Sábado, 25 de febrero de 2017
  • Jueves, 12 de enero de 2017
  • Edición impresa

En mayores, Francia arrancó bien con la defensa de su corona

El equipo anfitrión le ganó a Brasil y de esa manera tuvo un inicio ideal en ‘su’ Mundial. Mientras que Los Gladiadores recién harán su debut en la jornada de mañana.

Redacción LA

Francia se impuso a Brasil por 31-16 (17-7 al descanso), en el partido inaugural del Mundial de balonmano del país galo, iniciando así con una victoria la defensa del título mundial logrado hace dos años en Catar, y colocándose líder de la llave “A” con 2 unidades.

El combinado brasileño no dio la sensación en ningún momento de poder estropear la fiesta local, aunque en la primera mitad obligó a una serie de buenas intervenciones del veterano Thierry Omeyer, superviviente del título de 2001, lo que unido a la mayor consistencia y calidad de los vigentes subcampeones olímpicos, propició la goleada. Francia es el titular actual, tras el campeonato alcanzado en Qatar 2015.

Luego de haber acumulado la medalla de plata en los últimos Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016 (cayó en la final con Dinamarca), el elenco francés es uno de los candidatos naturales a alzarse con el máximo sitial en el podio. 

Brasil, por su parte, llegó como ganador del Panamericano masculino 2016 en Buenos Aires, al derrotar en la final a Chile por 28-24, en el estadio de Tecnópolis. El conjunto verdeamarelho venía de concretar una gira de preparación en Suiza, donde superó a Rumania (25-24) y Eslovaquia (30-20), además de caer con el local por 27-25. 

Por último, Los Gladiadores de Argentina debutarán en el Mundial Francia 2017 mañana jugando ante el campeón olímpico Dinamarca, en partido por el grupo “D” que se jugará desde las 16.45 local, de nuestro país.

 

París, de gala para la ceremonia inaugural

El Mundial de balonmano de Francia (11al 29 del corriente) fue inaugurado oficialmente ayer en París con un espectáculo de luces y música tecno en el pabellón Accor Hotels Arena. En un recinto parisino vestido de gala para la ocasión, con más de 15.000 espectadores, y con la presencia en el palco del presidente francés François Hollande, 24 jóvenes con otras tantas banderas de cada uno de los países

participantes saltaron a la cancha dejando de esa manera inaugurada la cita ecuménica de París.