Más Deportes Lunes, 11 de septiembre de 2017 | Edición impresa

Grandes reportajes: Pérez Roldán con Los Andes

En 1997 y antes de trabajar para la Federación Mendocina, el tandilense pasó por la provincia y fue muy crítico con la actualidad del tenis nacional en ese momento.

Por Maxi Salgado - msalgado@losandes.com.ar

 

Pide cambio de raqueta

Abocado a una tarea empresarial, fuera del tenis desde el ‘93, el tandilense no deja de lamentarse por el presente del tenis nacional, al cual no le ve salida.

Once de la mañana. La cita era en un hotel céntrico. Le pedimos al conserje comunicarnos con la habitación y entonces...

-Hola Guillermo, ¿podemos hacer una nota?

-No hay problemas; en cinco minutos bajo. Con una puntualidad inglesa, a los cinco minutos, con la misma estampa con la que alguna vez llamó la atención de Gabriela Sabatini, Guillermo Pérez Roldán bajaba para atendernos... Está en nuestra provincia realizando un curso de la empresa en la que trabaja, Aetna Seguros. Vestido con un impecable traje crema nos saludó y nos invitó al buffet para comenzar el diálogo... -Formaste parte de una generación que pintaba para más y con el correr del tiempo se fue diluyendo.

-Yo creo, te voy a hablar en lo personal, de mis expectativas: estuve doce del mundo, siete años dentro de los... Interrumpe y ante la presencia del mozo pide un jugo de naranja, luego retoma la conversación. "Como te decía, estuve siete años dentro de los mejores treinta del mundo, es decir, que mis anhelos, dentro de lo netamente tenísticos, se cumplieron. "Lástima que tuve que dejar por ciertos problemas físicos y no pude continuar jugando. Pero lo que sí, se ha terminado una generación y no hubo un recambio, que es algo que se venía viendo desde hace diez años. Después de nuestra generación, se acababa el tenis. Bueno vamos a ver qué solución le encuentran”. 

-¿Puede ser que los chicos no hayan tenido los espejos que tuvieron ustedes en Vilas o Clerc?

-No; el problema es que el tenis se hizo muy popular y lo empezó a enseñar gente que no estaba capacitada para hacerlo. Eso lo permitió la dirigencia, ¿porqué? porque no tienen que estudiar los profesores para dar clases, porque no los obligan a hacer cursos, no hay una cabeza visible que recepcione las consultas, no hay un seguimiento en cuanto a una línea tenística, un modelo. Por ejemplo, Suecia, España, Australia, Alemania, tienen el suyo... Argentina lo perdió. “Lo que pasa es que además hay gente que con tal de conseguir trabajo hace cualquier cosa, por ejemplo, hablar mal de sus colegas, para llevarse a un jugador. Le dicen al pibe: 'Lo que aquél te dijo está mal' y entonces los chicos en diez años tienen diez entrenadores y la cabeza a punto de estallarle”.

-¿Por qué los jugadores, especialmente las mujeres, rehúsan representar a la Argentina? 

-Mirá, uno juega durante más de cincuenta semanas sólo y únicamente dos o tres semanas al año puede representar a su país. Para mí eso es lo más importante que hay y yo no renunciaría por nada del mundo, pero hay quienes no piensan lo mismo, y bueno, allá ellos... “Es verdad que si la Asociación Argentina va a tener alguna ganancia por ello, sería justo que los jugadores recibieran remuneraciones, pero si el torneo es en China, por darte un ejemplo, vamos allá y juguemos sin pedir nada... Es la única competencia en la que uno puede disfrutar de sentirse apoyado y eso es hermoso".

-¿Es verdad que hay jugadores coperos? 

-Lo que yo vi en la última Davis es alarmante. Uno puede jugar bien, mal o regular, pero lo que nunca se puede perder es la garra. Cuando vas abajo tenés que ponerte la camiseta y darle para adelante con atributos masculinos (palo para Gumy y compañía)... “Mancini, Pérez Roldán, Vilas, Clerc y Jaite, de visitantes, éramos jugadores coperos...”. 

-¿Qué opinás del conflicto en cuanto a la capitanía de la Davis?

