Lunes, 24 de abril de 2017
  • Viernes, 21 de abril de 2017
  • Edición impresa

En Maipú la casa no está en orden

Ferro le provocó la segunda caída consecutiva en su cancha y desarmó los planes de Bermegui. Llega el tiempo de reinventarse.

Juan Azor - jazor@losandes.com.ar

Lo que un día es una demostración de fútbol, un par de jornadas después puede no serlo. Primera lección que aprendió el Cruzado en la noche del miércoles, cuando se vio sorprendido por Ferro (GP) y sumó su segunda derrota consecutiva como local.

Un verdadero cachetazo por las aspiraciones con que unos y otros enfrentaban este compromiso. De un lado estaba el (hasta entonces) líder de la zona; del otro, el (hasta entonces) colero. Y en el juego lejos estuvo eso de quedar claro. Porque el “Verde” le tapó los huecos al local y casi siempre, aún cuando el Botellero fue más, intentó darle buen destino al balón. 

El Cruzado, con la ventaja tras el gol (¡golazo!) de Parisi,  siguió yendo pero con desorden, con imprecisiones en el tramo final del campo de juego y le perdonó la vida a su rival, que recuperó la forma cuando empató el duelo. De ahí en más fue mucho más desde lo anímico para construir un triunfo enorme. 

Maipú, que sufre su cancha como un karma, ahora visitará al nuevo líder; Rivadavia (L). Una caída complicaría, y mucho, los planes de clasificación. 

Es el tiempo de Bermegui, donde el hincha pone su confianza, para que el sueño siga latente.