• Lunes, 17 de julio de 2017
  • Edición impresa

Los Cóndores en el cielo de Mendoza

El campeón sudamericano de 1966 que tuvo a dos mendocinos -Armendáriz y el profe Rodríguez- y al Frank Romero Day como escenario.

Redacción LA

Sin dudas, la noche del 12 de diciembre de 1966 será una fecha inolvidable para el básquetbol argentino y de Mendoza en general. Es que la Selección Argentina se consagró campeón del Torneo Sudamericano al vencer a Brasil por 54-52. De esta manera, el conjunto Albiceleste, cortó una racha de cuato torneos al hilo del conjunto Verdeamarella. 

Esos 12 jugadores argentinos, entre los que se encontraba Luis Felipe Armendáriz, conformaron una selección de lujo y la cual se conoció como “Los Cóndores” por su altivo vuelo, orgulloso y triunfal. 

La particularidad del torneo pasó que la gran final se jugó en el Anfiteatro Frank Romero Day ante un espectacular marco de casi 20 mil personas. En ese mágico escenario que se vistió de fiesta y que se vio desbordado por  el fervor, el entusiasmo y la euforia de la  de la gente,  entró definitivamente en la historia del deporte mendocino Luis Felipe Armendáriz integrante de aquel glorioso equipo. 

Según cuentan las páginas de Los Andes de aquella época, el Maestro mendocino, fue de menor a mayor. Al principio hizo banco. Fue suplente, hasta que los minutos de juego que le dieron en los primeros partidos, pudo demostrar que debía ser titular. Y lo demostró. Sus mejores rendimientos se dieron frente a Paraguay (18 puntos) y ante Uruguay (11 puntos). Su presencia fue decisiva en el duelo ante Brasil. 

El entrenador Alberto López, le asignó una tarea netamente defensiva. La más complicada: anular al base brasilero Carlos Mazzoni, "el Mosquito", un jugador desequilibrante y con un gran poder ofensivo. El jugador de Andes Talleres se alternó en esa función con el capitán Feresín y el planteo resultó excelente porque el rival perdió su cuota goleadora. 

La participación del mendocino Luis Gidilberto Rodríguez Funes en la preparación física fue fundamental. Progamó varios entrenamientos en Villavicencio y en el Cerro de la Gloria para acostumbrar a los jugadores a la altura y en el estadio Pacífico del Club General San Martín, cuando había amenaza de viento zonda. Incluso en la concentración del hotel Ariosto se reservó un piso para la utilería, la kinesiología y el departamento médico. El “Tata” estaba en todos los detalles. Tenía una gran llegada al plantel. Consiguió una cama especial para Finito Gerhman, que medía 2.11 metros.

Según las propias palabras de Luis Armendáriz: “Don Luis hizo un trabajo extraordinario y físicamente no tuvimos fallas. Podíamos jugar dos, tres o cuatro horas más por día. Estábamos muy bien preparados. Sentía la potencia de de mis brazos, la agilidad de mis piernas, estaba entero”. 

El gesto de Alix: "Esto es suyo profesor. Usted se lo ganó", fueron las precisas palabras de Ricardo Alix, más conocido como "manos brujas". Uno de los líderes de este plantel. Había finalizado la gran final contra Brasil y el público mendocino invadió la cancha. Sin embargo, antes de festejar, Alix, se metió entre los simpatizantes, buscó al Profe Rodríguez y le entregó su camiseta. Un regalo único. Sin dudas, el “Tata Viejo”, se había la amistad y el respeto del plantel campeón. 


La campaña de Los Cóndores
Argentina 65-31 Ecuador 
Argentina 88-54 Chile
Argentina 77-48 Colombia
Argentina 57-59 Perú
Argentina 87-59 Paraguay
Argentina 72-50 Uruguay
Argentina 54-52 Brasil