Sociedad Viernes, 21 de abril de 2017 | Edición impresa

Las lluvias tampoco dan tregua del lado chileno

Intensas tormentas de agua y nieve afectan a la cordillera. Ayer hubo desprendimientos de material sobre la ruta, lo que obligó a cerrar el túnel.

Por Redacción LA

Un temporal intenso del lado chileno provocó ayer el cierre del túnel internacional Cristo Redentor. Sobre la ruta 60, del lado trasandino, hubo desprendimientos y derrumbes. 

Las lluvias generaron desbordes con acarreo que terminaron sobre la ruta, por lo que autoridades chilenas indicaron que el paso no se habilitaría. 

También se informó que ocurrieron dos accidentes viales en el tramo Libertadores-Guardia Vieja, sin lesionados, afortunadamente.

Durante toda la mañana hubo intensas nevadas y lluvias a ambos lados de la Alta Montaña, con congelamiento de la ruta incluido, aunque las mayores consecuencias se vieron del lado chileno. 

Por esta razón, las autoridades trasandinas activaron una alerta de “preemergencia” para las comunas de Los Andes y Calle Larga debido a la alta turbiedad del río Aconcagua, el que corre paralelo al Corredor Internacional.

Las autoridades, además, decretaron alerta amarilla para la zona de San José de Maipo ante las precipitaciones.

 

Tunuyán le pide ayuda al Gobierno provincial

Las intensas tormentas que vienen afectado a la provincia este mes han generado cientos de evacuados, y el Valle de Uco es una de las zonas más afectadas.

Ayer, el intendente de Tunuyán, Martín Aveiro, difundió una carta donde expuso cómo viven muchos de sus vecinos y le pidió al Gobierno de la provincia “un subsidio de emergencia por $ 3.000.000”.

“Hasta el momento, han sido evacuadas varias familias en el centro de Tunuyán (40 niños y 5 adultos se albergan en el CIC de Tunuyan).

Otras 10 familias del Barrio Guiñazú. Además de numerosas familias de los sectores más vulnerables del sur de la ciudad cabecera”, detalló Aveiro en su informe para justificar el pedido.