Más Deportes Lunes, 3 de julio de 2017

Godoy Cruz: el orgullo provincial

El Tomba pasó de ser un humilde equipo de barrio a convertirse en un club modelo del Interior y gran embajador del fútbol mendocino.

Por Diego Bautista - dbautista@losandes.com.ar

Noventa y seis años pasaron desde que, empujados por el amor a un barrio, por las ilusiones juveniles y por el romanticismo de aquellos viejos buenos tiempos, un grupo de muchachos se unió para fundar un club al que llamaron Sportivo Godoy Cruz. 96 pasaron desde aquel 1 de junio de 1921 y seguramente que ni el más optimista de ellos debe haberse imaginado en ese entonces hasta dónde iban a extenderse sus sueños, hasta dónde iba a proyectarse lo que nació como una forma de “jugar a la pelota” de manera más ordenada y bajo una denominación. 

Noventa y ses años pasaron…  Noventa y seis años de alegrías (y tristezas), de grandeza, de cracks, de héroes, de gambetas, de goles, de campeonatos, de ascensos, de vueltas olímpicas, de tribunas apretadas, de hitos históricos, de alaridos, también de amarguras. Noventa y seis años, al fin de cuentas, de una pasión. De un sentimiento. Porque Godoy Cruz es mucho más que un equipo de fútbol. El Tomba es el color y el calor de un pueblo que aprendió a reír y a llorar, a gozar y a sufrir, con los dictados que vienen desde la cuna.

El cuadro de situación se repetía. Era una constante. Gran entusiasmo, bohemia e ilusión eran los motores que empujaba a una generación de aventureros visionarios. Un bar, una plaza, el puerto (en Buenos Aires, por supuesto) o la casa de algún potencial fundador eran los lugares elegidos para comenzar a prefigurar el incipiente destino de gloria. Godoy Cruz no fue la excepción…

Una fría mañana del 1 de junio de 1921 nació a la vida lo que hoy es Godoy Cruz Antonio Tomba. En un salón del entonces bar “Victoria”, que quedaba en la calle Colón al 41, un grupo de entusiastas deportistas (Antonio Balart, Tovia Cogni, Rolando Testaseca, Pedro Fluxa, Ramón Bernet, Pedro Tangarelli, Lorenzo Resarino, Adriano Urbisaglia, Jorge Miguel, Aldo Testaseca, Victor Brizuela y Romeo Garay) que soñaban con un club de fútbol, concretaron la feliz iniciativa de constituir una entidad a la que denominaron “Club Sportivo Godoy Cruz”.

En esa misma reunión quedaron electos los miembros de la comisión directiva, siendo don Romeo Garay el primer presidente electo, aunque al poco tiempo fue reemplazado por Adolfo Barnabó. En el acta de fundación se había dejado expresa constancia que con los primeros fondos que pudieran reunirse debían comprar una pelota de fútbol y un sello con el nombre de la sociedad. Además, todos los esfuerzos debían estar destinados a conseguir un terreno para la cancha.

Al año siguiente, el Sportivo Godoy Cruz se afilió definitivamente a la Liga Mendocina de Football y quedó registrado como club fundador. Se inscribió en dos divisiones (Intermedia y Tercera) y logró el ascenso al círculo superior tras ser campeón de Intermedia. 

 

 

Sobre héroes y tumbas

Desde aquel campeón, liderado por Pestana, debajo de los tres palos, Ovando y Frigolé, desde el fondo, Izpura, Guisado y García en el medio y los cinco de arriba, Boquete, Quiroga, Godoy, Amaya y Luján a esta actualidad que lo tiene en las puertas de jugar el partido de ida de los octavos de final de la Copa Libertadores, hubo un largo y duro recorrido. 

Tampoco hay que olvidarse de otros equipos que hicieron historia. ¿Quién no hubiera dado todo por ver jugar al bicampeón del ‘50-’51, dirigidos por Secundino Arrieta o al equipo que participó en el Nacional de 1974? ¿Quién no pagaría, otra vez, su ticket para gritar aquel gol del Negro Camargo ante Andes Talleres, en la final del campeonato del ‘68? Seguramente todos los amantes del fútbol y hasta los que no eran hinchas del Expreso, se hubieran deleitado con estos “señores” de pantalones cortos y zapatos con tapones.

Esta gente demostraba que el fútbol no era correr detrás de la pelota, si no que la regla número uno era no maltratar al balón y hacer que los rivales corran para poder sacárselas de los pies. Todavía hay gente que profesa esas enseñanzas. 

