• Viernes, 21 de abril de 2017
  • Edición impresa

La “mini ciudad” de la Sexta estará habitada a fin de año

Aunque prevén inaugurar la primera etapa en octubre todavía no se habilitan el sistema de inscripción, que será por calificación. Ya se puede visitar un departamento piloto de 70 m2.

Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

Las viviendas del Procrear de calle Suipacha, de la Sexta Sección de Capital, ya empiezan a tener olor a hogar. Según estiman los constructores la obra se encuentra avanzada en un 75%. El complejo habitacional ubicado en los extensos terrenos que dejó el ferrocarril ya tiene su primer departamento piloto y permite hacerse una idea de lo que será esta “mini ciudad”. 

Recordemos que para este emprendimiento, que se viene llevando adelante desde diciembre de 2014, se preveía la construcción de 1.109 viviendas (aunque se contemplan unas 100 más) más obras de infraestructura que incluyen las redes de agua potable, cloacas, desagües para agua de lluvia, luz y gas.

Además, se están haciendo calles, espacios públicos y una red de riego. También se está desarrollando una obra integral para iluminar el barrio en la que están trabajando alrededor de 800 personas.

Departamentos y locales

Los Andes pudo hacer un recorrido por la zona dividida en seis sectores (seis manzanas) que cubren 7 hectáreas. En cada sector trabajan diferentes empresas, que son las que se hicieron cargo de la ejecución de la obra. 

En los primeros tres sectores, que incluyen torres de 12 pisos y cintas (edificios largos y bajos), está trabajando la UTE Oha/Laugero; en los dos siguientes, Ceosa/Tolcon; y en la zona restante la empresa Petersen, Thiele y Cruz, que también se encarga de las obras de infraestructura, incluidas las calles internas. Todas las torres tendrán 12 pisos y las cintas 5 pisos. 

En general, los departamentos tienen uno y dos dormitorios, aunque también hay duplex de tres dormitorios en las cintas en los últimos niveles. Además, se construyeron departamentos para personas con discapacidad de uno y dos dormitorios. 

 

 

También habrá 140 locales comerciales en la parte baja de las edificaciones, aunque esta planificación podría cambiar ya que se está analizando la posibilidad de incorporar más viviendas en estos lugares. 

“La inauguración se hará en distintas etapas. La primera debería entregarse en junio de este año, pero con las modificaciones de los espacios de los locales comerciales podría pasarse unos cuatro meses al menos”, señaló el arquitecto Raúl Ghisolfi, director de obra de los primeros tres sectores. El resto de las entregas están previstas, al menos en los papeles, para finales de este año, febrero y julio de 2018. 

Entre las torres y cintas, también habrá plazas, es decir espacios destinados a la expansión y esparcimiento que son propios del complejo, pero también habrá cinco espacios públicos para las 5 mil personas que se espera que vivan en los nuevos departamentos. 

Hay que decir que existen muchas dudas, sobre todo de los vecinos de este emprendimiento habitacional, respecto de cómo funcionarán los servicios luego de que una “avalancha” de personas se mude a sus nuevos hogares. 

“Se ha planteado cubrir todas las necesidades, tanto de los vecinos como de los habitantes de los departamentos. Para ello, por ejemplo, se construyó un nexo de cloaca hacia la cloaca máxima que pasa por la calle Montecaseros; o para el gas un nexo directo con la planta reguladora del barrio Cano. También construiremos seis subestaciones eléctricas nuevas”, describió Ghisolfi. 

También está contemplado el estacionamiento, que es subterráneo y que posee espacio para un auto por cada departamento. Y continuando con el tema vehicular, la calle Moldes tendrá conexión hacia el este con Perú y se proyectó la continuación de las calles Newbery y Paraná. En tanto, Suipacha quedará conectada con Belgrano. 

Visita piloto

Los Andes también visitó un departamento piloto de la UTE Oha Laugero, que tiene 70 metros cuadrados. Está ubicado en un tercer piso y tiene una vista hacia el ingreso del complejo, por calle Suipacha. 

Cuenta con una cocina comedor y, separados por durlock, dos dormitorios (con la posibilidad de que a futuro el propietario construya un tercero). Posee un espacio abierto que podrá ser utilizado como armario complementario, estudio o lo que el dueño desee. Además, tiene un toilette y un baño. 

“Todos los departamentos tienen las mismas terminaciones y cuentan con muebles de cocina, la cocina y el termotanque. Además vienen con la grifería completa. Todos tienen balcones y aunque los edificios tienen terraza, no estará disponible para colocar asadores, por ejemplo”, explicó Santiago Boschin, jefe de sector. Además, tanto las cintas como las torres cuentan con ascensores. Uno en el caso de los primeros y dos para las torres. 

 

El entorno

Frente a las torres se encuentran los talleres del ex Ferrocarril Belgrano, un gran espacio que abarca 24 hectáreas. Isgró señaló que gracias al concurso nacional de ideas se va a realizar un trabajo en conjunto entre todos los participantes para acordar los tiempos y comenzar con tareas para la puesta en valor de este lugar. 

“A partir del concurso vamos a diagramar, en conjunto con la Nación, la zonificación y destino de la tierra. Queremos recuperar estos vacíos urbanos integrándolos al vecindario. Para eso la Municipalidad va a tener la potestad de decidir qué se va a hacer acá, de acuerdo al proyecto. Los galpones están en muy buen estado y quizás se pueda construir un centro comercial, o realizar más viviendas en el resto del predio. Todo depende de la propuesta”, aseguró Isgró. Y agregó que la idea es transformar, además, este espacio en un área cultural y recreativo.