la muestra "Humor y Vino", hasta el 15 de abril.