Estilo Viernes, 11 de agosto de 2017 | Edición impresa

Jorge Marziali ya descansa en su Mendoza natal

Los restos del gran trovador mendocino fallecido en Cuba el pasado 9 de julio ya están entre nosotros y serán objeto de un homenaje, hoy durante todo el día en la Legislatura provincial. Participarán autoridades, familiares y sus numerosos amigos de todo

Por Redacción LA

“La idea es que todos los que amaron no sólo su obra sino también su calidez humana, su generosidad y su simpatía, nos acompañen en este día en el que Jorge Marziali se quedará en Mendoza, tierra inspiradora a la que adoraba, para siempre”.

La que habla es Marita Londra, cantautora y multiinstrumentista también ella, compañera de Marziali durante estos últimos diez años en los que el trovador mendocino se había sentido florecer como en sus años mozos.

“Me siento enamorado como un adolescente”, confió alguna vez el cantautor a sus amigos cercanos cuando recién empezaba a salir con esta bella entrerriana a la que había conocido en San Luis y con la que vivía en la localidad de Loma Bola, en Traslasierra, Córdoba.

Ella, por su parte, seguía “enamorada de más”, según el título de su último disco que presentó en Mendoza en junio de este año y en el que dejaba traslucir todo el amor y la admiración que cabían en su equipaje sonoro.

La admiración era mutua, como dejaron ver en la cantidad de composiciones que crearon juntos y en el dúo Umbela, con el que recorrieron el país sembrando de canciones folclóricas tradicionales cuanto rincón descubrían.

No había uno sin el otro. Y así lo hacían sentir cada vez que se hablaba con alguno de ellos. Marita decía haber crecido, humana y creativamente, desde su relación con Jorge. Y éste, por su parte, vestía su alegría con poesía y canciones desde su alma de niño embelesado. 

La gente no muere si se la sigue recordando, dicen. Y es por eso que el homenaje que le rendirá hoy la Legislatura provincial tiene ese objetivo: recordarlo vivo, en sus mejore momentos, con su música, su alegría, sus maravillosos textos, su poesía que es también música y esa humildad que lo caracterizó siempre y lo convirtió en algo mucho más importante que un referente de nuestra cultura: un ser humano íntegro que creía que una simple sonrisa ya mejoraba un poco el mundo.

Desde las 10 y hasta la medianoche

La Legislatura de Mendoza recibirá hoy, a partir de las 10 de la mañana, las cenizas del creador de “Cebollita y huevo”, “La refalosa”, “Ese Manuel que yo canto”, “Coplas para la libertad”, “Elijo criollos”, “El Cuchi musiqueador”, “Cuando Perón era Cangallo”, “La Sixto violín” y otros temas que forman parte del cancionero argentino en los que Marziali supo expresar nuestra realidad, nuestra historia, el amor, las tristezas y alegrías de nuestro país y de la América Latina toda.

Hasta las 12 de la noche permanecerán expuestas en el Salón de los Pasos Perdidos, que distinguió en tantas oportunidades sus casi 50 años de trayectoria, para que se acerquen a honrarlo todos aquellos que quieran mantenerlo vivo en la memoria.

De hecho, además de las autoridades provinciales que organizan el homenaje y de representantes de la Facultad de Artes y Diseño que llevarán su adhesión institucional, estarán sus amigos, colegas y familiares, sus hijos Mariana, Amaqui, Emilio y Simón, que tuvo de dos matrimonios anteriores; el joven folclorista sancarlino Nahuel Jofré que estrenará un vals con letra de Jorge Marziali y música de Aníbal Cuadros; también participarán del homenaje la cantautora Gabriela Fernández y el músico Gonzalo de Borbón, a quienes se irán sumando las voces espontáneas de los distintos creadores locales que, en el transcurso del día, quieran aportar su recuerdo para este mendocino ilustre.

Otro que dirá presente será el humorista cordobés José Luis Serrano, famoso por su personaje de Doña Jovita, que era uno de los artistas que acompañaba a Marziali en su gira por Cuba donde lo sorprendió la muerte. 

