• Sábado, 15 de julio de 2017
  • Edición impresa

Suba de la electricidad: en agosto promediará el 6%

La variación del próximo mes reflejará el consumo a partir del 1 de julio. En noviembre la tarifa provincial volverá a tener un incremento, esta vez del 10%. Variaciones según la categoría residencial.

Laura Saieg - lsaieg@losandes.com.ar

En lo que resta del año los usuarios residenciales de Mendoza deberán enfrentarse nuevamente a dos incrementos en la tarifa de luz previsto para julio y noviembre. Según informó el EPRE la suba será para la primera etapa del 6% en promedio y para la segunda de aproximadamente el 10%. La factura suba por el incremento del Valor Agregado de Distribución (VAD), uno de los tres ítems de la factura eléctrica. 

Según mencionó el ingeniero Raúl Faura del EPRE, el primer aumento corresponde a los consumos a partir del 1° de julio. Para los usuarios finales residenciales de menor consumo (R1) la incidencia del primer incremento en la factura de luz será aproximadamente de $ 10 promedio bimestrales, para los R2 de $ 50 promedio bimestrales y para los R3 de $ 200 promedio bimestrales. Con el segundo, la recomposición tarifaria significará en promedio bimestralmente para estos usuarios, entre $ 30 y $ 500 más en noviembre.  

Dicha suba quedó cristalizada ayer -viernes 14 de julio- a través del Boletín Oficial luego de la audiencia pública del pasado 23 de mayo en el procedimiento de Adecuación de Valor Agregado de Distribución (VAD). 

Así las cosas, es que el Gobierno instruyó al Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) a establecer y poner en vigencia el nuevo cuadro tarifario. En este sentido, la adecuación tarifaria es a partir de los consumos del 1º de julio de 2017 y para todos los usuarios de Mendoza (residenciales, empresas, fábricas, etc.) el incremento será del 9,8% sobre el Cuadro Tarifario a Usuario Final vigente al 30 de junio de 2017. Y a partir de los consumos del 1º de noviembre de 2017 una suba del 12,5% sobre el Cuadro Tarifario a Usuario Final vigente al 30 de octubre de 2017.

 

Composición y aumentos 

Para entender cuáles serán los incrementos y a qué corresponderían es interesante antes analizar cómo está compuesta la tarifa eléctrica de los usuarios mendocinos. 
Es así que la misma está compuesta por tres componentes: Costo de Abastecimiento y transporte, Valor Agregado de Distribución (VAD) y Tributario. En el precio total de la factura, el 33% del costo corresponde al VAD, el 33% al Costo de Abastecimiento y el resto a impuestos. 

Este año dos ítems mostraron suba. En febrero y marzo lo que aumentó fue el ítem Costo de Abastecimiento y Transporte. El Gobierno nacional en su momento confirmó que con las facturas de energía eléctrica los usuarios residenciales pagaron en promedio 50% más. 

 

El Gobierno instruyó al Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) a establecer y poner en vigencia el nuevo cuadro tarifario.

 

Mientras que a lo que corresponde al VAD también tuvo dos subas. Cabe indicar que el VAD es de jurisdicción provincial y representa el costo de explotación que tienen las once distribuidoras de Mendoza, como Edemsa, Cooperativa de Godoy Cruz, Edeste, entre otras, así como el mantenimiento que éstas hacen sobre las redes y la rentabilidad. 

Este ítem estuvo congelado hasta 2015, cuando el ex gobernador Francisco Pérez firmó un decreto en diciembre de 2015 por el cual la Provincia autorizaba, a través del Epre a las distribuidoras, para actualizar el VAD (Valor Agregado de Distribución). Dicha medida establecía una suba del 40% y luego actualizaciones trimestrales del 8,75%, lo que, llevado a facturas, equivale a entre el 2% y 4%. 

Estos incrementos escalonados terminaron de completarse en marzo y junio de este año. Es así, que Pérez dejó de herencia un incremento que rondará aproximadamente el 90% en un año y medio.
De este modo, es que ayer quedaron oficializados los nuevos incrementos del 2017 en lo que corresponde al VAD y en noviembre las facturas mostrarán 6 modificaciones durante todo el 2017. 

Según informaron desde el EPRE, la primera etapa del aumento significará que cada usuario pagará entre 10 y 200 pesos más por bimestre. Los usuarios residenciales de menor consumo (R1) tendrán un aumento real en la factura del 3,6%. Se trata de 180 mil usuarios que pagarán 10 pesos más, por lo que una factura promedio de $ 295 pasará a $ 305. Los R2, que son 190 mil usuarios, pagarán una suba del 6,4% (unos 50 pesos más) y una factura promedio pasará de $ 780 a $ 830. Finalmente, para los usuarios residenciales de mayor consumo (R3), el aumento rondará los 200 pesos bimestrales desde julio y una factura promedio con impuestos pasará de $ 1.450 a $ 1.570.

Por otro lado, la segunda suba será en noviembre, para los R1 será de 8%. Así es que -según el EPRE- para noviembre abonarán en promedio 35 pesos más (acumulando las dos subas) y una factura será en promedio para este usuario residencial de $ 330. 

Para los R2, el incremento será del 13% promedio y pagarán aproximadamente $ 955, mientras que los R3 la suba promedio para todos los usuarios residenciales será de 17%, y la factura pasará de octubre a noviembre de $ 1.570 a $ 1.840. 

De este modo, es que según precisaron del EPRE la suba acumulada (julio y noviembre) terminará para el R1 del 12%, para el R2 del 21% y para el R3 del 25%.