• Viernes, 21 de julio de 2017

Mendoza tiene su maravilla de cemento: el Velódromo

El 23 de febrero del 92, Los Andes reflejaba así la inauguración de la casa del ciclismo provincial, obra que se hizo esperar por 50 años.

Maxi Salgado msalgado@losandes.com.ar @maxisalgado

"No hay plazo que no se cumpla…", reza parte del refrán. Y es por ello que hoy se disfruta de algo que se había hecho callo en el alma del hombre del ciclismo, a través de tantos años de vigilia. ¿Cuánto tiempo pasó? Mucho, quizás demasiado. ¿Vale la pena recordar cuanto hace que la piqueta maldita terminó con el Velódromo de Independiente Rivadavia?

No. Ahora, no. Es tiempo de darse cuenta de todo lo que el ciclismo tiene a partir de este momento. De lo que puede evolucionarse, de lo que se puede llegar a trascender con competencias regionales, nacionales e internacionales.

No pensemos en lograr campeones en corto plazo. Pensemos en trabajar, enseñar y mantener un semilleroque con el tiempo razonable nos permita lograr los objetivos fijados.

Hay que tener en cuenta que este esfuerzo del gobierno permite que ayer se haya inaugurado simplemente la primera etapa. Ahora hay que encarar un segundo segmento, en que puede estar incluída la iluminación, lo que permitiría la realización de festivales nocturnos en época estival, posiblemente los viernes, a fin de no entorpecer la continuidad de la temporada de ruta con carreras domingueras, lo que favorecería el estado criclístico de los deportistas.

Son idea, son sugerencias que surgen del alma llena de entusiasmo de alguien que ama profundamente el ciclismo. Como usted señor, como usted señora, que lo vive como algo que es de la familia, con hijos abrazados a este deporte que nos apasiona y que ahora tiene un escenario mayor a disposición.

Por eso debemos estar muy contentos, casi iaguql que cuando logramos tener nuestro propio techo. Por eso es obligación darle vida al Velódromo, de la misma manera que llenamos de amor nuestro hogar. En definitiva esa es nuestra obligación, después de todo. Usted con los suyo señor que quiere al ciclismo. Enseñando, orientando a la juventud a practicar el deporte pedal. Usted también señora. Apoyando al esposo, siguiendo al hijo, integrándose como muchas esposas, como muchas madres, que están junto a los suyos en cada prueba.

Al dirigente le toca lo más noble y delicado. El deberá generar el movimiento y el movimiento se genera andando. Andando por los carriles correctos, limando asperezas, haciendo caso omiso a las críticas y fundamentalmente demostrando inspiración y una verdadera vocación de servicio. Generando acontecimientos que araigan a actores de calidad y en cantidad. con ello se logrará trascender en todos los niveles, lograr que nuestro jóvenes recorran los podios pisteros del país y del mundo.

No crea que se exagera, que lo que precisamente el periodista no debe hacer. Pero hay que ser realista, auténtico y creer en nostros. Y usted entrenador, usted dirigentes, saben de lo que son capaces de lograr. ¡A trabajar entonces, la maravilla de cemento los espera…!