En 1989, un técnico se comenzaba a hacer cargo de las divisiones inferiores de Godoy Cruz y fogueaba a juveniles con nombres no muy conocidos, como era el caso de Alejandro Abaurre, Cristian Vargas, los hermanos Rubén y Osvaldo Almeida, Rafael Iglesias, Manuel Villalobos, entre otros, con veteranos del club, Antonio Ciriaco Zapata, Mario Yáñez, se comenzaba a formar una generación que iba a calar en lo más hondo del corazón bodeguero.

Con la base de aquel equipo, se consiguió el ascenso al Nacional B. Ese técnico no es otro que Alberto Isaías Garro. El Tomba iba con ventaja a Misiones para enfrentar a Guaraní Antonio Franco, con aquel gol de Alberto Hipólito Naves en el Gambarte. El 0 a 0 final fue la excusa para que todos los hombres que hicieron posible el sueño de ascender, se quebraran en lágrimas y ¿quién dice que los hombres no lloran?

 

El origen del ‘Expreso’ surgió en 1933 tras una sucesión de victorias . el de ‘Tomba’ es por el apellido de Antonio, el dueño de la bodega con la que se fusionó en 1930

 

Luego de varios años en la B Nacional y después de salvar la categoría con un empate milagroso en San Juan (con el gol salvador de Juan Alejandro Abaurre), la reconstrucción se produjo en setiembre de 2001. La dupla Mario Contreras - José Mansur, cabeza visible de un grupo de trabajo, intentó generar una Comisión Directiva en conjunto con los directivos de turno. Pero no hubo acuerdo. En consecuencia, le entregaron el fútbol al tándem para gerenciarlo.

Nacía Acción Deportiva. “El club estaba concursado. A los pocos días de empezar, nos clausuraron la institución porque había cloacas clandestinas. La infraestructura era cero. Ni siquiera había un juego de camisetas. Fuimos a jugar a Buenos Aires y compramos unas de color amarillo”, recordó hace un tiempo Mansur. “Había que pagar tres millones y medio de dólares, y las primeras cuotas se vencían. Teníamos 18 juicios bravos, 38 embargos a la propiedad, problemas con los servicios”, agregó Contreras. 

La dupla dirigencial triunfó en las elecciones de octubre de 2005. Con un Godoy Cruz que ya se sostenía con sus ingresos, pulieron el proyecto. El fin no solo era futbolístico, sino también social. Pero por el fútbol, disparador inexpugnable, se empieza. El Tomba, que sólo había participado del Nacional de 1974 en la elite, ganó el Apertura 2005 en la B Nacional y coronó el ascenso en 2006t ras vencer a Chicago por 3-1, en el segundo duelo de la final por el primer boleto a la máxima categoría. El plantel que le devolvió el fútbol grande a nuestra provincia luego de 21 años lo integraron Juan Manuel Llop como DT y un grupo de jugadores que se convirtieron en insignias del Tomba como Villar, Torrico, Ibáñez, Olmedo, Daniel Giménez, Enzo Pérez, Mariano Torresi y Mauro Poy.

Sin embargo, aparecieron las malas un año más tarde. Perdió la Promoción ante Huracán y la institución descendió por primera vez en su historia. Lejos de caerse, el proyecto no corrió riesgo de destrucción. La operación retorno se armó de la mano de Sergio Batista, quien luego fue técnico de la Selección. El Checho diagramó el elenco que después ascendió bajo las órdenes de Oldrá en 2008.

Un modelo de institución

El orden de la casa, la apuesta por fútbol amateur y entrenadores con incipientes vías de crecimiento constituyeron las bases de la estabilidad del Bodeguero en la elite. Pasó sofocones, es cierto, pero supo salir gracias a una línea dirigencial coherente. No sólo es uno de los pocos clubes que no tiene deudas con la AFA. El predio de Coquimbito, en el que se entrenan la primera y las inferiores, es un oasis en el interior. 

El Tomba cumplirá 100 años el 1º de junio de 2021 y sus popes, que fueron reelectos con un superávit de más de 32 millones de pesos, se ilusionan con que la fiesta sea completa. 

