• Domingo, 12 de marzo de 2017
  • Edición impresa

Mauricio Badaloni: “Se complica la toma de decisiones porque el Estado no tiene datos de los sectores locales”

Desde la UIM impulsan, junto con la UNCuyo, la creación de un observatorio industrial. También avanzan con industriales sanjuaninos y puntanos en gestiones para que vuelva el tren de carga. Quieren cambios en la la ley de RSE.

Gastón Bustelo - gbustelo@losandes.com.ar

El empresario está a cargo de la Unión Industrial de Mendoza, una entidad reflotada hace poco tiempo. En mayo cumplirán un año. Explicó el trabajo que vienen haciendo y los objetivos que tienen.

-Qué planes tiene para este año.

-Lo primero es el 7 de abril un foro de jóvenes empresarios con mucho de emprendedorismo, es una problemática que se da en las empresas familiares por los problemas que hay entre la segunda y tercera generación.

Los jóvenes no quieren seguir con la empresa como está y se van más a las ramas de comunicación, sistemas y tecnología y comienzan a desvincularse los padres con los hijos en lo referido a la empresa.

-No es nuevo…

-No pero en la industria impacta mucho y es un efecto de los milenios, vienen jóvenes que ya son emprendedores y chicos que vienen de familia de emprendedores y queremos mostrarles que pueden desarrollarse.

Dentro del esquema de la industria apuntamos al futuro, viene la gente de UIA joven, el vicepresidente es sanjuanino, estos millenials cuando se les genera espacio responden bien y se desempeñan bien en áreas de Responsabilidad Social Empresaria.

Además los empresarios quieren planes y alternativas, se da mucho en la gremial empresaria de filosofar y decir lo que hay que cambiar pero sin propuestas y sin planes concretos. 

-Igual es clave el acceso al financiamiento para los emprendedores…

-La UNC y las universidades tienen incubadoras de empresas y cuando son profesionales se empiezan a interesar por eso y se van desarrollando.

Los ITU fueron de vanguardia, los millenials buscan especializaciones. Lo que vemos dentro del emprendedorismo es que hay familias que han tenido la inteligencia de apadrinar un desarrollo productivo distinto al que se dedican y fomentaron la idea de otro emprendedor que nació dentro de su organización.

Ha pasado y ha salido bien y en muchos casos no porque está toda la disputa por saber quién tiene la razón en la familia y en la empresa. Esto es lo que queremos trabajar. Esto obviamente está arraigado a la innovación y a la tecnología.

La Nación tiene un plan de 111 mil desarrolladores que están capacitando porque el software necesita mano de obra y se está capacitando a gente en sistemas básicos. La DGE ya firmó un convenio para que capaciten en Mendoza.

El Estado puede orientar hacia dónde hay que ir, pero los privados y desde los sectores productivos podemos avanzar en talleres porque les cuesta concebirse con sus rasgos distintivos.

Las brechas se agrandan y lo que dicen los hijos es que cuando termine su padre con sus negocios se dedicarán a otra cosa. Lo que dicen no es apostar por otro negocio, sino no continuar.

Mendoza perdió mucho en producción, por distintos motivos perdió y se convirtió en una economía de servicios.

Mendoza siempre estuvo relegada por sus provincias vecinas. 

-Siempre no

-Desde hace bastante sí, por motu proprio dejó de liderar en Cuyo. Si en otros lados tiene beneficios, las empresas se van. Hay mucho de ese espacio que se ha perdido, lo mismo pasa con el ferrocarril y un plan logístico que incluya la salida por el pacífico.

Hay que ir a los estudios y a los relevamientos que hay que no son muchos. Por eso estamos trabajando en el observatorio. 

-¿Observatorio de qué?

-El observatorio de la industria.

-Que medirá…

-Un montón de particularidades que tiene la industria. Por decir, el Estado nos puede decir, en la metalmecánica hicimos esto y aquello, pero no sabemos cómo impactó y no están los números o salen de cualquier lado u organismo que no tienen mucho que ver porque no vienen del sector productivo.

Nos quedamos en las hipótesis y necesitamos indicadores reales y saber si las empresas tienen normas certificadas o no, qué pasa con el empleo de cada sector, entre otros miles de datos. 

-¿Lo han hablado con el Gobierno?

-Estamos trabajando con la UNCuyo, gente del Gobierno y con los de la UIA. Lo ideal sería que se firme un convenio entre la UNCuyo y el Gobierno para saber bien en qué áreas se trabaja y en cuáles no.

-Empezaron el año pasado a juntarse con industriales de San Juan para que vuelva el tren de carga desde Buenos Aires. ¿En qué estado están?

