• Lunes, 7 de agosto de 2017
  • Edición impresa

Macarena Rodríguez: “Estar en un proceso olímpico fue cumplir un sueño”

Marina Di Giácomo, Silvina D’Elía y Macarena Rodríguez le dieron medallas de bronce y plata al hockey de nuestra provincia. Pity y Macarena fueron también campeonas del mundo.

Gonzalo Tapia y Mauricio Videla

Macarena Rodríguez es uno de los iconos del hockey femenino de Mendoza, olímpica y medalla de plata en Londres 2012 se ha tomado un respiro y este año no jugará más ni por River Plate, ni con el seleccionado Mayor de damas de Mendoza que disputa el Argentino a fines de este mes en la ciudad de Salta.

Ana Macarena Rodríguez ha capitaneado al club Andino,  Las Leonas y en la actualidad a River Plate.

Termina su jornada laboral en Buenos Aires y Macarena atiendo gustosa a Más Deportes.

Su comienzos. “Mi debut con Andino fue en un viaje a Córdoba, al torneo nacional de Clubes “A”. Recuerdo que mi papá  me acompañó. En un principio no querían mis padres que fuera. El DT Alfredo Castro habló con ellos para decirle que tenía futuro en el hockey y que me dieran la chance”.

Y agregó: “Ese viaje fue increíble. Era todo nuevo para mí y el grupo era muy lindo. Las demás compañeras de equipo eran mas grandes que yo. Fui, porque deseaba ganar experiencia y disfrutar. Sabía que jugaría pocos minutos. En la final, que ganamos, a siete minutos de empezar ocurrió un hecho: se lesionó “Titi” Trujillo y tuve que reemplazarla. Fue increíble, nunca pensé que jugar el partido definitorio del título”.

La primera vez en Las Leonas.  ”La primera vez no fue linda. Recuerdo sensaciones de nervios, de no querer fallar. Uno piensa en hacer bien las cosas y por ahí se pierde el foco. Era muy joven y quería demostrar. Debuté en la selección como wing derecho y fue contra España en Mendoza”.

 

 

-¿Qué partidos o momentos te marcaron en el seleccionado mayor de Argentina?

-Varios. Recuerdo un partido de los primeros de la era de Retegui. En Salta jugamos un solo amistoso ante Gran Bretaña. Me marcó, porque yo hacia como una prueba. Ahí se decidió, si volvía a las Leonas o me volvía a Mendoza.

Ya había vivido experiencias con los equipos de Cachito Vigil  y Gabriel Minadeo y eso fue como un examen. Me sentí bien, jugué muy tranquila, me pusieron de “cuatro”, terminé marcando un gol y jugué suelta,  como jugaba en Mendoza, me dije estoy para esto, para mucho más. Así empezó mis segunda etapa con Las Leonas y con el gran sueño de jugar el Mundial del 2010.

Después Macarena sumó: “El Mundial me marcó, porque se jugó en Argentina. Lo disfruté con toda la gente del hockey de Mendoza y mi familia. Logré que mi hermano mas grande me viera por primera vez jugar y eso era mucho para mí. Salir campeonas  fue una de las mayores satisfacciones que he tenido”.

Llegaron los Juegos Olímpicos de Londres. “Algo que fue un sueño y lo tenia siempre presente era poder estar en un proceso olímpico y estar en los juegos. Gracias a Dios quedé en la lista y eso fue muy importante”.

“En los juegos me pude soltar y ser la jugadora con presencia que soy y quería servir al equipo. Me quedo con el partido de la semifinal que ganamos 2-1 a Inglaterra que fue increíble porque lo jugamos en Londres con el público en contra. Nos salió todo. Y una de las cosas que  no me olvido más,  que faltaban segundos, estaba yo  al borde del área defendiendo,  y una inglesa pega y la bocha queda en mi palo, no lo pensé, termino el partido y me guardé la bocha, esta me la voy a llevar de recuerdo del partido, fue uno de los mas importantes de mi vida”.

Vida porteña.  “A River llegué después de los Juegos Olímpicos. El año anterior había pactado jugar una temporada y supieron esperarme. Arranqué en setiembre la temporada, me esperaron porque les dije que mi prioridad era los juegos y la verdad que era medio año y fue un amor a primera vista con River. La gente de club me recibió re bien, me brindaron todo su apoyo, me enamoré de a poco y me termine quedando en Buenos Aires (...). Este año empecé a jugar la liga nacional, que salimos campeonas, y cuando volví me enteré que estaba embarazada y decidí dejar las canchas y apoyar a mis compañeras, ya que soy la capitana, por mas que no esté en la cancha".

 

 

Desde Atenas a Rosario

Los Andes acompañó a Marina Di Giácomo en su experiencia olímpica, como lo hizo con Macarena Rodríguez y Silvina D’Elía no sólo en el Mundial de Rosario, sino también en la incursión por los Juegos de Londres en el 2012. Algunas de nuestras páginas que muestran el orgullo que nos dieron a todos los mendocinos.