Domingo, 25 de junio de 2017
  • Domingo, 18 de diciembre de 2016
  • Edición impresa

Los Matadores también están en la cumbre continental

En caballeros, Talleres superó a Estudiantil de Buenos Aires, y se coronó campeón.

Redacción LA

Y los Matadores cerraron una noche de esas que nunca se olvidan. Es que los dirigidos por Marcelo Inella se quedaron con la victoria ante Estudiantil de Buenos Aires por la mínima diferencia en un partido donde los mendocinos dominaron durante todo el partido, pero no pudieron ante la muralla que construyó el arquero del seleccionado argentino Valentín Grimalt, bajo los tres palos del equipo bonaerense.

Los Matadores hacían todo bien. Tenían el control de la bocha, cuando la perdían no tardaban mucho en recuperarla, pero no había manera de superar la gran tarde de Grimalt.

Desde afuera, mano a mano, y hasta con algún rebote de esos que nadie sabe donde termina... No había manera de vencer al arquero del seleccionado nacional.

Con más llegadas por parte de los mendocinos, la primera parte cerró sin goles, pero dejando la sensación de que Talleres podía terminar con ese muro llamado Grimalt.

 

 

No varió mucho la segunda parte. Es que Talleres mantuvo ese protagonismo que lo llevó, al igual que en la primera parte, a tener las jugadas más claras para abrir el marcador. A los 14 minutos llegó la apertura del marcador.

En primera instancia Grimalt sacó un remate desde afuera y el rebote lo tomó Carlos López -refuerzo de Talleres para este torneo- y con lo justo alcanzó a vencer a Grimalt para desatar el festejo azulgrana.

Estudiantil fue en busca, obligada, de la igualdad. Pero Talleres supo replegarse de gran manera para que los minutos fueran pasando. En en el último minuto Mateo Ponnela se perdió el empate. Llegó el final y el festejo Matador.