Sociedad Lunes, 20 de marzo de 2017 | Edición impresa

Jaime Correas: “En unos años se hablará de que iniciamos una revolución educativa”

El director general de Escuelas defiende la política del Gobierno para el sector y el ítem Aula.

Por Verónica De Vita - vdevita@losandes.com.ar

Los pilares de la política educativa para este ciclo buscarán afianzar lo propuesto el año anterior y avanzar especialmente en el desarrollo de capacidades por parte de los alumnos. 

Así lo señaló a Los Andes Jaime Correas, director general de Escuelas, quien aseguró que lograr los objetivos propuestos es parte de un proceso que lleva tiempo pero de lo cual ya aprecian pequeñas mejoras. 

Recibió a Los Andes distendido y verborrágico en una sala de reunión de la dirección. “Las estadísticas demuestran que nuestros chicos aprenden pero lo hacen tarde”, expresó en referencia a los resultados preliminares de la encuesta Aprender 2016 y otros abordajes. 

Potenciar habilidades es una tendencia que se instala en todo el mundo en torno de los cual el director aclaró que esto no quiere decir que haya que relegar la incorporación de contenidos. Destacó que la necesidad de facilitar esto a los chicos guarda relación con la aparición de las nuevas tecnologías.

Sin embargo, la lectura, la escritura y otras herramientas son necesarias para un mejor aprovechamiento de estas por lo que derribó la concepción de que los contenidos no son necesarios por accederse a ellos gracias a internet. Destacó la importancia de desarrollar las capacidades lógicas, de relación y cognitivas. 

Al inicio del ciclo lectivo 2016 se lanzaron con bombos y platillos los aspectos esenciales en los  que se basaría la política educativa, algo que según explicó el funcionario, es una cuestión de largo plazo por lo que serán objetivos con vigencia para varios años. 

La presencia de alumnos y docentes en el aula, la disciplina y la evaluación eran las tres patas anunciadas. “Creo que dentro de unos años se va a hablar de cómo  ahora se inició una verdadera revolución en la educación (argentina) para cambiar una educación que no nos conforma y que sabemos que los resultados no son buenos”.

 

Cambiar concepciones

Para lograrlo, no sólo la metodología de enseñanza sino especialmente la forma de evaluar los aprendizajes es en lo que ha puesto particular foco la gestión. La implementación de los exámenes integradores buscó ser el año pasado una estrategia para evaluar el desarrollo de capacidades más que un cúmulo de contenidos. Sin embargo, en la práctica el escenario distó bastante de esto. 

Al respecto, Correas aceptó que muchos docentes volvieron a tomar globales. Los integradores son un “concepto más amplio, algo más dúctil”. Consideró que hay docentes que entendieron bien la diferencia de conceptos y otros no y que esto tiene que ver con la capacitación. El examen integrador apunta a que el alumno demuestre que adquirió la competencia. 

 Hay que cambiar el concepto de que el examen es algo punitivo, manifestó. “La evaluación es para saber cómo te va, hay que volver a que sea parte del proceso de aprendizaje”, explicó y agregó “el alumno no se tiene que traumatizar frente a un examen (...) pero tampoco es que no nos tiene que importar si nos va bien o nos va mal”. 

Aceptó que lograr este cambio de estrategia también es parte de un proceso vinculado a la capacitación, esto en referencia a que entre los argumentos de los docentes se expresaba que los cambios se hicieron demasiado rápido. Por otra parte admitió que existen focos de resistencia entre docentes, directivos  y supervisores, respecto de lo que consideró que se trata de procesos culturales que requieren tiempo. 

“Este es un sistema muy conservador que cree que está  haciendo una gran revolución y esa revolución es hacer siempre lo mismo, pero es imposible hacer siempre lo mismo y esperar que los resultados cambien”. 

Este año se hicieron ajustes en el plano de las sanciones disciplinarias por lo cual en el nivel medio se sostendrá el sistema de puntos pero se definió que no podrán recuperarse. Al respecto, Correas  dijo que “poder recuperar los puntos es como decir pasá el semáforo en rojo, total después no te voy a cobrar la multa”.

En cuanto al ítem aula, que tantos cuestionamientos y conflictos trajo a la gestión, dijo que las mejoras “son tan notorias que no lo quiero discutir más”. 

El director de Escuelas aceptó que el año anterior recibió muchos cuestionamientos por parte de docentes y especialmente del sindicato, los que prefirió no contestar verbalmente sino esperar a mostrar resultados. Esto es lo que aprecia en el ítem aula. 

Comentó que los directivos aseguran que les ha permitido más orden y que la presencia de los profesores ha impactado en el presentismo de los alumnos. De acuerdo a sus mediciones se aprecia una mejora de 6% en promedio en secundaria y un 11% en primaria. 

El funcionario dijo que su percepción  actual es que pese a que hay quienes no apoyan al gobierno, muchos aprecian logros y mejoras gracias a esta política. “La educación tiene que estar por encima de los cuestionamientos ideológicos”.

Puso en valor la labor en las aulas al resaltar que “es conmovedor cómo los docentes se involucran con que los chicos estén mejor y te reclaman”. 

“Yo los veo trabajar. El docente que está hoy frente a un aula es un héroe civil porque es complicadísimo estar frente a 30 pibes (...) por eso me saco el sombrero. Pero el sistema educativo tiene mucha cosa que anda alrededor de gente que nunca esta frente a los pibes y que se les paga cargo docente”. 

Redondeó el concepto al expresar que el proceso de cambio requiere docentes que se capaciten, padres que acompañen y alumnos que aprendan que no todo da lo mismo. 

 

Las claves

El director general de Escuelas, Jaime Correas también emitió su opinión sobre otros aspectos. 

Salarios

Reconoció que los salarios no son buenos y que se parte de un piso bajo que es histórico aunque dijo que el aumento (otorgado por decreto) es lo que la provincia puede pagar. Dijo que ahora se está dando el 10% mientras que la inflación ha sido del 4% estos meses.

Respecto de aumentos anteriores, desde su punto de vista no han perdido poder adquisitivo en tanto los ajustes han estado por encima de la inflación  del Indec y la Deie. 

Expresó que “una de las cuestiones básicas para que el sistema funcione es ir mejorando los salarios”. 

Cuestión distributiva

Señaló que las posibilidades de otorgar aumentos guardan relación con la cantidad de educadores dentro del sistema. Detalló que Mendoza tiene un docente cada 8 alumnos y que en la gestión de Emma Cunietti era uno cada 15. Destacó que hay provincias en las que la relación sigue siendo esta. 

Infraestructura

“No le pondría una buena nota a la infraestructura, tenemos muchos problemas", aceptó. Dijo que se están arreglando 300 edificios y se espera que sean 700 a fin de año. Por otra parte dijo que pretende dejar un plan para 5 ó 7 años. "Yo necesito un docente que no esté preocupado por el salario y que tenga una buena infraestructura". 

Persecución

Los últimos meses surgieron denuncias informales sobre la existencia de listas negras, persecuciones y despidos de docentes que cuestionaban la política educativa. Dijo desconocer esas situaciones y argumentó que el sistema sigue procedimientos a través de juntas de disciplina por lo que sería difícil desde su punto de vista.