Fincas Sábado, 13 de mayo de 2017 | Edición impresa

Ganadería: forrajes e infraestructura, los desafíos para poder crecer

La producción de carne vacuna local aumenta año a año. Sin embargo, por ahora Mendoza sólo produce el 10% de lo que consume. Los productores son optimistas, aunque estiman que se necesita más tecnología.

Por Redacción LA

Con un presente que, por ahora, logra despegarse de la difícil realidad que aflige a la mayoría de las producciones de la región, la ganadería bovina surge como una de las pocas actividades que podrían contribuir, en el corto plazo, con la reactivación económica en buena parte del territorio mendocino. 

Tras varios años de retroceso por efecto de prolongadas sequías y la vigencia de políticas nacionales adversas, la producción de carne vacuna comenzó a despegar, en la provincia, de la mano de mejores condiciones del clima, un trato más amigable por parte del poder público y, esencialmente, favorecida por una progresiva profesionalización de la cadena.

Referentes del sector son optimistas respecto del futuro de la actividad en la provincia, aunque advierten sobre la necesidad de acelerar decisiones sobre cuestiones estructurales vinculadas, por un lado, con obras de infraestructura y, por el otro, con tareas pendientes tranqueras adentro de cada explotación, necesarias para asegurar la eficiencia y la sustentabilidad del negocio.

Marcelo Montoya, de la firma Juncal S.A., aseguró que “la actividad ganadera no tiene techo en la provincia de Mendoza”. En ese sentido, recordó que “engordamos solamente el 10% de la carne vacuna que consumimos”, por lo que ve al sector con “un futuro promisorio, siempre y cuando desde el Gobierno se avance con inversiones en infraestructura, necesarias para desarrollar la ganadería”.

La empresa, con décadas de actividad desde su sede central en San Martín, cubre el ciclo completo en el negocio de la carne, con cría de ganado bovino en campos del Sur de Lavalle y Norte de La Paz; recría y terminación en San Luis y -luego de contratada la faena- comercialización de carnes y embutidos en seis bocas de expendio propias, situadas en San Martín, Junín y Rivadavia, bajo la marca “Mi Estancia” y Frigorífico San Justo.

Montoya, analizó que “el negocio de la cría, hoy, está bien, igual que el de la recría” y destacó la incidencia positiva sobre esos primeros eslabones de la cadena, de “las buenas lluvias que venimos teniendo desde hace un par de años”.

 

 

En igual sentido, Osvaldo Fernández, productor de carne bajo riego de San Rafael, valoró que “desde el punto de vista político, el tema de la producción de carne bovina está muy bien instalado; el Gobierno es consciente de todo lo que está haciendo el sector, nos están escuchando, y algunas cosas están saliendo”.

Mencionó como ejemplo que “se está regularizando el pago de los beneficios que contempla la Ley 7074 (para la recría y el engorde en Mendoza) y se prepara una ley para pagar la deuda que venía de años anteriores”, por el mismo concepto.

Fernández hace recría y terminación en una finca ubicada en el paraje Resolana (dentro de Colonia Española, 30 km al Norte de la ciudad de San Rafael) y ha sumado el servicio de picado de maíz para silo, que forma parte de la dieta de los animales. “Como este año he salido más agresivamente a prestar el servicio -explicó- he podido ver que la cantidad de maíz que hay es impresionante, y fueron más los pedidos que mi capacidad de trabajo. El tema está instalado, y el mercado también. Es una alternativa, porque se gana plata haciendo maíz”. 

El empresario sanrafaelino aseguró que “hay gente que está produciendo para alimento de sus animales y otros que lo venden a productores que tienen hacienda, y esto evidencia el despegue que está teniendo la producción de carne bajo riego en el Sur provincial”.

José María Santolín, productor de General Alvear, está convencido, asimismo, de que “hay un futuro alentador para la ganadería”. Pero señaló que “hay que exportar más, es necesario promover los negocios con el exterior y, en esto, hay lugar para Mendoza, porque acá podemos hacer ganadería en el secano y bajo riego, podemos engordar en feedlot”, y remarcó: “Estamos pegados a Chile, que es el quinto importador de carnes a nivel mundial, y eso hay que tenerlo muy en cuenta”.

Cuestiones pendientes

Santolín, que preside la Específica de Ganadería de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Ganadería de General Alvear, advirtió, no obstante, que hay varias cuestiones por resolver; algunas que están supeditadas a decisiones políticas y otras que son de exclusiva responsabilidad de los productores. 

