• Sábado, 8 de julio de 2017
  • Edición impresa

Make-Up: “Boquitas pintadas”

Enterate de las diferentes texturas en labiales que podés lucir, y los más convenientes a la hora de potenciar, destacar o acompañar la forma de tus labios.

Analia de la Llana - adelallana@losandes.com.ar

El comodín infaltable de todas las carteras, para estar siempre listas y retocar el tono de la boca cuando sea necesario, se llama labial (‘pintalabios’ dirían las abuelas en otra época). Un aliado indiscutido que siempre está a mano a la hora de perfeccionar el make up.

Sin embargo no sólo se trata de buscar “el tono” para nosotras, sino de seleccionar aquellas texturas que nos sienten mejor de acuerdo a la ocasión.

En esta nota cinco opciones para lucir de acuerdo a tus necesidades o gustos.

 

1. Líquidos

Pueden venir con color y si bien son bastante más brillantes y cremosos que los anteriores, esa condición los hace más propensos a que su efecto se vaya rápido de los labios, teniendo que retocarlos más seguido.

Uno de los contra que marcan algunas mujeres respecto a ellos es que la textura puede llegar a sentirse un tanto pegajosa.
 

 

2. Los cremosos

Este tipo de labial brinda textura y cierta hidratación (no es su función primaria). Dan un acabado más brillante y ligero. En general son bastante favorecedores para todo tipo de chicas. 

Brindan un efecto de labios más gruesos y sensuales en distintas tonalidades.

 

 

3. Gloss para tu boca

Son muy conocidos a la hora de lucir una apariencia más natural en el make up. Muy requeridos también por las preadolescentes que desean realzar sutilmente su color de labios, ya que pueden ser transparentes, o bien venir con cierto color (por lo general rosa). Además son ideales para aquellas mujeres con labios muy finos, ya que aportan volumen. 

Pueden utilizarse solos o bien sobre una base previa pintada con barra de labios mate, cremosas e incluso sobre un delineador difuminado.

 

 

4. Mate, la tendencia que suma adeptas

Son muchas las mujeres que los buscan, no sólo por ser uno de los “must” de temporada, sino debido a su estilo de apariencia casual y natural, ya que le dan color a los labios sin dejar brillo; logrando un look liso y parejo.

Además no manchan y normalmente duran más que los gloss y labiales usuales.

Lo ideal primero, para cuidar los labios, es humectarlos con un bálsamo para que no se resequen y luego aplicar el tono elegido. Los tonos nude, rosa y boca, son ideales para el día. Mientras que los borravino o rojos (suelen ser elegidos para ocasiones estilo cóctel o evento).

 

5. Los permanentes

Son grandes aliados para mantener el color de labial elegido durante todo el día, en todos los tonos posibles. Una manera de olvidarse del retoque permanente o de perder el color, al comer o beber algo en un evento, ya que su fórmula lo permite.

Los contra que tienen residen en que suelen resecar mucho los labios, por lo que lo ideal es exfoliarlos y aplicarles un bálsamo sin aceite para hidratarlos. Lo mejor es optar por los bálsamos con una textura cerosa.