• Viernes, 11 de agosto de 2017
  • Edición impresa

Ex hogar San Vicente de Paul lleva cinco años abandonado

Su venta fue frenada y está en la Justicia. Los vecinos quieren que vuelva a abrir como un sitio para ancianos. Están preocupados porque personas entran por la noche.

Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

En 2012, se anunció que el hogar de ancianos San Vicente de Paul cerraba sus puertas luego de haber celebrado su 132° aniversario de funcionamiento.

Transcurridos cinco años desde ese momento, el inmueble se encuentra abandonado pero hay quienes aseguran que personas ingresan al lugar en forma clandestina, sobre todo de noche. 

La mayoría de las ventanas que dan a calle Alberdi, frente a la Plaza Pedro del Castillo, tienen los vidrios rotos por detrás de las rejas.

Quienes entran al edificio lo hacen por sobre un muro de piedra de poco más de un metro y medio de alto. En la parte superior tiene unos pinches metálicos, excepto en un sector, donde han sido removidos, por lo que resulta más sencillo trepar y pasar sobre él.

Un vecino, que prefirió no identificarse, contó que hace cinco años que vive en la zona y que el ex hogar ya estaba desocupado. También comentó que ha visto a la policía ir en reiteradas ocasiones.

Si bien indicó que quienes entran y salen no causan problemas a los habitantes del entorno, sí consideró una lástima que una edificación que ocupa un cuarto de la manzana esté ociosa. El rumor, detalló, es que quien donó el lugar lo hizo con la condición de que sólo se utilizara para fines benéficos. 

En enero de 2012, los representantes de la entidad anunciaron que a fin de mes iban a cerrar sus puertas por dificultades económicas. Los motivos, adujeron, eran la complicación para obtener mayores recursos de las entidades que les derivaban a los adultos mayores (PAMI y la Dirección de Ancianidad de la provincia) y para mantener la estructura edilicia. Ya en 2002 habían estado a un paso del cierre por el balance negativo. 

De esta forma, el hogar que pertenecía a la Sociedad San Vicente de Paul -una organización sin fines de lucro que se encuentra en distintas partes del país- fue reubicando a los ancianos en diversas instituciones.

Sí sigue funcionando, en cambio, el otro espacio que administra la organización, que se encuentra en la misma cuadra, en la esquina de Ituzaingó y Urquiza: la residencia (también para personas mayores) Vicentina Betania. 

Como los problemas económicos eran de larga data, los alojados fueron disminuyendo en número, hasta que se concretó el final anunciado del hogar. Al costado de la doble puerta del ingreso principal se ven los restos de los tornillos que sostenían el cartel de “Hogar de Ancianos San Vicente de Paul” y en el portal mismo los remanentes de tres fajas de clausura de la Municipalidad de Capital.

Vecinos preocupados

Juana Berta Bustos, quien vive a dos cuadras del edificio, cuenta que asistía, como otros vecinos, a las misas que se celebraban en la pequeña capilla ubicada en el interior del San Vicente de Paul.

Hace cinco años, el padre les comentó que ya no se iba a repetir porque habían vendido el inmueble. Esto motivó la movilización de los habitantes de la zona, quienes reunieron firmas para solicitar que no se cerrara el hogar de ancianos. 

Los diputados Omar de Miguel y Víctor Scattareggia (UCR) se hicieron eco de la inquietud vecinal y presentaron un proyecto para frenar la venta, ya que sostenían que el terreno pertenece al Estado. Esto, debido a que el gobierno de Mendoza donó en 1888 el predio a la Sociedad San Vicente de Paul para que fuera destinado a un “asilo de mendigos”. 

La iniciativa tuvo apoyo del Ejecutivo provincial y de Fiscalía de Estado y de esta manera llegó a la Justicia, al 12º Juzgado Civil, Comercial y Minas. El titular, el juez Oscar Vázquez, resolvió el 13 de marzo de 2012 que no se podía transferir el dominio de la propiedad.

La decisión fue apelada por quienes adquirieron la propiedad. El juzgado dictó sentencia el 23 de junio pasado -no se pudo conocer de qué manera- y la decisión fue apelada el 29 de junio. 

Juana Bustos detalla que los vecinos comenzaron a juntar firmas nuevamente para que el lugar vuelva a abrirse como un hogar de ancianos. La mujer lamentó también que en el tiempo transcurrido desde el cierre el interior ha sido saqueado e incluso han comenzado a deteriorarse los techos, pero consideró que no puede destinarse a un negocio inmobiliario.

 

En la ruta sanmartiniana

La estructura abandonada, con la mayoría de los vidrios rotos, se ubica frente a la  Plaza Pedro del Castillo, donde se encuentra el Museo del Área Fundacional, por lo que es un sector muy visitado por turistas. Además, está incluido dentro de los sitios sanmartinianos ya que en el predio del hogar estuvo la antigua Iglesia Matriz de la Ciudad, que desapareció con el terremoto del 20 de marzo de 1861. 

En la fachada del edificio se observa una placa cerámica que indica que es el solar donde se erigía la antigua Iglesia y también hay una imagen, dentro de un nicho con vidrio, de Nuestra Señora del Carmen de Cuyo, patrona del Ejército de los Andes y de la educación de Mendoza. Además, dos mástiles sin banderas se perfilan contra el fondo de ventanas cubiertas con papeles de diario amarillentos. 

Y en la esquina de Alberdi con Ituzaingó, una nueva placa da a conocer al mendocino o visitante que esta última era la antigua calle De la Cañada, la principal de la Ciudad en los siglos XVIII y XIX.

 

Cronología

1879. Un grupo de mujeres de la clase alta mendocina crea el Hogar San Vicente de Paul. Durante mucho tiempo dependió del Arzobispado de Mendoza y fue administrado por monjas. 

1888. El gobierno de la provincia le cede el terreno que había pertenecido a la Iglesia Matriz a la Sociedad San Vicente de Paul, para que la destinen a un asilo de mendigos. 

2012. El 31 de enero cerró por dificultades económicas. Fue vendido a inversores de Buenos Aires. La operación fue frenada poco después en la Justicia.