 

Logros históricos y curiosidades

1 Ser conocido a nivel nacional e internacional con el apodo de “El Tomba”.
2 Ser uno de los clubes “Grandes Históricos” de Mendoza, con más de 90 años de competencia.
3 Es el único club que nunca descendió de la Liga Mendocina.
4 El primer club mendocino en poseer un estadio de cemento.
5 El primer equipo mendocino en clasificar a la “Copa Libertadores de América”.
6 El equipo cuyano que más participaciones tiene en torneos cortos de Primera División de AFA.
7 El club cuyano con mejor posición lograda en un torneo de Primera división. Tercer puesto en dos ocasiones: Torneo Clausura 2010 y Torneo Clausura 2011.
8 Ser el segundo club cuyano en ganarle de visitante a los cinco grandes del fútbol argentino.
9 Es el único club cuyano en participar de Torneos Internacionales.
10 El mejor equipo federal indirectamente afiliado a AFA que más puntos cosechó en un torneo corto: Torneo Clausura 2010 con 37 puntos.
11 En 2010 el equipo cosechó 66 puntos y logró el récord de cantidad de puntos obtenidos por un equipo indirectamente afiliado a AFA en torneos cortos.
12 El primer equipo indirectamente afiliado a AFA en disputar la Copa Sudamericana.
13 El primer equipo indirectamente afiliado a AFA en alcanzar los octavos de final de la Copa Libertadores de América.
14 Es el club federal no directamente afiliado a AFA que logró más participaciones tiene en torneos internacionales.
15 Fue junto a Gimnasia y Esgrima, el equipo mendocino en haber aportado un jugador para un Mundial, en este caso, Godoy Cruz aportó a Constantino Urbieta Sosa para el Mundial de Italia 1934.
16 Primer equipo del Interior en disputar Copa Libertadores y Copa Sudamericana el mismo año.
17 Jugando contra River Plate ha tenido dos hechos curiosos. Uno fue por el Torneo Final 2014, Godoy Cruz le ganó a River y fue el único equipo que lo venció de visitante, ya que el Millonario, ganó todos sus demás encuentros de local. La segunda ocurrió en 2016, cuando el Tomba vence a River otra vez de visitante, fue la única derrota que tuvo el Millonario en todo el ciclo, en condición local.
18 Mantener una historial deportivo favorable contra uno de los grandes del fútbol argentino: Independiente de Avellaneda.
19 En junio de 2011 el Ranking IFFHS de FIFA lo posicionó como uno de los mejores 50 equipos del Mundo del mes (47º).
20 El Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba es el equipo mendocino mejor posicionado en la clasificación histórica de la Primera División del fútbol argentino.

 

Tres hacedores

Con el Doctor Julio Vega en la presidencia, el Tomba consiguió el ascenso al Nacional B, mientras que con Mario Contreras ascendió dos veces a Primera división y bajo la tutela de José Mansur clasificó a las Copas.

 

 

"Estoy orgulloso de haber tenido una participación activa en la reforma que hizo AFA de los torneos nacionales. Hoy se ve es fruto de ese trabajo”.
Julio Vega, Ex presidente (1982-2001).

 

 

"No todos los ascensos se dan de la misma manera. Son distintas vivencias, pero la felicidad es la misma. Lo más importante es estar en primera”.
Mario Contreras, Ex presidente (2001-2013).

 

 

"Es un orgullo muy grande que el nombre de Godoy Cruz esté entre los 16 mejores equipos del continente. Hay que seguir de la misma manera”.
José Mansur, Presidente (2013-2021)

 

El semillero de los clubes grandes

Godoy Cruz se ha convertido en un trampolín recomendado para los equipos grandes a la hora de comprar futbolistas. Hasta nuestros días, 17 fueron los futbolistas que el Expreso transfirió a equipos grandes en tan sólo 5 años. 

La lista de los que emigraron: Nelson Ibáñez (Racing), Sebastián Torrico (San Lorenzo), Roberto Russo, Emmanuel Aguilera, Diego Rodríguez, Claudio Aquino y Leandro Fernández (Independiente), Germán Voboril (San Lorenzo/Racing), Ariel Rojas, Carlos Sánchez, Martín Aguirre (River), Diego Villar, Nicolás Sánchez, Leandro Grimi y Facundo Castillón (Racing), Emanuel Insúa, Gonzalo Castellani y Fernando Zuqui (Boca). 

La alimentación es recíproca, porque Godoy Cruz también sumó futbolistas de clubes grandes que no eran prioridades para los DT de turno: Germán Voboril (San Lorenzo), ‘Pol’ Fernández (Boca), Rodrigo Rey y Luciano Abecasis (River) y Fernando Godoy (Independiente).

En materia de los entrenadores, quien pasó de Godoy Cruz a un club grande fue Jorge Almirón, actual DT de Lanús. Tras su gran campaña con el club en el Torneo Final 2014 (se salva del descenso y clasificó a la Sudamericana) fue “transferido” a Independiente de Avellaneda.