Viernes, 18 de agosto de 2017
  • Viernes, 11 de agosto de 2017
  • Edición impresa

Masters 1000 de Canadá: Schwartzman, pequeño gigante

El argentino se sobrepuso a un 0-6 inicial y terminó venciendo en tres sets al estadounidense Donaldson para meterse en los Cuartos de Final del certamen que se disputa en Montreal.

Redacción LA

Otro triunfo con el corazón: Diego Schwartzman , 36º en el ranking mundial, venció por 0-6, 7-5 y 7-5 al estadounidense Jared Donaldson (66º) y avanzó a los cuartos de final del Masters 1000 de Canadá, en Montreal.

Schwartzman, 36 en el ranking mundial, logró recuperarse después de un aplastante 6-0 en el primer set y, pese a no jugar en su mejor versión logró inclinar la balanza a su favor para llevarse el partido ante Donaldson (66) después de un duelo que duró 2 horas y 8 minutos.

El Peque espera al ganador del búlgaro Grigor Dimitrov y el holandés Robin Haase. No jugó su mejor tenis el argentino, y en su próximo compromiso deberá mejorar notoriamente si quiere avanzar a semifinales. Pero dio muestras, una vez, de su gran predisposición para dar batalla en la adversidad.

El partido

Muy poco pudo hacer el argentino en el primer parcial, que entre sus muchos errores y los aciertos del norteamericano se marchó rápidamente por 6-0. Pareció que desde el primer game del segundo parcial iba Schwartzman a empezar una reacción, pero desaprovechó cuatro break points y encima al juego siguiente Donaldson volvió a quebrarle. El estadounidense llevaba ocho games ganados al hilo y no parecía haber salida para el laberinto.

Pero el argentino sacó a relucir ahí la perseverancia, una de sus mayores virtudes. Consiguió finalmente frenar la sangría y quebró el servicio de su rival, 66° del ranking mundial. Y como después mantuvo su saque, consiguió llegar a un hasta ahí inusual momento de paridad en el partido de octavos.

Con algunos altibajos, llegaron parejos al desenlace del parcial y en el undécimo game Schwartzman sacó a relucir su mejor tenis y su mayor experiencia para conseguir un quiebre que festejó con todo. Luego, con su servicio, selló el 7-5 y dejó el partido set iguales.

El arranque del tercer parcial dejó en evidencia la irregularidad de ambos. Schwartzman quebró en el game inicial luego de que su rival arrancara 30-0, pero enseguida Donaldson recuperó el break. Sin embargo en el tercer juego el argentino volvió a quedarse con el servicio del estadounidense y recién después pudo sostener para consolidar su ventaja de 3-1.

De todos modos, la ley de juego de Peque incluye la posibilidad de quebrar y ser quebrado con bastante frecuencia. Así, en el sexto juego volvió a ceder su servicio y el norteamericano, de apenas 20 años, restableció la paridad.

En el tramo de mayor tensión, ambos mostraron solvencia y mantuvieron la igualdad hasta 5-5. En el undécimo game, Schwartzman, fortalecido por el aliento del público que había tomado partido por él, volvió a quebrar y luego consiguió con su saque cerrar tras dos horas y ocho minutos de juego un partido que parecía perdido.

Fue un triunfo por el que debió sufrir y trabajar mucho Schwartzman, y por eso se desahogo al final con un grito y los brazos en alto, mientras un puñado de hinchas argentinos festejaba en las tribunas.

Levanta la bandera

Schwartzman es el único argentino en el torneo, ya que Juan Martín Del Potro quedó sorpresivamente eliminado en la segunda ronda al perder con el local Denis Shapovalov (143). El porteño viene de dar un batacazo en la segunda ronda, donde eliminó al austríaco Dominic Thiem, tercer preclasificado del certamen y número 7 del mundo, por 6-4, 6-7 (7-9) y 7-5.

No es casual el crecimiento de Schwartzman (el argentino más destacado del año en el ATP Tour). Desde fines de 2016 empezó a hacer un trabajo físico muy exigente con Martiniano Orazi, ex PF de Juan Martín del Potro. Y además encontró en Juan Ignacio Chela y Leo Olguín a dos personas que lo ayudaron desde el punto de vista estratégico y emocional dentro de la cancha.

El Peque es, sin dudas, una de las cartas principales que la Argentina debería tener en Astana, del 15 al 17 de septiembre próximo, en el repechaje de la Copa Davis ante Kazajstán.

 

Argüello ganó en Floridablanca

El cordobés Facundo Argüello le ganó ayer al austríaco Michael Linzer por 6-3 y 6-4 y se clasificó a los cuartos de final del Challenger de la ciudad colombiana de Floridablanca, que se juega sobre polvo de ladrillo y reparte premios por 50.000 dólares Argüello, ubicado en el puesto 445 del ranking mundial, se impuso en sets corridos y en la próxima instancia enfrentará al brasileño Guilhermo Clezar o al chileno Gonzalo Lama.

Anoche, el otro argentino que sigue en carrera, el bahiense Guido Pella, 92 del mundo y primer preclasificado, se medía con el estadounidense Evan King (316) por octavos de final. Si Pella -campeón con Argentina en la Copa Davis 2016- pasa de ronda, jugará en cuartos contra el vencedor entre el portugués Gastao Elias y el brasileño Joao Souza. 

 

Sufrió Roger

El suizo Roger Federer cambió a tiempo para vencer ayer al español David Ferrer y clasificarse para los cuartos de final del torneo de tenis de Montreal, donde chocará con el también español Roberto Bautista Agut.

El suizo, segundo favorito en el cemento canadiense, necesitó casi dos horas para vencer a Ferrer por 4-6, 6-4 y 6-2.