-Prefiero no opinar, lo único que puedo decirte es que mientras el tenis tenga esta dirigencia, no vamos a llegar a ningún lado. En la Asociación hay gente que en su vida tocó una raqueta y deciden, pero sin muchos fundamentos. Yo propongo, que si la Argentina tiene jugadores de trayectoria mundial como Pérez Roldán, Vilas, Clerc, Mancini, De la Peña, Davin, Jaite, jugadores que se codearon con lo mejor del mundo, viajaron e hicieron contactos, hay que aprovecharlos. Si nosotros armamos un proyecto serio y lo presentamos a cualquier empresa, no dudés que nos lo compran, pero los dirigentes actuales no cuentan con esa experiencia por lo cual no pueden hacer esto. El último año no se mandaron a los juveniles a las copas más importantes, pero sí hay plata para que ellos, los dirigentes, viajen a Roland Garros o Flushing Meadows”.

-Lo peor es que esos viajes no sirven para hacer contactos... 

-Y no, porque todo está mal. Yo digo que los jugadores tenemos que reunirnos y tomar la Asociación, previo cambiar los estatutos, porque hoy cualquier persona grande llega y se sienta. ¿Sabés cuantas veces se juntan? Una vez por semana, de seis a siete y después hablan de sus trabajos, en los que no me cabe duda que son probos, pero como contadores y abogados, no como tenistas.

Los jugadores debemos juntarnos y tomar la parte deportiva, después, que la administración la maneje un contador; los problemas jurídicos, un abogado, y la parte de informática, un ingeniero en sistemas. A mí me extraña de Morea, que es una persona que sabe de tenis, pero lamentablemente los que lo rodean se han hecho muy amigos suyo. 

 

Gabriela fue Maradona

La admiración por Sabatini surgió espontáneamente, no sin antes dar su opinión de quien fue el último referente argentino. 

-¿Con Frana se perdió el último referente? 

-Mirá, yo creo que el último jugador importante que se retiró fui yo. Es decir, desde el '93 no tenemos un jugador representativo. Frana estuvo siempre por debajo del puesto 70. Mientras que Mancini, yo, Davin, Jaite pasamos años entre los mejores cuarenta del mundo, en ese momento nadie hablaba de Frana.

-¿Se lo miró después, porque era el único? 

-Claro, cuando nos fuimos todos Frana pasó a ser el uno de Argentina y por eso jugaba Copa Davis y se empezó a conocer.

-¿Entonces, la última referente fue Gabriela Sabatini?

 -Lo de Gabriela es distinto. Ella fue como Maradona. Gabriela fue un fenómeno que, a mi modo de ver, no es reconocida en la Argentina como lo es en el resto del mundo. Gabriela es ídola en todas partes.

 

Un jubilado del tenis 

En la charla no podía faltar la recorrida por el nivel del tenis actual y allí hubo críticas para repartir. 

-¿El tenis de hoy está muy mecanizado? 

-Los jugadores siempre van evolucionando, lo que hoy falta son jugadores que cambien su forma de jugar en medio de un partido y eso quizás lo hace no muy vistoso. El problema está en que la ATP antes te obligaba a jugar quince torneos y hoy tenés que jugar treinta. Hoy el negocio obliga a que Sampras y Chang, por ejemplo, tengan que mostrarse en más lugares. Así los sponsors están asegurados. 

-¿Es sacrificado el circuito? 

-Sacrificado según como lo veas. Si viajar por el mundo, ganar miles de dólares y hacer lo que a uno le gusta para algunos es sacrificio, yo pregunto ¿qué es levantarse a las siete de la mañana todos los días, viajar una hora en micro, volver muerto a tu casa a la noche y tener que hacer lo mismo al otro día? Vos también hay días que debés no tener ganas de levantarte y lo tenés que hacer, la diferencia está en que uno gana cifras millonarias".

-Además es sólo por un corto período. 

-Yo soy un jubilado del tenis y tengo recién 27 años. Cuando un tenista está siete años en el circuito aportando a la ATP, inmediatamente a los 42 años tenés derecho a una jubilación. Por eso te repito, no me hablen de sacrificio.