Más Deportes Jueves, 6 de julio de 2017

Jorge Vivaldo: “La Lepra me alargó y me alegró la carrera”

El “Flaco” fue un héroe en la final ante Brown de Madryn. A diez años, el ex arquero recuerda su llegada y consagración con la Lepra.

Por Rodrigo Olmedo - rolmedo@losandes.com.ar / Twitter: @Chapa_Olmedo

Se sabe que el invierno en Mendoza es duro. Es que además del frío, los campos de juego se ponen amarillos y no están en las mejores condiciones.

Hace falta volver diez años para atrás para recordar aquel ascenso de Independiente Rivadavia a la Primera B Nacional ante Brown de Puerto, luego de comprobar el arreglo del resultado entre San Martín y Desamparados.

A la Lepra no le interesó y de la mano de Osvaldo Sialle llegó al ascenso, luego de sufrir en el tiempo reglamentario y en los penales.

Es que a falta de siete minutos para el final del partido, Independiente perdía por un tanto gracias al gol de “Nacho” Ruiz. Pero ahí aparecieron los ídolos azules: Luciano Cipriani y Adrián Aranda. El gol del “Bati” llegó cuando el partido se terminaba y eso provocó la definición por penales donde el “Flaco” Vivaldo se transformó en ídolo.

 

 

“El Lobito Cordone me decía ‘¡mirá como te miran Flaco, te tienen miedo, te tienen mucho miedo... te los comiste!’... por suerte atajé un par de penales y logramos ese ascenso”, cuenta Jorge Vivaldo.

“Cuando llegamos todos los de afuera nos miraban de reojo, para colmo fuimos a San Juan en el primer partido y perdimos con Desamparados y fuimos un desastre. Pero después llegamos a estar casi 22 partidos invictos y ganamos todos los clásicos”, confesó el Flaco sobre su llegada al Parque.

Cuando Vivaldo se transformó en refuerzo de Independiente, la idea era jugar un año y colgar los guantes, pero el amor fue a primera vista y se quedó más de lo que esperaba: “Cuando llego a Independiente, proveniente de Tiro Federal, iba con la idea de retirarme, pero después terminé jugando un año más en el Nacional B y después me fui a Temperley donde jugué hasta los 42 años. Pensaba que ese iba a ser mi último año como futbolista, pero la Lepra me alargó y alegró la carrera”.

 

 

Ese torneo fue especial, ya que había varios equipos de Mendoza, en especial Gimnasia, que termina descendiendo después de una derrota en un clásico: “En esa temporada le ganamos a Gimnasia con dos goles del ‘Bati’ sobre la hora, en la final lo dimos vuelta en el final con otro gol del ‘Bati’... y después los penales hicieron que todo fuera más épico”.

La final con Brown de Madryn se dio después de  que saliera a la luz un video donde León Bustos (jugador de San Martín) reconoció que el León y Desamparados habían arreglado un empate para perjudicar a la Lepra, algo que a los jugadores no les importó: “Lo que pasó entre San Martín y Desamparados fue muy evidente y me pareció y me parece bien que se sancione a los clubes que hagan eso porque fue muy evidente. Nosotros en ese momento tuvimos un viaje fallido a Madryn, pero finalmente salimos a jugar y nos quedamos con la final”.

 

 

Tanto Roberto Trotta como Arnaldo Sialle fueron los entrenadores que llevaron a Independiente al ascenso. Ambos son analizados por el Flaco: “Si bien era su primera experiencia, Trotta tenía un espíritu ganador y quería ganar en todos lados y nos transmitió eso y “Cacho” Sialle llegó para dirigir las finales y también nos entendimos rápido... medía como dos metros, fortachón y cuando se enojaba parecía que te iba a matar, pero era un bonachón bárbaro”.

El amor por la Lepra es grande y hace poco estuvo cerca de ser el DT azul: “Antes que agarre Berti, Agustín Vila me llamó para dirigir la Lepra y no podía porque ya tenía contrato en Colombia. Me dolió en el alma decirle que no, pero uno nunca sabe cuando se puede dar la oportunidad”, cerró uno de los héroes del Parque.