“Hay evidentes carencias en materia de infraestructura, por ejemplo”, indicó. “Caminos, energía y agua, por ejemplo”.

Además, tenemos en la provincia una Ley de Feedlot que no está reglamentada, y estoy seguro que ese trámite dispararía una serie de inversiones, porque hay gente que está esperando señales claras de seguridad jurídica" en esta materia.

Marcelo Montoya -que, al margen de su actividad empresarial preside la Fundación Coprosamen- remarcó que “la ganadería va a seguir ganando protagonismo en la economía de Mendoza”, y aseguró que “haciendo muy bien los deberes, en diez años podríamos llegar a producir el 50% de lo que se consume” en la provincia.

De todos modos, advirtió que “la actividad necesita mayor volumen de financiamiento, créditos blandos con períodos de gracia porque son inversiones importantes”.

 

 

Reconoció que “hay crédito, pero las tasas no son lo suficientemente bajas ni los plazos los adecuados para esta actividad, que requiere de proyectos de cierta dimensión, para asegurar la viabilidad económica”. 

Resumió que “tenemos el mercado, las tierras donde producir el alimento necesario para terminar la hacienda, pero está faltando adecuar el esquema de financiamiento y la infraestructura”.

Osvaldo Fernández, por su parte -que participa de la actividad gremial empresaria como vicepresidente primero de la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael- remarcó, en primer lugar, que “deben mantenerse los beneficios que contempla la Ley 7074, que fue la herramienta que hizo expandir la producción de carne vacuna en Mendoza”. 

Por otra parte, coincidió con sus pares en la necesidad de fortalecer las líneas de crédito para capital de trabajo y para infraestructura. Señaló que el financiamiento es imprescindible “para el feedlot que tiene que salir a comprar hacienda, y para los agricultores que deben afrontar los costos de la siembra de los insumos que producen para los establecimientos de engorde como maíz, alfalfa, cebada”.

Fernández reconoció que “hay crédito, pero la cantidad designada a esas líneas no alcanza”. Recordó que el Fondo para la Transformación otorga hasta 1 millón de pesos por CUIT, y “eso no es suficiente”, y remarcó que “hace falta más financiación para el verdadero despegue de la actividad ganadera”.

Por otra parte, advirtió que “el riego va a ser el verdadero motor de desarrollo, para lo cual también se necesita financiamiento”. Según entiende, “esto todavía no está instalado con fuerza”, y cree conveniente que las líneas para ese fin tengan “costo de financiación cero, como la tela antigranizo”.

 

La provincia invertirá $ 23 millones en el sector

El director de Ganadería de la Provincia, Néstor Guizzardi, reveló que sumando los planes sanitarios, de mejora genética, de manejo del rodeo y de los campos de cría y de producción de forrajes, entre otros, el Gobierno de Mendoza habrá destinado al sector, cuando termine este año, alrededor de $ 23 millones. 

El funcionario precisó que para el programa de destete precoz de las crías, “tenemos recursos para trabajar con un total de 12.000 terneros este año, para lo cual hemos previsto un desembolso de 6 millones de pesos”.

Explicó que “le damos al productor hasta 400 pesos por animal, lo que permite cubrir prácticamente el 80% del costo de la alimentación de un ternero encerrado durante 60 días”.

Aclaró que “se estableció un límite de 100 terneros por productor; un período máximo de encierre de 60 días, y uno mínimo de 30 (para que pueda vender si le saliera un negocio)”. 

 

 

Por otra parte, señaló que “seguimos con el Plan de Mejoramiento Genético, y sumamos este año el Centro de Biotecnología Reproductiva, que va a funcionar en el Predio Ferial de La Paz, para producir embriones”.

De igual manera, garantizó la continuidad del Plan Vaca y Plan Toro, que apuntan a implementar procedimientos de selección de reproductores, para mejorar la productividad del rodeo de cría.

En otro orden, Néstor Guizzardi señaló que se puso en marcha este año el Plan Forrajero, con la provisión de semilla de alfalfa, y que la próxima campaña hará lo propio con cultivos de maíz.

En materia de infraestructura desde el Ministerio de Economía se adelantó que finalizó la primera etapa del relevamiento de los puntos críticos de los caminos ganaderos. 

“Ese trabajo -explicó el funcionario- quedó plasmado en un documento que elaboramos junto con el Cluster Ganadero Bovino de Mendoza”. 

Lo entregarán al Director Provincial de Vialidad y al Ministro de Infraestructura. “Esperamos analizarlo con Vialidad, buscar financiamiento nacional, y definir un orden de prioridades para realizar las obras”, concluyó.