-Estamos trabajando, ingresamos en la última etapa para saber cuánto puede salir el proyecto. Lo que pasa es que vamos con un plan estratégico para decirle al gobierno y al Banco Mundial, cuál es el plan logístico que necesita Cuyo. Hoy como problemática es sacar los talleres del centro, hay infraestructura instalada. Las ripieras mandaban carga a Buenos Aires y ahora no están.

De todas formas lo que queremos es que no sólo se envíen commodities, nosotros queremos tener un plan en el que la matriz productiva pueda cambiar porque garantizás el envío y salida al Pacífico de los productos más simples hasta los más especializados. Queremos unificar en un sólo lugar, los talleres del ferrocarril, el de Capital es el segundo a nivel nacional, y parece que lo llevan a Palmira.

Hay que armar también playa de maniobras, que los camiones puedan llegar, que almacenen. Cada sector pensará qué capacidad necesita.

Estamos viendo qué financiamiento aparece, público o privado. El Gobierno nos pide proyecto para mostrarle al Banco Mundial o al BID, por eso hay que tener un proyecto terminado.

Hay un consenso en el lugar, hemos sumado a los industriales de San Juan y San Luis, y entre todos los sectores vamos avanzando. Vemos los temas que tocan a todas las industrias y la logística toca a todos, en mayor o menor medida. Servirá también para traer insumos.

Mendoza para ponerse al lado de Córdoba o Chile, vamos a tener que abaratar los costos logísticos, vamos aportar todo lo que el Estado necesite, pero vamos a tener que tener nuestro plan: cuántos camiones y cuántos trenes para sacar el vino y así con cada producto.

-Hace casi un año que lleva la UIM.

-Sí, en mayo. La UIM estuvo 15 años sin funcionar, las familias más importantes hace 15 años formaban parte de la Unión Industrial Argentina a través de la banca provincial de la UIA. Veníamos en eso  unas 10 cámaras.

En un momento apareció la UEEM y veíamos que era necesario avanzar porque el gobierno anterior atendía a los empresarios por separado, pero no por las cámaras. Por eso creo que muchos dejaron de participar. Al ir buscando, la familia Díaz Telli nos dijo que tenían todo lo de la UIM, dentro de Aderpe lo tomamos como iniciativa y se concretó.

Empezamos 8, hoy somos 14, otros quieren sumarse. Tenemos claro que en 4 o 5 temas nos ponemos de acuerdo pero cada Cámara trabaja por su lado otras cosas específicas. 

Empezamos buscando reducir las asimetrías de Mendoza con las provincias vecinas, hicimos un estudio impositivo y se lo presentamos al Gobierno. Ayudamos a que bajaran las alícuotas. Además estamos avanzando con el Observatorio con la UNC.

Se complica la toma de decisiones porque el Estado no tiene datos de los sectores económicos de Mendoza. Y además queremos avanzar con cambios en la Ley de Responsabilidad Social Empresaria (RSE), bodegas tienen buenas propuestas, algunas petroleras también, y estamos trabajando para concretar los cambios. 

 

“Es oportuno hablar de agrominería”

-Hicieron un fuerte apoyo a la minería en el Carrusel.

-Sí, no fue desde la UIM, lo discutimos y decidimos seguir discutiendo pero no participar en eso. Yo estaba por Andesmar. Entiendo que es oportuno hablar de la agrominería, de cuánto hay que darle a la planta de nutrientes que la tierra pierde y cuánto hace la minería por la agricultura. El diálogo sigue, excede la 7.722.

Si me puedo manifestar a favor de esto está bien, si el ajo necesita de minerales, si la uva para que nuestros vinos sean reconocidos en el mundo también los necesita, por qué no explicarlo. Hay que seguir discutiendo el desarrollo de la minería.

En Malargüe no se discute nada de esto y no puede ser. Igual, la matriz productiva hay que discutirla, la nueva posibilidad y salir de un estancamiento productivo está en el conocimiento, tenemos que usar la tecnología en los procesos productivos, y ahí se usa silicio y es minería. Lo más obtuso es no ver la realidad.

 

Perfil

Mauricio Badaloni (44)

Es miembro del directorio de Andesmar, vicepresidente de Aderpe y presidente de la UIM. Está casado y tiene dos hijas. Asegura que su "hobby y el tiempo libre" se lo dedica a su familia. A veces sale a caminar dos o tres veces por semana.

Celular preferido: I-Phone

Auto preferido: Jeep Ranger

Vino preferido: Susana Balbo Signature