Quien se excusó por no poder estar presente fue el guitarrista y compositor tucumano Juan Falú, amigo entrañable de Marziali desde hace casi 35 años, y con el que no solo compartieron canciones y espectáculos sino hasta un disco emblemático, “De aquicito nomás”, de 2015.

Falú recordó a su amigo el mismo día de su muerte con un texto conmovedor en el que, entre otras cosas, decía: “Tengo que tratar de imitarte, imaginándote duro y silencioso ante la peor de las noticias. Y parar de llorar. Tengo que aprender de tu hija Amaqui, que me acaba de decir serena y firme ‘el viejo se ha ido en su ley’”.

También videos

El homenaje en la Legislatura incluirá también la proyección de videos en una sala contigua, algunos inéditos, mostrando recordadas actuaciones del artista y otros de entrevistas filmadas o que lo rememoran en diversas situaciones cotidianas.

“Será también una especie de fiesta -dice Marita Londra- como las que le gustaban a él, donde cualquier vecino que quisiera acercarse era bienvenido”.

El legado

La obra conocida de Jorge Marziali es inmensa, no tanto por la cantidad sino por ese don precioso de saber descubrir profundidades en las cosas más simples y cotidianas.

No sólo marcó con huella propia la música criolla, rescatando ritmos olvidados como la refalosa, la polca, la cueca. También cautivó los corazones infantiles con varios discos para chicos en los que recorre desde chamarritas hasta gatos y desde candombes a polcas, entre otros ritmos, y escribió libros de poesía como “El amor en otro sitio”, que publicó en 2013 y sobre el que dijo: “sentí que estas letras debían expresarse así, desnudas, porque son palabras que han nacido para ser abrigadas por el papel”. 

Pero es también, según Marita Londra, “mucho lo que queda sin publicar, desde canciones, textos, cuentos para niños... Todo eso se irá publicando en cuanto se pueda. Será otra forma de seguir manteniendo vivo el espíritu de Jorge, que me siga acompañando”.

Las cenizas de Marziali serán esparcidas en una zona de la precordillera mendocina, en una ceremonia íntima y no anunciada de la que solo participarán sus hijos, su compañera y algunos allegados cercanos.

 

 

Su último concierto

El último espectáculo que ofreció Marziali en nuestro país fue en Mendoza, precisamente el sábado 6 de mayo pasado en el Teatro Independencia, donde volvía a presentarse después de mucho tiempo.

El show dio en llamarse “La fiesta interior” porque marcaba su reencuentro con el público de la provincia que lo vio nacer. “Me da un ataque de responsabilidad. Puedo hacer el mismo espectáculo que hago en otros países, pero acá es como que te está mirando tu mamá”, dijo en entrevista con Los Andes

Sobre el título del espectáculo, dijo en la misma entrevista: “Es la fiesta que llevo adentro pero puesta en escena. La alegría del canto compartido”.

En ese mismo mes de mayo recibió el reconocimiento de las autoridades de su Guaymallén de origen, con una placa en su honor que se ubicó en la casa donde había nacido. 

Y esa misma casa fue también el escenario de su último cumpleaños, cuando en plena vereda un grupo de amigos le organizó una guitarreada en un festejo especial que él agradeció encantado. “Estoy feliz de que se acuerden de mi nacimiento, porque en general los tributos a los artistas se les hacen en el día de su muerte y eso no me gusta”, dijo entonces.

 

Su casa natal

En el marco del homenaje que se realizará hoy en la Legislatura provincial, el senador Gustavo Arenas presentó un proyecto de ley para que la casa natal de Jorge Marziali, ubicada en Bandera de los Andes 1271 de San José, Guaymallén, sea convertida en un centro cultural que lleve su nombre y se convierta en punto referencial del folclore cuyano, argentino y latinoamericano.

La casa, en la que el 19 de febrero de este año la Secretaría de Cultura de la Provincia le realizó un homenaje a Marziali con motivo de su cumpleaños número 70, consta de una superficie cercana a los 1000 metros cuadrados y su transformación en centro cultural profundizaría el reconocimiento y mantendría vivo en la memoria a un autor fundamental que trascendió con su obra las fronteras de la provincia y el país.