Vecinos Jueves, 12 de enero de 2017 | Edición impresa

Faena clandestina: se robaron 15 caballos en una semana en la zona pedemontana

Carreteleros denuncian que en la época de fiestas es cuando suelen ocurrir estos hechos. Desde Policía Rural negaron que haya denuncias.

Por Juan Manuel Torrez - jtorrez@losandes.com.ar

En los barrios más humildes de la provincia se ha activado una alerta por el crecimiento del robo de caballos, principal motor de trabajo de quienes se desempeñan en la recuperación informal de residuos, llamados también “carreteleros o carreros”.

Leandro Fruitos, coordinador de la Asamblea Común para la Estrategia de Reemplazo de la Tracción a Sangre (Acertas), sostuvo que si bien el robo de equinos es una problemática de hace muchos años, suele crecer en la época de fiestas, cuando generalmente los faenan o los venden a otras provincias.

La situación “es delicada”, admite Fruitos, quien comentó que generalmente los robos se realizan en la noche. “Llegan dos personas en moto, matan a los animales en el lugar, los faenan ahí mismo y se llevan sus partes colgadas al hombro. Es terrible”, relató.

Por ejemplo, según confesaron los mismos carreteleros que viven en los barrios cercanos al Campo Papa (Godoy Cruz) “se robaron 15 caballos en sólo 7 días” entre fines de diciembre y comienzos de enero.

Sin embargo, desde Policía Rural negaron que hayan existido denuncias por el robo de los animales. “No hemos tenido novedades que haya sucedido esto”, dijo el Subcomisario Barraco, de la delegación Centro de Policía Rural.

José tiene 58 años, y hace más de 20 que trabaja en el reciclado informal. Reveló que en los barrios del oeste de Godoy Cruz el cuatrerismo es “cada vez mayor”, pero aseguró que el problema llega a toda la provincia.

“Son capaces de pegarte un tiro por un caballo”, indicó.  Agregó que la policía conoce la gravedad del tema, pero “no hacen, ni hicieron nunca nada” para combatir estos delitos. Con relación a las denuncias, el carrero sostuvo que son muy pocos los que deciden realizarla en la comisaría, debido a las represalias que pueden llegar a tener.

“Si se enteran que denunciaste al que te robó el caballo, te prenden fuego la casa y ponés en peligro a tu familia. Es así”, dijo sin tapujos.

Asimismo dijo que muchas veces, los

delincuentes roban los equinos, y si no lo pueden vender a otra provincia, “los faenan y se comercian en las mismas carnicerías del barrio”. En tanto, informó que comprar un caballo puede costar unos $7.000 (con papeles), o entre 2.000 y 3.000 pesos de manera ilegal.

“Si nos roban nuestro caballo nos roban nuestro trabajo”, acotó José, quien contó que, en el reciclaje de vidrio, papel, plástico y cartón, entre otros, se sacan unos 200 pesos diarios, “pero es como todo, hay días buenos y malos”.

Afirmó que hay muchos casos de personas a quienes les robaron sus animales y tienen que salir a “hacer changas o pedir en la calle” para poder comer.

El miembro de Acertas explicó que la venta ilegal de carne equina es “grandísima” y se trata de un gran negocio para quienes lo realizan en la provincia, quienes envían el producto generalmente a frigoríficos de Córdoba, donde se exporta a países europeos. 

Según datos del Ministerio de Agricultura de la Nación, se faenan por año unos 130.000 caballos, con ingresos superiores a los 80 millones de dólares.

"Somos uno de los mayores exportadores de carne equina", profundizó Fruitos. Y destacó el recambio de motocargas por caballos iniciado por las comunas de Godoy Cruz y Guaymallén.