Más Deportes Martes, 30 de mayo de 2017 | Edición impresa

Leonardo Murialdo, una alegría amarilla

El Canario, con temple, dio vuelta el marcador y venció a Banco Mendoza (2 a 1) para alzarse con el título por anticipado.

Por Mauricio Viderla - mvidela@losandes.com.ar

El campeonato Apertura masculino de hockey sobre patines tuvo un festejo por anticipado, fue en la pista de calle Bandera de los Andes, con aires de una verdadera final.

En el partido clave, por la fecha 14, entre el puntero y su escolta, Leonardo Murialdo venció a Banco Mendoza (2 a 1) y ratificó su liderazgo para reclamar la nueva corona.

Pero al plantel dirigido por Néstor Perea no le fue fácil lograr su faena, porque ante el defensor del título 2016, debió dar vuelta el marcador tras cerrar el primer tiempo 1 a 0 abajo. La conquista de Mauro Parisi, al promediar el primer parcial, exigió un cambio en el Canario y volver a desplegar la quinta escaencia del juego.

En el complemento apretando dientes, a los 11’ Adolfo Isoler con un disparo de media distancia emparejó la cuenta. Resultado con el cual  el título estaba al alcance de la mano. El equipo se animó a más y por medio del multicampeón Pablo Sáez (14’) la Vuelta olímpica fue en casa.

La campaña soñada

Tras los festejos, Más Deportes habló con los referentes del plantel sobre un primer semestre espléndido para Murialdo. Un recorrido invicto en el Apertura y el segundo título tras el Mendocino 2016.

Joaquín Vargas detalló: “La verdad es que fue una campaña soñada, demostramos en cada partido que estábamos para ser campeones. Nos había quedado la espina del Argentino, y nos propusimos ganar el Apertura y lo pudimos conseguir jugando un gran hockey”.

“No hemos cambiado mucho desde el Mendocino, pero si hemos tratado de afianzar lo que veníamos haciendo bien y de mejorar en lo que nos faltaba. Es importante ir renovando el juego porque los rivales te conocen, pero tenemos muchas variantes que nos han permitido sacar los partidos adelante”.

“Es un grupo espectacular, no solo son grandes jugadores sino también grandes personas. Llevamos mucho tiempo juntos y nos conocemos todos, además de buscar desplegar un buen hockey tratamos de disfrutar del deporte y de las experiencias que nos tocan vivir. Al equipo lo une su espíritu, su hambre de gloria; queremos seguir buscando los objetivos que nos hemos planteado. Cuando nos proponemos algo no paramos hasta lograrlo y cuando lo hacemos la felicidad es inconmensurable”, finalizó la charla el capitán Vargas.

Por su parte, el delantero Ignacio Labiano agregó: “Este titulo no me toco estar tanto como los demás en la cancha, en muchos no estuve presente, igual no deja de ser una gran alegría por lo que contagia el grupo y también un orgullo para nuestro club. Como hablábamos con los chicos, estamos empezando a acostumbrarnos a ganar torneos; se estuvo cerca en el Argentino y queremos seguir buscando cosas importantes”, puntualizó Ignacio Labiano.

 

 

Motivación: El secreto del camarín

Además de las palabras del técnico Néstor Perea un momento especial se vive cuando Joaquín Vargas (el capitán) habla con sus compañeros: “Cada partido es especial, la charla la voy cambiando de acuerdo a los rivales que afrontamos. Pero sobre todo se trata de recordar el esfuerzo que hemos hecho para llegar a donde estamos, no solo nosotros si no también toda la gente que nos apoya. Todos dejamos muchas cosas de lado para tratar de ser lo mas profesionales posible, y nadie nos ha regalado nada para lograr lo que hemos logrado. Venimos desde muy chiquitos remando todos juntos”.

“Yo creo que no solo nos animamos a ir por más sino que también nos dimos cuenta que podíamos ir por más y competir con todos de igual a igual”, finalizó Vargas.