Miércoles, 16 de agosto de 2017
  • Lunes, 19 de junio de 2017
  • Edición impresa

Mario Villegas, en el nombre del padre

El lavallino, de 25 años, lideró la general en la prueba de 25 km; su papá Héctor terminó en el cuarto lugar -a 15 segundos del último escalón del podio-.

Mauricio Videla - mvidela@losandes.com.ar

Cacheuta fue el escenario elegido para la disputa de la segunda fecha del Circuito Aventura 2017. Competencia de trial running, organizada por Club de Eventos, que contó con un numeroso pelotón de participantes, distribuidos en las distancias de 25k, 10k y 5 k.  

El lavallino Mario Villegas, de 25 años, fue el ganador de la general en la prueba estelar con un tiempo de 1h19’26”; mientras que Ana Romo (con 1h46’33”) se quedó con el triunfo en los 25 km. Recorrido que, tras reiterados tramos de costering y cruces por el río, sufrió un recorte en el circuito.

En tanto que en la prueba de 10 km se impuso Alberto Villegas (52’41”) y Valeria Bedini (1h09’10”) se impuso por el toque en el triple empate que presentó la categoría femenina, el podio lo completaron Verónica Fontana y Cecilia Malisani (ambas con el mismo tiempo de la ganadora).

Por último, en la categoría participativa de 5 km, Raúl Guzmán (22’15”) y Estefanía Córdoba (38’19”) se alzaron con el primer puesto. 

Acarreos y cruces

Fue una carrera muy dura, en la que el rigor de la piedra fue templando la resistencia de los runners y ofreció, al final de la jornada, una definición por demás ajustada.

El circuito, diseñado especialmente teniendo como columna vertebral el río Mendoza, aprovechó en extremo cada uno de los elementos que ofrece la geografía montañosa; otorgándole a los competidores el primer gran obstáculo con un cruce del río antes de cumplir con el kilómetro de una marcha a media velocidad.

La fría mañana del domingo, que se fue templando con el sol, en la zona de Termas, algunos aventureros tuvieron su primer chapuzón, mezclándose los protagonistas de las divisiones principales y tornando sui paso en una fila india. En mitad del grupo, los lavallinos Mario y Héctor Villegas, padre e hijo, adelantaban corredores disputando un mejor lugar junto a Emanuel Poblete y Alberto Pereyra.

El pelotón se mostraba ansioso, impaciente y los distraídos trastabillaron junto a la margen del río o debieron recorrer el empedrado mojados. Un sendero, de tierra compacta, sirvió como punto de despegue para los candidatos.”Este circuito es muy duro, es una carrera muy sufrida pero uno la disfruta más que a correr por la calle”, reconocía después de cruzar la meta Héctor Villegas.

Los lavallinos, que había n decidido festejar el día del padre en familia en el paraje precordillera, fueron los grandes protagonistas en las pruebas de mayor distancia. Piedras, arena, barro, más el desafío natural del relieve puso a prueba la capacidad técnica que demandan estas pruebas. 

Alberto Villegas, trabajador rural y ganador de la clasificación general, reconocía minutos después de su victoria: “Empecé a correr hace cuatro años para acompañar a mi padre, en Lavalle, y gané. Hoy somos parte de un grupo de corredores nuevo, formado por 12 personas, y este año comencé a participar en este tipo de carreras, ante lo había hecho en las de calle”.

 

El homenaje

El atleta de Dios. La segunda fecha del circuito aventura 2017, fue en homenaje al corredor juvenil Lucas Molina. Quien a causa de una descarga eléctrica, el buen amigo, el solidario, el buen alumno, el amante de los deportes murió en 2014.

Lucas que comenzaba a disfrutar, con muy buenos resultados y podios, de sus primeras experiencias en las carreras de calle, se transformó en la motivación para correr de un grupo de policías.