• Miércoles, 16 de agosto de 2017
  • Edición impresa

Ella más grandes que ellos

Cada vez más lejos de los mandatos sociales, son muchas las mujeres de mediana edad que viven una relación con jóvenes. Una mirada desprejuiciada, que busca una explicación a esta marca de actualidad.

Analía de la Llana - adelallana@losandes.com.ar / Fotos: Gentileza Jessica Kessel

Ya no se trata de que sea algo que sólo las celebrities de mediana o avanzada edad viven como un cliché ostentoso, para el click de los paparazzi.  

Apartando esa intención, lo que empezó como algo que sólo algunas famosas se animaron a vivir y mostrar al mundo hace unos cuantos años (Demi Moore fue una pionera con Ashton Kutcher), hoy podríamos decir que es una práctica instalada en los vínculos.

Se trata de parejas en las cuales las mujeres son mayores que los hombres. Una imagen prometedora de relaciones libres de prejuicios machistas o miradas pacatas.

Un paradigma que echa por tierra “lo que debe ser” desde el mandato sociocultural tradicional, para simplemente “vivir y ser”.

Como explica el psicólogo Mario Lamagrande: “se trata de una tendencia creciente de vínculos en los que incluso jóvenes solteros, sin hijos ni familias ensambladas, y ya cansados de personas de su edad, eligen relacionarse con mujeres más grandes que ellos. Por otro lado, también sucede que las mujeres aceptan estar con esos varones más chicos, ya que si bien antes se daba la posibilidad, socialmente no estaba aceptado. De hecho tuve muchas pacientes que en otros tiempos me consultaban porque no sabían cómo hacer ante esa situación  nueva, y se sentían incómodas porque desconocían cómo ver a esa hombre joven que las elegía. Una mirada que cambió con el tiempo”.

“Hay un perfil-mito acerca de los hombres jóvenes que buscan mujeres más grandes que ellos, ya que se piensa muchas veces que lo hacen por dificultades para relacionarse. Nada más lejos de la realidad. En general, los seducen porque les parecen atractivas, seguras de sí mismas, con claridad de lo que quieren, y lo que no,  en sus vidas y sin ganas de pensar prejuiciosamente. Se trata de una cuestión de elección y no de la aparición de alguna patología o trastorno”, argumenta Lamagrande.

- Y a ellas, ¿qué las seduce de ellos, más allá de lo meramente físico?

- Muchas mujeres se sienten desencontradas respecto a lo que podríamos llamar las habilidades emocionales o inteligencia emocional y la sexualidad de los varones de su edad o más grandes. 

No podemos generalizar, pero sí decir que muchos hombres maduros están aún muy reafirmados en el control o el manejo de la relación, o tienen  la torpeza de adelantarse a las mujeres y aclararles que no quieren una relación seria, antes de conocerlas.

Algo que genera una distancia en ellas, que notan aún un machismo muy arraigado. Insisto: no se puede generalizar porque no todos los hombres son así, pero sí que hay muchos.

Es como que mientras más grandes, algunos se vuelven más inmaduros.

- ¿En los más jóvenes entonces se da lo opuesto y esto las seduce?

- Son mujeres que sienten encontrarse con un par emocional (diez o quince años menor) que las acompaña en su proyecto de vida: ser felices, tener un crecimiento personal, que nadie las controle con mirada machista, ni les marque el pulso.

Son cualidades que forman parte del atractivo que esas mujeres encuentran en muchos hombres más jóvenes. Ven en ellos a compañeros para compartir y desarrollar su vida con disfrute.

Muchas veces la prevalencia del machismo o el “deber ser” de muchos hombres de la misma edad que las mujeres, hace que ellas no los elijan.

Con alguien de menos edad, en cambio, encuentran un par, un hombre y compañero con el que pueden armar una relación.

- ¿La diferencia de edad se puede transformar en un problema en algún momento para la pareja?

- Los problemas que he visto varias veces, respecto a este tipo de parejas, han surgido y tienen que ver con diferencias socioeconómicas, de educación o aquellas vinculadas con el ensamblaje de las familias y su historia.

Esto puede darse ya que comienzan a jugarse más factores que simplemente enamorarse.

También hay muchos varones que piensan que al salir con una mujer mayor van a adquirir más experiencia sexual, y esto no es necesariamente así. Pero son los menos.

 

Casos famosos: los galanes que las prefieren maduras

El actor Hugh Jackman (48 años) y su esposa Deborra-Lee Furness (actriz, directora y productora, de 61 años)

 

 

El actor australiano (Wolverine) lleva veinte años casado con Deborra-Lee Furness. Se conocieron rodando una serie de televisión. “Es lo mejor que me ha pasado en la vida”, contó Jackman en una entrevista.

 

La cantante Tina Turner y Erwin Bach

 

 

La reina del rock tiene 77 años y su marido, 16 menos. Se casaron en 2013 tras más de un cuarto de siglo de relación y viven en Suiza, en una gran casa a orillas del lago de Zurich ¡Viva el romance!

 

El presidente francés Emmanuel Macron, de 39 años, y su esposa Brigitte Trogneux, de 64

 

 

La pareja ha sido objeto de todo tipo de atención mediática y de cientros de bromas por la diferencia de edad. Algo que a la dupla la tiene sin cuidado, ya que tienen una relación matrimonial sólida desde el 2007.