• Lunes, 17 de abril de 2017
  • Edición impresa

Más de un año después, reconstruyen un puente sobre la ruta 143

Es el que se derrumbó a la altura de Paso de las Carretas. Obligó a hacer un by pass precario en una ruta muy transitada.

Daniela Larregle - dlarregle@losandes.com.ar

Tras un año de reclamos y pedidos concretos para que se reparara el puente sobre la Ruta Nacional 143, en el kilómetro 616 cerca de Paso de las Carretas (San Carlos), comenzaron finalmente las tareas de reconstrucción. De esta manera se iniciaron las obras de demolición, limpieza, consolidación del suelo, para realizar luego la reconstrucción del puente y del sistema de alcantarillado que prevé un reencauzamiento del arroyo seco.

Las obras se iniciaron a poco más de 13 meses del incidente que derribó el puente tras una tormenta con promedios históricos de precipitación. El plazo de ejecución es de cuatro meses y un presupuesto de 17.000.000 de pesos, para que la empresa contratista a cargo, Pietroboni, recupere ese paso tan importante en la ruta que une a la provincia con los departamentos del sur y por donde transitan más de 4.500 vehículos diarios. 

El inicio de las tareas se dio luego de la reunión que mantuvo el ministro de Economía de la provincia, Martín Kechner, con el director de Vialidad Nacional, Javier Iguacel.

Cabe recordar que el 7 de marzo de 2016 una fuerte tormenta socavó un puente sobre el arroyo Salamanca y provocó su desmoronamiento en el kilómetro 616 de la ruta 143, que une Pareditas con San Rafael, lo que cortó el tránsito vehicular hacia y desde el sur provincial.

Durante 48 horas el paso estuvo interrumpido y había que realizar un rodeo por el camino de Las Catitas, en el departamento de Santa Rosa, para acceder a por ejemplo San Rafael o General Alvear; o quienes podían intentarlo con vehículos 4x4, hacerlo por Agua del Toro.

Luego se realizó un by pass vial utilizando para ello unos tubos metálicos de gran tamaño y se concretó el desvío de material consolidado. Entonces se resaltó su condición de provisorio y la necesidad de que los automovilistas transitaran con suma precaución, pero esta conexión se extendió por más tiempo del que se esperaba.

Un peligro

Según explicaron desde Vialidad Nacional, las tareas a realizar son varias. Es así que se deberá hacer limpieza y el movimiento de suelos, además del trabajo del subsuelo como la compactación y colocación de mallas de acero que contengan las piedras.

Además de la imprimación para impermeabilizar, la inyección de hormigón, de la reconstrucción de la alcantarilla que cedió por su antigüedad y el cambio de las napas y cauces de agua, por lo que se deberá analizar la situación y aumentar el ancho de los muros de la alcantarilla. Recién después se iniciaría la etapa de construcción, con elementos de soporte y protección que actúen para evitar las erosiones y el derrumbe de los márgenes.

Mientras tanto, el tránsito vehicular continuará pasando por el by pass que se hizo sobre uno de los laterales, que es de ripio, señalizado con balizas y que según varios automovilistas es un peligro por la cantidad de piedras sueltas que hay sobre el camino.

El estado del paso que iba a ser provisorio durante cinco o seis meses y que ya supera los 13, es motivo de innumerables quejas de los conductores que pasan por la zona. Incluso, poco tiempo después de ocurrido el derrumbe se produjo allí un accidente que le costó la vida a un camionero y a su hijo. 

Si bien está señalizado y se pide la disminución de la velocidad, hay vehículos que al pasar arrojan piedras que vuelan por el aire y terminan impactando en los parabrisas de otros autos.