Más Deportes Domingo, 5 de marzo de 2017 | Edición impresa

Marista se dio un festín y ganó el superclásico

El equipo dirigido técnicamente por Walter Conna superó a San Jorge por 5 a 2. Hoy, Liceo y Universidad Nacional de San Juan, juegan la final.

Por Redacción LA

En la ciudad de San Rafael, hoy se bajará el telón para la segunda edición del Vendimia de hockey sobre césped. La final se disputará desde las 11, en el club Maristas, entre Liceo y UNSan Juan.

Ayer, en uno de los partidos de fase clasificatoria en la rama femenina, Maristas dio cuenta de San Jorge, por 5-2.

La ciudad de San Rafael tiene su Superclásico en hockey, San Jorge, el Rojo, es el más ganador en torneos vernáculos y Maristas, el verde, en los últimos tiempos se potenció.

Ayer las primeras necesitaban un triunfo para poder acceder al partido por el oro: Las segundas no se dejarían ganar pero, si vencían, el pase a la final sería de las mendocinas de Liceo. 

El partido en general fue entretenido de principio a fin. Pareció un juego de cualquier torneo por los puntos y no un lance de pretemporada. Mejor paradas se vio al elenco de Walter Conna que desde este año tomó las riendas del club Maristas y, en poco tiempo, sus dirigidas han aprendido y ayer se les notó un muy buen manejo de bocha.

Desde el inicio Maristas ahogó las salidas a sus rivales. Las verdes fueron las que se animaron más en tratar de quebrar el arco rival.

Lo interesante es que se generan muchas jugadas de peligro y corners cortos. Es más, la apertura vino al cuarto de hora de juego por esa vía, Sarome no erró y empezó a señalar el camino a la victoria para su equipo.

En el complemento, fue cuando Maristas estuvo más afilado. Otra vez Sarome cantó un gol y después en momentos clave Belén Rodríguez, Soledad Ponte y Luna López diseñaron un triunfo invaluable en lo moral y que deja en buen pie a las verdes para esta temporada en la que tendrán que disputar el torneo Apertura de Mendoza y su respectivo certamen sanrafaelino. 

El objetivo de no descender en el torneo capitalino es lo principal. Pero, de continuar con el ímpetu y el juego sostenido que han empezado a practicar, Maristas puede apuntar más alto en sus pretensiones.