Domingo, 24 de septiembre de 2017
  • Sábado, 8 de julio de 2017
  • Edición impresa

Liga Nacional de básquet: el Ciclón, vuela alto

San Lorenzo destrozó a Regatas con una cátedra (103-76) y quedó 2-0 en la final de la Liga. Más allá de las bajas del rival, su nivel asusta. La serie (al mejor de siete) seguirá el lunes en Corrientes.

Redacción LA

A esta altura, la gran pregunta sería ¿cómo? ¿Cómo se hace para hacerle frente a este San Lorenzo? La respuesta, por más rara que suene, bien podría acercarse a lo imposible. Porque, jugando así, el conjunto de Julio Lamas no parece tener rival.

Es cierto que a Regatas le faltaron otra vez sus dos principales figuras (Quinteros y Sims), pero el contexto no modifica la ecuación, porque el nivel del Cuervo es superior a cualquiera. En el segundo juego, hubo otra función de gala en Boedo, que terminó con la segunda paliza de estas finales (103-76) para un 2-0 implacable (en la historia, los que ganaron los dos primeros de la definición están 22-2 en series).

¿Se puede decir que el partido tuvo olor a terminado a los 2’ 21’’? Suena loco, pero... El Ciclón salió como tal, corrió y clavó tres bombazos para un 13-0 furioso. Fue el inicio de una verdadera clase de básquet moderno: ataques rápidos y transiciones fulminantes desde la defensa y el cuidado del rebote, circulación exquisita (sumó 27 asistencias), nivel atlético y físico bestial, intensidad, movimiento constante y puntería de locos. Sí, porque el 8-10 en triples del primer cuarto fue galáctico. El 36-19 de esos 10’ ya parecía historia juzgada.

Claro, porque por más reacción que intente un voluntarioso Fantasma, lo que pasa enfrente es frustrante para el que lo padece y difícil de contener. Si los titulares te comen, los de atrás rascan los huesos a más no poder. El combo Scala, Safar, Calfani y Sandes (aportó 12 puntos) es el lujo como segunda unidad. Llegó 57-34 al descanso. Y chau.

Dentro del superlativo nivel colectivo, individualmente hubo rendimientos top: Penka Aguirre, dominador de todo lo que pasa en la cancha con su conducción única (16 y 6 asistencias); Mata, tractor en los dos costados (16, 8 rebotes y 5 pases gol); y fundamentalmente Gabriel Deck, quien hace todo cuándo y cómo quiere porque la Liga le quede chica hace rato. Hizo 27 puntos en 25’, con 11-13 cancha. Ah, entre los tres terminaron con 11-18 en triples.

Siguen el lunes en Corrientes, es el mejor de siete, vuelve Sims y Paolo se anota como sea. Pero, jugando así, ¿cómo se frena al Ciclón? Por lo pronto, lleva 16 victorias seguidas (a una del récord de la Liga), y acumula 14 festejos al hilo en play offs. Datos que ratifican su dominio.